15ª J. - C. Diocesanos - R. Valladolid (sábado, 16 horas, Sancti Spiritu)

Derbi para cerrar la primera vuelta

Colegios Diocesanos y Real Valladolid quieren llegar al ecuador de la mejor manera posible

Cargando...

Un triunfo de los locales podría acercarles a la salvación; uno de los visitantes, a la parte alta 

xxxxxxxxxx

CD Colegios Diocesanos y Real Valladolid cierran la primera vuelta con un derbi que se puede calificar de necesidades, puesto que ninguno de los dos castellanos y leoneses están cumpliendo sus deseos para esta temporada. No obstante, llegan los dos en el que seguramente sea su mejor momento del curso, ya que los abulenses vienen de sumar cuatro de seis por primera vez, mientras los vallisoletanos no lograban encadenar tres partidos sin perder desde septiembre.

El conjunto de Iván Lastras llega con varias bajas, como las de Robel y Pablo, que aunque ya se ejercitan con el grupo deben todavía adquirir ritmo antes de volver a competir. La semana, en palabras del técnico "ha transcurrido con normalidad", después del "positivo" empate cosechado en el difícil campo del Almendralejo. "Nos quedó la sensación de haber merecido más, pero el equipo mostró cosas muy positivas", considera un entrenador que es consciente de la dificultad de la empresa de esta semana. 

"Para sacar algo positivo tendremos que hacer las cosas muy bien", confirma, a sabiendas de que el pucelano es "un rival muy fuerte". "Poseen jugadores de mucha calidad, que en cualquier acción pueden decidir el partido", en su opinión, aunque por eso no deja de confiar en sus jugadores. "El equipo ha dado un paso al frente. Sabemos que ahora nos tenemos que hacer muy fuertes en casa con estos dos partidos consecutivos que tenemos como locales", pondera.

Por su parte, Víctor Fernández y sus jugadores tienen claro que para seguir ascendiendo en la clasificación es obligatorio vencer a domicilio, algo que no hacen desde el dieciséis de septiembre, fecha en la que golearon al Atlético Casarrubuelos. Desde entonces, a excepción de su última salida a Leganés, los blanquivioletas siempre han perdido. Los cuatro puntos de veintiuno fuera de casa suponen el décimo registro de la categoría y son los que le alejan de la parte alta de la clasificación, a la que se ha ido acercando recientemente. No obstante, la séptima plaza se antoja todavía pobre.

El Real Valladolid no es ajeno a esto, sabe que "no se pueden escapar" más partidos como el de la Peña o el del Santa Marta y que tiene la obligación de ganar, aunque es consciente de que el Sancti Spiritu "va a ser un campo difícil, pequeño, en el que el Colegios Diocesanos va a pelear". "En Leganés dimos un paso más y merecimos ganar", recordó, aunque su equipo terminó encajando "de rebote en el minuto 94". Sali, que entonces fue sustituido, jugó contra el Aravaca, como está previsto que lo haga en Ávila. Apa, con el filial las últimas semanas, y jugadores como Tena o Campos, podrían continuar de baja.