Jª 10.- Real Valladolid 0-2 Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid minimiza al Real Valladolid

El conjunto colchonero asalta Los Anexos después de una sólida y solvente actuación grupal

Cargando...

Los blanquivioletas no encontraron nunca el golpe de timón, aunque batallaron hasta el final por sacar algo positivo

xxxxxxxxxx

Obrador Goya

El Atlético de Madrid se quitó la espinita que se le clavó contra el Aravaca en uno de los mejores escenarios posibles, Los Anexos al Nuevo José Zorrilla, donde se encontraron con un voluntarioso Real Valladolid al que consiguieron minimizar. La solidez grupal de los colchoneros se transformó en solvencia para lograr una victoria meritoria, por el lugar y por la forma, puesto que dominaron todas las facetas del juego durante la práctica totalidad del encuentro. Solo un arreón final amenazó con discutir su mando, aunque sin ver demasiadas ocasiones sobre su puerta.

Ricardo López matizó su esquema habitual colocando a Castri por detrás de Slavy. La presencia del atacante palentino, más tendente a atacar los espacios que a acercarse a las zonas de creación, unida a la proximidad de Mario Soriano a sus mediocentros, permitió al Atlético tener el cuero para sí desde los primeros compases. Esta superioridad en el centro del campo permitió que poco a poco fuera encimando y metiendo al rival en el suyo, con otros dos factores añadidos que fueron diferenciales. El uno, la presión sobre Maroto, incapaz de ofrecer una salida limpia. Y el otro, cómo Mario Soriano aparecía a la espalda de los pivotes o (sobre todo) en los pasillos interiores. 

En cuanto él entraba en juego, se hacía la luz. Su equipo pasó de empezar a generar peligro en acciones a balón parado, como el remate de Lama en un córner que obligó a Maxi a hacer una gran parada, a hacerlo en juego dinámico con sus intervenciones. Así, después de una entrega deficiente de Iker que se convirtió en un robo de balón, el '10' sirvió un magnífico pase filtrado a Nando para poner el cero a uno. El gol cercioraba las sensaciones: el Pucela lo intentaba, pero no se terminaba de encontrar, salvo cuando Carrión aparecía por dentro, mientras el Atleti crecía y pisaba su campo cada vez más. De esta manera, tuvo alguna situación más con marchamo peligroso antes del tiempo de descanso.

La fortaleza grupal y el orden fueron premisas cumplidas por los de Carlos González, repetidas sobre el mismo césped por sus jugadores. La determinación en la pugna de cada balón no varió un ápice en los noventa minutos y se impuso siempre a los intentos de imponerse en los duelos de futbolistas también intensos como Casado o Slavy. En estas, solo el debutante Isaac Amoah solía salir ganador de las disputas por parte blanquivioleta. Nacho volvió a provocar que Maxi se luciera y, tras otra pérdida, el balón se detuvo en la frontal fruto de una falta, con la que el propio Nacho hizo magia.

El golpe seco, el ruido del impacto del balón en el palo antes de entrar por la misma escuadra, fue como el 'gong' con el que pudo concluir el juego, pero no; quedaba aún media hora. Laurel y Lozano entraron para intentar elevar la frecuencia de la circulación y la rapidez en la conducción, pero no se encontraron ni una sola fisura. Si acaso, en dos acciones puntuales en las que Alvi intentó sorprender, primero en un balón largo que no atinó a gobernar y después tras un disparo de Castri cuyo rechazo no pudo empujar a la red. El partido hizo un amago de romperse, si bien no dejó el Atleti que fuera así. No más de lo necesario para intentar marcar el tercero en un contragolpe, que no llegó, pese al disparo al palo de Soto.

Ganó el Atlético de Madrid donde sorprendió el Móstoles y donde el Real Madrid venció sin triunfar. Lo hizo siendo mejor que los dos y que su rival, desnaturalizado, y que, al contrario que en esos dos partidos, no atisbó nunca la posibilidad de puntuar. Y eso fue porque enfrente estaba el mejor equipo que ha pasado por Los Anexos en lo que va de temporada, que a través del equilibrio defensivo y unas gotitas de talento (y qué gotitas) confirma, por si aún quedaba dudas, que la liga es cosa de dos.

Ficha del partido