Juan Durán es lateral izquierdo en el juvenil A del Getafe CF

De Villalbilla a MVP de enero en DH5

Cargando...

Empezó a dar patadas a un balón en Villalbilla, el pueblo donde vive. Ahora, no deja títere con cabeza en la banda izquierda azulona. Se identifica con Sergio Ramos y sueña con jugar algún día en Primera División. Si queréis conocer más a Juan Durán, no dejéis de leer. 

xxxxxxxxxx

Con cuatro años y porque no le dejaron antes. Era lo que le gustaba y no paró hasta conseguirlo. Empezó en el equipo de Villalbilla, su pueblo. Estuvo nueve años en el RSD Alcalá hasta que llegó al Getafe CF. Esta semana, en DH5, os presento al lateral izquierdo del juvenil azulón, Juan Durán

De pequeño quería ser bombero aunque, hoy en día, lucha por hacerse un hueco en el mundo del fútbol con una garra y una ilusión tremendas, dando el 100% y exprimiendo al máximo cada minuto que está en el campo. 

Fuera del terreno de juego es un chico mucho más tímido y familiar. Estudia un grado medio de deporte y está a punto de empezar un curso de entrenador de fútbol. En su tiempo libre hace todavía más ejercicio y aprovecha también para jugar a algún videojuego. 

Con el fútbol, al igual que con cualquier otro deporte, se adquiere una enorme disciplina. Se aprende a cooperar para conseguir objetivos comunes con todo el equipo. Durán ha aprendido a valorar a todos y cada uno de los compañeros que ha tenido, a tener una enorme responsabilidad, así como a saber que si no pones un gran esfuerzo en lo que haces jamás conseguirás ningún tipo de recompensa.

Juan tiene clara su meta personal de aquí a final de curso: ganarse el puesto en la banda izquierda, tener más minutos y ayudar al equipo con su mejor juego. Un futbolista tiene que ser buen compañero en el campo, ayudar a su equipo y dar la mejor versión de sí mismo en cada partido, motivando a sus compañeros a seguir el mismo camino. 

Se identifica con Sergio Ramos, por la intensidad y el coraje que pone el de Camas en cada encuentro. Sueña con jugar en el Real Madrid, igual que el capitán, porque es el equipo de sus sueños. Aunque no tiene un entrenador predilecto porque sabe que cada uno tiene unas cualidades diferentes que le pueden ayudar a crecer como futbolista. 

Durán tiene un privilegio al que pocos chicos a su edad tienen acceso. Pertenece a la cantera de un club de Primera División que se supera cada temporada, cosechando éxitos año tras año. En el vestuario hay un ambiente muy familiar, donde todos son una piña y se ayudan unos a otros. 

Con Gary al frente del cuerpo técnico no es de extrañar el nivel de exigencia con el que trabaja el equipo en cada entrenamiento o partido. El míster tiene una mentalidad ganadora que ha contagiado a los chicos y espera lo mejor de cada uno de ellos. Todos están aprendiendo mucho de él.

Carpin siempre lleva puesta la camiseta de su tío cuando llega al campo. Iván Fernández da dos saltos al entrar al terreno de juego. Núñez toca el suelo y se santigua. Alex Herrero pisa cada línea blanca que cruza hasta que llega a la portería. Alex Rodríguez entra al campo con el pie derecho. Mata volverá muy pronto a hacer dos pequeñas cruces en el césped antes del pitido inicial. Durán no se queda atrás en lo que a rituales se refiere antes de comenzar un partido. El lateral izquierdo azulón siempre se pone la ropa en el mismo orden: espinilleras, medias y botas primero en la pierna izquierda. Y nunca deja de dar un salto antes de entrar al campo. 

El objetivo de Durán y del resto del equipo de cara a final de temporada es quedar lo más arriba posible y conseguir el máximo número de puntos posible, para poder tener la poción de llegar a jugar la Copa del Rey Juvenil.

Lleva una racha goleadora en los últimos partidos que ya quisieran en su haber muchos futbolistas profesionales. Siempre que alcanza el fondo de la red rival con uno de sus disparos le dedica la hazaña a sus abuelos, que disfrutan viéndole jugar. El que no falta a ninguno de los partidos del lateral izquierdo azulón es su abuelo Agustín. También disfruta de él su abuelo Dalmacio. Aunque no está desde hace un año, sigue todos los pasos de su nieto desde el más alto de los palcos. 

Desde que lleva jugando al fútbol y tiene uso de razón ha vivido decenas de momentos y anécdotas imborrables. Muchas de ellas han sido junto a sus compañeros de vestuario en el juvenil A del Getafe CF. Pero, sin duda, lo que quedará para siempre en su memoria es el día en el que ganó el Campeonato de España sub16 con la Selección Madrileña

Pero su sueño por cumplir, ese que está en su cabeza desde que empezó a dar patadas a un balón, es llegar a la máxima categoría del fútbol profesional, a jugar en Primera División. No tengo duda de que está en el mejor camino para conseguirlo.