Ilusión, desde el presidente hasta el aspirante

El Inter, una fábrica de sueños en Móstoles

Cargando...

Es jueves y hace frío, mucho frío. A pesar de que el día no invita a la práctica del fútbol, veinte chavales de entre dieciséis y dieciocho años asisten puntuales a su cita. El buen rollo inunda el vestuario y las sonrisas no se apagan. El Inter de Móstoles juvenil, en plena lucha por la permanencia en Preferente, sabe que cada entrenamiento es vital para alcanzar el objetivo marcado. Nadie dijo que fuera fácil ni que estuviera permitida la relajación. Arranca el entrenamiento bajo la atenta mirada del míster, José Luis Rojas, y en el vestuario se aparcan las preocupaciones y los estudios para dejar paso a los sueños, las motivaciones, al esfuerzo, a la solidaridad, al compañerismo, a la humildad y a la formación. Cada cual interpreta y cumple su rol en el equipo, tiene sus inquietudes, sus objetivos, sus sueños, sus ídolos. Desde Buffon hasta Mantovani, desde Móstoles hacia el resto del mundo. El crono sigue corriendo y los minutos consumen la espera para que la pelota vuelva a rodar el próximo domingo, sin duda, el día más esperado por aquellos que viven en el Inter de Móstoles su propio sueño en primera persona. 

                                                                                                                        ZABALA