El CD Badajoz se encuentra al límite

El Badajoz no se rinde

Cargando...

El club blanquinegro vive una situación límite tanto en la cantera como en el femenino tras la llegada de los nuevos propietarios

El fútbol es de los aficionados. Esa frase es como un mantra que, aunque ha perdido valor con el paso de los años, se sigue repitiendo en cada calle, pueblo o rincón donde se respire fútbol. En un mundo del fútbol cada vez más ligado al mundo empresarial, con jugadores y cuerpos técnicos que van y vienen, lo único que se mantiene intacto es la pasión de los aficionados. Esa pasión, en muchas ocasiones, roza la devoción y los aficionados pueden llegar a cuidar más a su club que los propios propietarios.

Esta semana hemos podido vivir en directo el amor que sienten los aficionados por unos colores, los del Badajoz. Nos situamos en la Ciudad Deportiva de Butarque, el Juvenil CD Badajoz llega a Madrid en un autobús pagado por los aficionados para medirse al Leganés en un partido de División de Honor. Antes del encuentro, la peña Capital Blanquinegra se acerca al cuerpo técnico del club extremeño para entregarles fruta y comida para el viaje de retorno. Las necesidades que deberían estar cubiertas por el club las tienen que cubrir los aficionados. ¿Cómo es posible que un club que el año pasado estuvo a punto de ascender a Segunda División se encuentre en esta situación? Pues la respuesta se encuentra en los estamentos más altos.

La peña Capital Blanquinegra coloca una pancarta en la Ciudad Deportiva de Butarque 

El Badajoz estuvo a punto de tocar la gloria en los play-off de ascenso de la temporada 2020/21 pero, desde entonces, el club está metido en el más profundo de los infiernos. Su presidente, Joaquín Parra, fue detenido este verano y el club ha pasado a estar en manos de un grupo inversor al que se le relaciona con Luis Oliver. Las directrices han sido claras: recortar gastos. Por este motivo, la cantera y el femenino está sin ningún tipo de recursos, ni siquiera pueden pagarles un autobús que lleve al Juvenil a los partidos que tienen que jugar lejos de Badajoz. Ante esta situación, muchos aficionados han levantado la voz y han empezado a tirar del carro aportando a la causa, el ejemplo de este fin de semana lo tenemos en el autobús o la comida que han sido pagados por estos propios aficionados. En PoblaFM hemos podido hablar con la peña Capital Blanquinegra y hemos podido ser su altavoz para que nos cuenten la situación que están viviendo. Luis actúa como portavoz y nos cuenta su sentir. “El Badajoz es una familia y si tocan una familia, nos metemos todos. Nosotros venimos aquí a ayudarles por siempre. Hemos hecho una pequeña colecta en la peña para comprar frutas y bebidas isotónicas para el descanso y para el viaje de vuelta”. La peña entera deja una frase que puede representar a todos los aficionados del Badajoz. “El Badajoz no se muere ni se rinde, Badajoz está en lucha”.

El equipo y la afición posan juntos antes del partido

Tras el partido, en el que el Badajoz acabó perdiendo por 1-0 con un gol en el minuto 96, pudimos hablar con su capitán y su entrenador. Juanjo y Cidoncha se deshacían en palabras de agradecimiento hacia todos aquellos aficionados que les han ayudado tanto en el viaje como en la comida. Como ambos nos cuentan, la situación es límite y la incertidumbre está destrozando a un equipo que tiene calidad y entrega y que lo demuestra en el campo. Como nos comenta el propio Cidoncha, el cuerpo técnico ha intentado crear una burbuja para que los jugadores se vean lo menos afectados posibles y también quiso alabar el compromiso y esfuerzo de todos sus futbolistas que están compitiendo bien pese a la situación. Como gesto de protesta, los jugadores del Badajoz no disputaron el primer minuto de juego frente al Leganés y se unieron todos delante del banquillo sin participar en el juego. 

Los jugadores del CD Badajoz realizan la protesta en el minuto uno

Desde PoblaFM solo podemos desear que la situación se resuelva cuanto antes y que el club sea devuelto a unos aficionados que se desviven por el CD Badajoz.