J34.- CD Badajoz 4-3 Leganés

El Badajoz consigue la salvación con una épica victoria al Leganés

Cargando...

Un tanto de Loreto desde los once metros a cinco minutos del final da la victoria a un Badajoz que debía ganar y esperar la derrota del Fuenlabrada o del Burgos, al no depender de sí mismos, en una temporada con muchos inconvenientes

xxxxxxxxxx

Última jornada de campeonato. Jornada de alegrías y de llantos. Jornada de estar pendiente de lo tuyo, pero también de otros campos en los que había algo en juego. En definitiva, jornada de las bonitas, de las conocidas como de transistores (aunque aún en esta categoría no haya esa repercusión), sobre todo para los aficionados sin nada en juego, pero de nervios y alta tensión para los que si se jugaban su temporada.

Así se encaraba este último encuentro en Badajoz. Los blanquinegros con la presión de tener que conseguir la victoria y esperar resultados en otros campos, ante un Leganés con los deberes listos y con una meritoria tercera posición en la tabla que ocurriese lo que fuese, no iba a perder. Y tal era así, que los pepineros tuvieron que jugar con la camiseta de otro equipo pacense de la DH, el CP Flecha Negra, al olvidarse en Madrid sus camisetas.

El partido comenzaba con presión blanquinegra desde el primer minuto. Sabedores que necesitaban únicamente ganar y esperar otros resultados, los cachorros pacenses no tardaban apenas un minuto en crear peligro. Pase filtrado de Pablo Guerrero a Georges que supera a Nathan y cuando se cantaba el tanto, sacaba un central en la línea de gol.

El Leganés no conseguía hacerse con el esférico y el Badajoz, con presión alta robaba en campo rival con facilidad y seguía llevando peligro. Por ello, minutos después, larga jugada pacense que acababa con centro de Fer Moreno desde la derecha y Georges, de volea, no encuentra portería con un remate en solitario.

No sería la única que tendría el pichichi pacense ya que, solo un minuto después, recibía balón filtrado y dentro del área, con todo a su favor, se dejaba el esférico atrás y no podía rematar al despejar a esquina la defensa pepinera.

Tras los arreones pacenses y ver que no conseguían abrir el marcador, el partido lograba ser controlado por el Leganés, pero sin inquietar sobremanera la portería de Alberto.

Al filo de la media hora, volvería el intercambio de golpes peligrosos antes de los primeros goles de la matinal.

Primero sería el Badajoz quien lo intentaría con un lanzamiento de falta de Dani Cordero desde la derecha pasado al segundo palo donde Iñaki la peinaría al segundo palo y Pablo Guerrero no conseguía llegar a rematar.

A la contra, el Leganés metía el miedo a los pacenses con una larga jugada combinativa que acababa con disparo cruzado de Arman que atrapaba seguro abajo Alberto.

Georges volvería a intentarlo para los blanquinegros desde la frontal con un disparo que atrapaba sin esfuerzos Nathan.

El partido estaba bonito, solo faltaban los goles que acabarían llegando superada la media hora de encuentro, y sería para los locales.

Libre directo de nuevo de Dani Cordero que entre Georges y Placido no consiguen rematar a portería y acabaría por salir a saque de esquina. Un saque de esquina que lo ponía, de nuevo, Dani Cordero al primer palo donde Iñaki remataba y tras tocar en Juanjo y en un central pepinero tocaría el larguero y el rechace lo cabeceaba Placido para hacer el primero con suspense, ya que el cabezazo volvía a dar en el larguero antes de entrar en la portería visitante.

Sin embargo, la alegría pacense no duraría apenas tres minutos, lo que tardaba Jesús en hacer la igualada. Saque de falta que despejaba la defensa pacense, pero le caía a Jesús para batir cruzado al portero pacense y poner, de nuevo la igualdad en el marcador.

El Badajoz no se venía abajo con el gol, y apenas unos minutos después, Pablo Guerrero tendría en su cabeza poner por delante a los blanquinegros con un cabezazo libre de marca en el área pequeña tras centro desde la derecha pero que cogía la dirección a la posición de Nathan que atrapaba sin ningún tipo de problema.

No sería Guerrero, pero si Iñaki, antes del descanso, quien volvería a poner por delante a los blanquinegros. Robo pacense en la salida defensiva pepinera y Georges atraía a los centrales y ponía el balón a Iñaki quien, libre de marca, no fallaba en el mano a mano para mandar por delante a los pacenses al vestuario.

Sin embargo, la segunda mitad arrancaba con presión del Leganés y empatando de nuevo el encuentro. Pase filtrado hacia Chamón quien no fallaba en el mano a mano ante Alberto para poner la igualada.

El empate no le servía al Badajoz, que veía como en los otros dos partidos que necesitaba se daban los resultados que necesitaban para su salvación, siempre que ellos ganasen y por ello seguían con la intención de volverse a poner por delante en el marcador.

Sería entonces donde aparecería el capitán pacense, Pablo Guerrero. Primero con un disparo tras robo, nuevamente en la salida visitante, que sacaba a ras de poste Nathan pero no fallaría minutos después en el mano a mano tras recibir de Iñaki que robaba en zona de tres cuartos y, tras buscarse el hueco, ponía el disparo cruzado que daba en el palo derecho de la portería pepinera y acabase entrando tras golpear el palo izquierdo. Con suspense, pero el Badajoz volvía a ponerse por delante por tercera vez en el marcador.

Y no sería la última ya que a pesar de que Iñaki lo intentaría con un disparo que se marchaba por encima de la portería, a la contra nuevamente el Leganés volvería a poner la igualada. Esta vez seria Maranhao quien volvería a batir a Alberto en el mano a mano y hundir los ánimos en los pacenses que veían como, otra vez más, les igualaban la ventaja.

Y si algo estaba teniendo la temporada blanquinegra era el estar constantemente en una montaña rusa. Palos cuando mejor estaban, alegrías cuando peor lo estaban. Cambios de entrenador sin entrar en descenso, tener la salvación en su mano y fallar en el intento, estar cerca del descenso y alejarse y con las mismas volver a caer al pozo.

Con esos antecedentes, se barruntaba que lo mejor estaba por llegar a la parroquia blanquinegra en un fin de temporada agitado y seria en el 86 cuando un balón, aparentemente sin peligro, lo peleaba Pablo Guerrero que era trabado por un defensor madrileño y el colegiado no dudaría en pitar la pena máxima.

Uno de la casa blanquinegra desde pequeño como Loreto sería el encargado del lanzamiento, y como no, tendría suspense ya que se resbalaba al golpear con la suerte de que el esférico entró por el lado contrario al que se lanzó el portero del Leganés para, esta vez sí, cerrar el encuentro con la victoria y sellar la permanencia blanquinegra, un año más en División de Honor.

Ficha del Partido