Jª 4.- Real Valladolid 0-1 Rayo Vallecano

El Rayo Vallecano asalta Los Anexos

Un solitario gol de Morcillo da el triunfo a los de La Franja ante un voluntarioso Real Valladolid

Cargando...

Los de Iván Amaya mantienen su racha positiva frente a los de Borja Fernández, que se vieron mermados en ataque por las bajas

xxxxxxxxxx

El Rayo Vallecano prolongó su buena racha con un triunfo de esos de prestigio frente al Real Valladolid en Los Anexos, donde los de La Franja sumaron su tercera victoria consecutiva dando cuenta de un rival al que mermaron las bajas a la hora de generar peligro, aunque no a la hora de mostrar su voluntad de combinar y sus buenos conceptos cuando tenía la posesión.

Después de varios tímidos acercamientos del Pucela, sobre todo por el costado izquierdo de Garri, inconclusos de cara al gol, el primero en marcarlo fue Marco, en una acción a balón parado, aunque se encontraba en fuera de juego al rematar de espuela. Fue el primer aviso de un Rayo que comenzó tímido, a excepción de en la presión, con la que, en ocasiones, intentó poner en agún apuro al centro del campo local.

Precisamente de un robo llegó el 0-1, con un contragolpe magistralmente conducido por Pablo Muñoz desde su propio campo, que cogió a los de Borja Fernández con las líneas adelantadas. Después de avanzar muchos metros, dentro del área, sirvió para la llegada de Morcillo, que le acompañaba por dentro en la carrera y quien ajustició a Casillas rematándole a contrapié.

El tanto permitió a los madrileños dar un pasito adelante y meter a los vallisoletanos en su campo, robándoles, además, su bien más preciado: el cuero. Gracias a ello, Pablo Muñoz rozó el segundo antes del descanso, en un tiro mordido que se fue a la derecha del portero. Más clara fue la de Marco, que le ganó la partida a Miguel y obligó a Casillas a hacer una buena parada. La réplica la puso Víctor Vázquez, aunque tímida, a la media vuelta.

Adrián Rodríguez había pasado a mandar en el centro del campo, algo que hizo de manera intermitente, puesto que no siempre logró imponerse al 'dos+uno' formado por Miguel, Koke y Ulloa. En una de las veces que no pudo hacerlo, Koke se adentró en el área y culebreó, no siendo capaz Isma de aprovechar su pase, en la penúltima oportunidad antes del entretiempo de los blanquivioletas. La última, de Ani, se fue arriba.

El segundo periodo comenzó como el primero, con el Real Valladolid teniendo el esférico para sí y llevándolo hasta tres cuartos de campo, aunque en los metros finales le faltaba claridad debido a la falta de recursos ofensivos, provocada por las ausencias de jugadores importantes como son Chuki, Arroyo, Sergio Esteban o Canario. El recurso alternativo de Borja pasó por poblar el campo de centrocampistas, lo que le aseguró el mando, no tanto las ocasiones.

Canito, con un lanzamiento desde fuera del área que pretendía ir a la escuadra y que ralentizó el viento, lo intentó antes de que saliera al tapiz Lázaro, delantero del Juvenil B y el tercer jugador del 2005 que actuaba en los blanquivioletas. Por su parte, el Rayo Vallecano pasó a un bloque bajo del que no salió más que para que Silvio intentase sorprender desde el centro del campo, sin acierto.

Toda esa voluntad que le puso el Real Valladolid seguramente le hizo ser merecedor de rescatar un punto, aunque le faltó claridad y, a Fresneda y a Diez, la fortuma en sus últimos intentos, ya con el tiempo casi cumplido, mientras que a los vallecanos les acompañó la solvencia defensiva demandada desde la banda por su técnico y tan necesaria para conseguir ganar en un campo siempre complicado como son Los Anexos.

 

 

* Foto: Real Valladolid