DH5. Jª 4. RAYO MAJADAHONDA 0-3 REAL MADRID

El Real Madrid no falla en La Oliva

Cargando...

El Juvenil A del Real Madrid sacó los tres puntos en la siempre complicada visita al feudo del Rayo Majadahonda. El conjunto dirigido por Álvaro Arbeloa consiguió una importante ventaja en la primera media hora y gestionó con cabeza la mejoría de los majariegos en la segunda mitad.

xxxxxxxxxx

Este resultado permite al Real Madrid seguir la estela del Atlético de Madrid, que ya había disputado su encuentro correspondiente a la cuarta jornada y ya lo había saldado con victoria. Ambos equipos están con 10 puntos, colíderes a la espera de lo que haga el Alcorcón en Leganés mañana. Por su parte, el Rayo Majadahonda cae provisionalmente a la undécima posición de la tabla, con 4 puntos.

Los primeros minutos del encuentro no parecían indicar lo que sucedería finalmente en la primera parte. El Real Madrid mostró más colmillo ofensivo desde el arranque, pero el Rayo Majadahonda no se dejó intimidar y respondió con una presión muy alta y unas líneas muy juntas que no ponían nada fácil a los de Arbeloa progresar hacia la portería de Dani. A los jugadores del Madrid no le quedaba más remedio que buscar la espalda de la defensa, arriesgándose a caer en fuera de juego.

No obstante, la dinámica cambió en el minuto 14, cuando el árbitro señaló un penalti por mano de Almuzara a favor del equipo blanco. Manuel Ángel tiró de galones, tomó la responsabilidad de disparar y no falló para convertirlo en el 0-1. El jugador del Madrid se encargó, cinco minutos después, de doblar la ventaja para los suyos con un disparo potente desde la frontal del área ante el que nada pudo hacer Dani.

El mal rato todavía no había pasado para el Rayo Majadahonda. Aunque Gordo tuvo ocasión de responder a los tantos visitantes desde dentro del área, su remate se marchó fuera rozando el palo. Nada más superar la media hora, Pol Fortuny culminó una veloz jugada del Real Madrid con un disparo raso y fuerte que se transformó en el 0-3. Con ese resultado llegamos al descanso.

Almuzara (Rayo Majadahonda), en la acción del penalti

De regreso al césped, el Rayo Majadahonda sabia que el primer cambio que tenía que realizar era mental. De no ser así, con un Real Madrid tan cómodo, la goleada podría haber sido mucho mayor. Los jugadores locales trataron de creerse que podían jugarle de tú a tú al Madrid, sin pensar demasiado en lo abultado del resultado. Así, la primera ocasión de la segunda mitad fue para los majariegos, con un disparo desde lejos de Mestanza que se marchó alto por poco.

Pocos minutos después, Guille obligó a Diego Piñeiro a realizar una parada antológica a mano cambiada para despejar un disparo fuerte y colocado desde la frontal del área. Además, los cambios aportaron savia nueva al ataque del Rayo Majadahonda, pues se trataba de piernas frescas para revitalizar esa presión alta que los locales habían mostrado de salida.

No obstante, el tiempo corría a favor del Real Madrid. Los de Arbeloa eran conscientes de que, teniendo en cuenta el resultado, lo único que tenían que hacer era aguantar sin desmoronarse hasta el minuto 90, y así lo hicieron. No renunciaron a defenderse con la posesión, y algunos de sus jugadores más verticales, como Yeray o Julen Jon, tuvieron opciones de ampliar la ventaja, pero sin demasiado acierto de cara a puerta. Así, el resultado final se quedó en 0-3.

Imágenes: Rayo Majadahonda

Ficha del partido