Jº4: Rayo Vallecano 1-6 Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid ejecuta al Rayo

Cargando...

Los rojiblancos fueron muy superiores al cuadro rayista en todos los tramos del partido. El Rayo, a un punto del colista, sigue con problemas para encontrar su juego. 

xxxxxxxxxx

El Atlético de Madrid dio el primer gran golpe de la temporada en su grupo al golear al Rayo Vallecano por 1-6 en la Ciudad Deportiva de los rayistas. El equipo de Antonio Rivas sigue proyectándose como uno de los conjuntos más potentes del panorama nacional juvenil, algo que volvieron a demostrar este fin de semana al superar con determinación, buen juego y calidad ante el equipo de Iván Amaya. Tras solo cuatro jornadas de Liga disputadas, el Atlético de Madrid se asienta en el liderato del subgrupo A del grupo 5 de División de Honor.

Los rojiblancos dejaron claro desde el principio que iban a ir a por el partido desde el pitido inicial. A los dos minutos el equipo de Antonio Rivas ya iba por delante en el marcador. Javi Gómez adelantaría a los rojiblancos en la salida de un córner de cabeza. El defensa, que se desquitó muy bien de su marca, cabeceó el centro medido con una precisión que impidió a Álvaro llegar con ventaja al balón. El gol fue un jarro de agua fría para el Rayo, sobre todo a la hora de intentar equilibrar fuerzas. Serrano y Diego eran los que intentaban dar más verticalidad al juego local con balones largos a la espalda de los defensas, pero tanto Asier como Baladía se encontraban siempre con un defensor rojiblanco realizando alguna cobertura.

Rojas fue el gran protagonista del primer tiempo. El extremo rojiblanco intimidaba a la defensa del Rayo con desmarques de ruptura que suponían siempre peligro. También se mostraba con mucha inteligencia para atacar los espacios y para driblar a defensores, algo que acabaría decantando la balanza a favor del Atlético de Madrid. Aprovechando el desorden defensivo del Rayo, Antonio Rivas cambió varias veces de banda a Rojas con Nuñez. Si Rojas hacía daño por la izquierda, Nuñez hacía más de lo mismo por la derecha, donde encontró demasiadas facilidades para servir balones a los delanteros. 

Con el paso del primer tiempo el Rayo fue cogiendo más confianza: Nene y De Castro fueron los que más peligro crearon por las bandas, pero Asier fue el que realmente manejaba al equipo en ataque buscando con inteligencia los espacios que podía dejar el Atlético. Sin embargo, el partido se le puso de nuevo cuesta arriba a los locales con dos goles rápidos del Atlético de Madrid. En el minuto 41 Javi Gómez haría el segundo gol de su cuenta particular, mientras que Rojas ponía el 0-3 en el descuento con una jugada individual tras aprovechar una pérdida en la salida de balón del Rayo.

Amaya intentó cambiar las cosas en el descanso. Cambió el sistema a un 4-3-3, ubicando a Baladía en la banda derecha y a Asier como referencia en ataque para que el Rayo tuviera más la pelota en el centro del campo y para intentar juntar más las líneas cuando el balón fuera del Atlético. Jaime Serrano recortaría distancias nada más comenzar la segunda parte a balón parado, el central vallecano aprovechó el despiste en la defensa rojiblanca para poner el 1-3 en la salida de un córner.

El Rayo pudo meterse en el partido, pero volvió a pecar de determinación en las jugadas a balón parado. Si dos de los tres goles habían llegado así, el cuarto también sería a balón parado. Esta vez fue obra de Ilias, que aprovechó varios despistes en la defensa rayista para matar el encuentro. El cuarto gol acabó con todas las opciones de remontada, el Rayo nunca volvió a amenazar la portería de Iturbe y el partido, al que todavía le faltaban más de quince minutos para el final, se le acabaría haciendo largo.

Tanto es así que Jaime Serrano, con el objetivo de evitar que la goleada fuera más escandalosa, realizó un penalti en el que vio la roja en el minuto 82. Con 10 hombres, el equipo de Amaya tenía un penalti en contra y todavía diez minutos para que el partido acabara. Giuliano Simeone pondría el 1-5 tras ejecutar de forma eficaz el penalti: potente y pegado al palo derecho para que Álvaro no tuviera opción alguna de pararlo. El sexto tanto lo haría Carlos en el minuto 90, cuyo gol significaría el final a una obra magistral que duró 90 minutos.

Ficha técnica