LN12 | RSD Alcalá 2-2 CD San Fernando

Derby con todas las de la ley

Cargando...

En un partido con una mitad para cada equipo, el San Fernando remontó dos goles de desventaja, empatando en el descuento.

xxxxxxxxxx

Bonito derby del Henares disputado el disputado entre Alcalá y San Fernando, en el que se vio todo lo que se ve y se espera de un derby: emoción, rivalidad, disputa, lucha, intensidad; y un buen árbitro que supo llevarlo con tranquilidad a pesar de lo mucho que había en juego. Solo faltó un poco más de calidad en el juego, aunque en un campo como el Casimiro de Pablo, poco más se puede hacer. Las reducidas dimensiones y el exceso de caucho que hace botar el balón, impiden que se desarrolle un juego de calidad, vistoso para el espectador.

A los dos equipos les iba la vida en el envite y se notó. Cada uno para su guerra, pero la victoria se notaba que era vital para los dos equipos, a falta de tres jornadas con esta para la conclusión. El partido tuvo una mitad para cada equipo, en el que marcaron sus goles, sumando un punto que ninguno valoraron como positivo. En las filas locales, porque vieron como tras ir dos goles por encima en el marcador se les escapó una victoria que podía haberles dado la permanencia; mientras que los visitantes, a pesar de sumar un punto heroico, ven como el Canillas se les va en tres puntos en la lucha por el ascenso a División de Honor.

Siempre se dice que en la lucha por la permanencia va más la vida, y se notó. El Alcalá salió mejor y más metido al partido, y además tuvo la fortuna de adelantarse en su primera ocasión. Apenas habían transcurrido once minutos, cuando los de Rodri botaron una falta por el perfil diestro. En el primer palo, el capitán Manu peinó hacia el segundo, donde apareció Hugo para hacer de cabeza el primero.

El dio alas a los alcalaínos, que controlaron la situación. Sin tampoco arroyar al contrario, los rojillos tuvieron la situación bajo control; impidiendo que el San Fernando les creara peligro. No es que los cervantinos tuvieran grandes ocasiones, pero las pocas aproximaciones al área que se veían eran suyas, aunque el peligro que creaban llegaba a balón parado. Enfrente, tan solo Juanchi tuvo opción de marcar en la primera mitad, con un disparo a la media vuelta que se le marchó rozando el palo.

Al filo del descanso, el Alcalá pareció matar el partido. Pepe se internó por la banda izquierda, recortó en el área, y una vez solo, remató por bajo, ajustando el balón al palo; imparable para Raúl; en la que fue la última acción reseñable del primer tiempo.

De primeras, tras el descanso, el desarrollo del juego varió poco. Parecía como si los dos equipos dieran el partido por cerrado con el 2-0. García Granero veía que tenía que reactivar a los suyos, y antes del cuarto de hora ya había hecho tres de las cuatro sustituciones posibles. En el banquillo contrario, Rodri estaba tan satisfecho con lo que veía, que ni siquiera mandaba a calentar a sus futbolistas.

Pero el partido comenzó a cambiar a partir del minuto sesenta y siete. En ese minuto, el visitante Manu recortaba distancias, al aprovecharse de un mal rechace de la zaga local, quedándose solo ante Aarón. En ese instante, los sanfernandinos comenzaron a creer, dando un paso al frente. Los blanquillos ganaron metros sobre el césped, obligando a recular a los rojillos. Sin nada que perder, los de García Granero trataban de bombardear, aunque el Alcalá defendía a buen nivel. Jorge pudo empatar, deteniendo bien Aarón; mientras que Manu estrelló el balón en el palo en lo que parecía el segundo.

Y así se llegó a los últimos minutos. Los locales trataban de parar el partido y salir de la cueva; ante un San Fernando sin nada que perder que seguía creyendo en el milagro. La tensión se podía cortar con un cuchillo, pues se notaba que a los dos les iba la vida; y al final a base de empuje acabaron empatando los forasteros. En otro mal rechace de los centrales locales, tratando de despejar con el tacón, le regalaron el balón a Jorge, que se aprovechó del bote, picó el balón por encima de Aarón, dando un punto a su equipo. Un mazazo para las aspiraciones de los alcalaínos, que sin embargo en tiempo de prolongación a punto estuvieron de llevarse los dos puntos. Tres por encima del noventa, Pablo soltó un centro-chut desde la diestra, que de no ser por los reflejos de Raúl, habría sido el 3-2.

 

Consulta el acta del partido