Jº14 Atlético de Pinto 3-0 Trival Valderas Alcorcón

El Atlético de Pinto sueña con la salvación

Cargando...

El Atlético de Pinto logra su tercera victoria consecutiva, y logra mantener vivas sus esperanzas de evitar la repesca. Mientras tanto, el Trival Valderas se deja tres puntos vitales en el Amelia del Castillo

xxxxxxxxxx

Duelo importantísimo el que se vivió en el Amelia del Castillo, tres puntos que pueden ser vitales para ambos conjuntos de cara a evitar tener que jugarse el descenso en la repesca. Como es habitual, la afición local hizo acto de presencia y no defraudó, generando un ambiente futbolístico que, desgraciadamente, es poco común en estos tiempos.

Con todas las medidas de seguridad siendo respetadas, por supuesto, la afición se metió en el partido desde antes del pitido inicial, y los suyos les correspondieron saliendo muy físicos. Tanto, que Beltrán tuvo varios rifirrafes con la delantera rival, que reclamó varias jugadas que interpretaron estaban al borde del reglamento. Estas quejas encendieron aún más a la grada, y el Trival Valderas apenas tuvo oportunidad de entrar en el partido. 

Este ambiente afectó, sin duda, a la concentración de los visitantes, que cometieron su primer error con apenas media hora cumplida de la primera parte. Santi, tras un centro lateral inofensivo, tocó el balón con la mano sin que nadie le condicionara a su alrededor. Sin dudarlo, el colegiado señaló la pena máxima, que Keita se encargaría de lanzar. El mediapunta pinteño cruzó la pelota a su izquierda con potencia, pero Álex estuvo muy rápido y detuvo el lanzamiento. 

Esta parada pudo haber enfriado el ambiente, pero no hizo sino motivar más a un equipo que estaba determinado a lograr la victoria. Apenas 15 minutos después, el propio Keita se redimiría de su error previo con una falta desde la mitad del campo. El centro, a priori poco peligroso, se paseó por el área rival sin que nadie fuera capaz de empujarlo o despejarlo, y acabó significando el primer gol del encuentro, obra de Keita. Así se llegó al descanso, con la moral local por las nubes, viéndose muy dominantes tanto fuera como dentro del terreno de juego.

La segunda parte trajo algo más de igualdad, y el Trival comenzó a meter el miedo en el cuerpo al Pinto. Conforme pasaban los minutos, los de Alcorcón se veían incapaces de acercarse a la meta de Pita. La frustración inicial fue creciendo, y cada vez más el conjunto visitante se agarraba al clavo ardiendo de un contraataque puntual. En el minuto 25 de la segunda mitad, otra falta lateral similar a la del primer tanto resultó en un sencillo despeje para la zaga alcorconera, sin embargo, Beltrán se quedó descolgado en la jugada posterior, algo habitual en él, y el peligro que el máximo goleador del Atlético de Pinto supone se hizo patente cuando el balón volvió a ser colgado en el área, y el central pinteño entró al segundo palo con muchísima autoridad para aumentar la distancia en el marcador. Tras el gol, Beltrán se fue a la grada a celebrar el tanto con los suyos, que estallaron de euforia.

Este gol terminó de sentenciar un encuentro muy complicado para el equipo visitante, que se lanzó al ataque de forma desesperada. Los últimos 20 minutos fueron un constante envío de balones a la olla, que no llegaron a suponer peligro real. Para sellar el encuentro, el recién ingresado Ismael aprovechó un error en la salida de balón rival para encarar al meta, regatearle y definir a puerta vacía. Así, puso el broche de oro a un gran encuentro, y superó la celebración previa de su compañero quitándose la camiseta y subiendo a la grada, una decisión que pudo costarle la expulsión, pero que se saldó con una cartulina amarilla y alguna pequeña bronca de sus compañeros.

Tras el pitido final, los rojillos fueron ovacionados por los suyos, que ven cada vez más cerca el sueño de vivir otra temporada más en la élite del fútbol base. Mientras tanto, el Trival Valderas se complica la vida dejándose tres puntos muy importantes frente a un rival directo.

Ficha técnica