20ª - Real Valladolid 3-1 UD Santa Marta

El Pucela mete la sexta

El Santa Marta obliga al Real Valladolid a tener que remontar para lograr una laboriosa victoria

Cargando...

Víctor, con dos golazos, volvió a ser decisivo para los blanquivioletas. Adrián Herrera sentenció

xxxxxxxxxx

El Real Valladolid cosechó su sexta victoria consecutiva de local a costa de una UD Santa Marta que soñó muchos minutos con una sorpresa, ya que aunque a la postre no sirvió, se convirtió en el primer equipo que se fue al descanso por delante de los blanquivioletas en Los Anexos. Víctor, con un doblete magistral, convirtió el hito en anécdota en la segunda mitad y Adrián Herrera sentenció poco después de su segundo gol.

Desde la octava jornada, en la que el Atlético de Madrid venció en Valladolid, nadie sabía lo que era marcarle antes a los de Víctor Fernández en su casa. Y los salmantinos lo hicieron, aunque fue fruto de aquello que a veces se tiende a llamar azar. Porque, a decir verdad, los locales rozaron el tanto ya en el inicio, uno de esos habituales en los que trata de avasallar al rival con balón. Una buena jugada de Álvarez por la derecha terminó con el remate de Adrián Herrera, que se dio de bruces con un Enrique que ya en ese minuto diez advertía de que iba a ser uno de los protagonistas del duelo.

En otra gran acción, esta vez de Dali, que disparó fuerte abajo, cerca del palo, el guardameta evitó el uno a cero. El guión para entonces era el previsto: los vallisoletanos amasaban el cuero y buscaban con ahínco, aunque con tiento, ponerse por delante. Recién sobrepasada la media hora, sin embargo, Morante recogió un balón y salió con convicción en conducción hacia la puerta de David. Su potencia sorprendió a los extraños, pero no a los propios, que buscaron el área. Visus obligó al arquero a hacer un paradón, pero con él vencido Aarón marcó el cero a uno que hacía saltar la sorpresa.

Esto espoleó los ánimos de su equipo, que se sobreexcitó y dificultó en los minutos previos al descanso el juego del Pucela, que, pese a no sufrir, agradeció el descanso. Sirvió seguramente para reafirmar que el camino a seguir era el de siempre, aquel que le ha llevado a ganar siete de los nueve envites en los que ejerció de anfitrión y merecer más en los dos restantes. Para afianzar esa idea David Sanz entró por Raúl y la jugada salió bien, ya que el sustituto cuajó un segundo periodo de mucho nivel.

El Real Valladolid no tardó en empatar, y lo hizo en una definición perfecta de Víctor desde el córner. El atacante canario hizo un gol olímpico que pareció llevar toda la intención: su rosca se fue metiendo, se fue metiendo, hasta entrar por el palo contrario, muy arriba, cerca de la escuadra, como llovido del cielo, sin que Enrique pudiera hacer nada. Aquello animó un poco a los salmantinos, pero poco. Chopi buscó volver a adelantarlos, pero Sali lo evitó con una gran intervención y, en la contra, Dali casi adelanta a los pucelanos.

Poco a poco las llegadas se sucedieron; con mayor o menos peligro, la amenaza se convirtió en una constante otra vez. Daba igual por un lado, por el otro, por dentro... El Real Valladolid mandaba sobre el tapiz y era cuestión de tiempo que lo hiciera en el marcador. Nieto, con un centro pasado, estuvo cerca de marcar el segundo. Adrián Herrera también lo rozó hasta el punto de casi celebrarlo cuando un remate suyo iba a superar a Enrique, que, felino, despejó antes de que sobre la línea lo hiciera Visus también.

Tuvo que ser otra vez Víctor quien decidiera con una genialidad. Recogió el esférico tras un error en la salida tormesina y se lanzó a tumba abierta a por la puerta rival acompañado de Adrián. Y al llegar a la frontal, se sacó un magnífico disparo, una caricia de jugón, a medio camino entre la vaselina y la fuerza, y puso el merecido dos a uno. La celebración, de forma obligada, llevaba un cierto aire de alivio por la sensación de que, jugando así, los blanquivioletas no podían no ganar.

Lo hicieron sin una oposición excesiva, porque supieron esconder el balón ante un posible arreón final del Santa Marta. Bien es verdad que antes de que pudiera haber un toque de corneta en sus filas Adrián Herrera sentenció tras otro saque de esquina que le alcanzó dentro del área e impulsó a la jaula. Aunque Sergio Hernández dio entrada a Dani Blanco para ver si su carácter batallador servía de algo, ya no había ni fe. El Real Valladolid en casa es mucho Real Valladolid.

La condición de aspirante a la cuarta plaza esgrimida durante las últimas semanas debe tratar de confirmarla en su próxima salida ante el Rayo Majadahonda, equipo que le sucede en la clasificación. Por su parte, la UD Santa Marta debe intentar mantener su lugar fuera de los puestos de descenso imponiéndose en la siguiente jornada como local a un rival directo como es el Unión Adarve. Actualmente los blanquivioletas son quintos con 31 puntos, mientras que los tormesinos son undécimos con 21.

 

Ficha del partido

Real Valladolid: David; Arnáiz; Óscar, Sali, Nieto; Álvarez (Rafa, min. 66), Pablo Orea, Raúl (David Sanz, min. 46), Dali; Víctor y Adrián Herrera.

UD Santa Marta: Enrique; Visus, Yago, Morante, Miguel; Aitor, Gonzalo (Mongil, min. 34); Alonso (Dani Blanco, min. 79), Chopi, Raúl; y Aarón.

Goles: 0-1, min. 31: Aarón. 1-1, min. 51: Víctor: 2-1, min. 74: Víctor. 3-1, min. 78: Adrián.

Árbitro: Carlos Cañibano Arias, asistido en las bandas por Esther Martín Alonso e Ismael Alba Gallego. Amonestó al local Óscar y a los visitantes Alonso y Visus.

Incidencias: Partido disputado en los Campos Anexos al Nuevo José Zorrilla, correspondiente a la vigésima jornada del Grupo V de la División de Honor. Más cien espectadores.

* Foto: Sergio Borja