Jª 28.- CD Leganés - Real Valladolid (Butarque, domingo 16:30 horas)

El Real Valladolid quiere seguir el rebufo del Rayo

El triunfo de los vallecanos obliga a los pucelanos a imponerse al Leganés, ya salvado

Cargando...

Los pupilos de Javier Baraja desean mantener apurar sus opciones de ser terceros

xxxxxxxxxx

Al Real Valladolid le toca seguir remando; no le queda otra. El conjunto de Javier Baraja, que visita este domingo a partir de las 16:30 horas al CD Leganés, sigue obligado por el Rayo Vallecano (que no falló en su compromiso a domicilio frente al Canillas tras dos tropiezos seguidos como foráneo) si quiere optar no ya al sueño de la Copa del Rey, sino a competir hasta el final por la tercera posición.

Los pupilos de Roberto Rodríguez se encuentran ya salvados, en una comodísima sexta plaza desde la que pueden ejercer como jueces de esta batalla por el podio o del descenso en las dos siguientes jornadas, en las que juegan contra la CIA de Palencia y frente al Unión Adarve. Pero cuidado: estar en esta buena situación no ha descomprimido al conjunto pepinero, que llega al choque en una buena racha. No en vano, después de caer goleado ante el Atlético de Madrid ha confirmado la permanencia gracias a ocho puntos de los últimos doce disputados, lo que habla a las claras de su competitividad.

En casa, además, ha mostrado gran fortaleza hasta el momento, puesto que veintiuna de las unidades sumadas las han conseguido como locales, faceta en la que son fuertes. También lo son en las áreas, ya que si bien han encajado varias goleadas -sin ir más lejos, un 3-0 en Los Anexos en la ida-, son el quinto equipo con más goles anotados y solo los seis tantos recibidos ante el Atleti han venido a empañar el buen trabajo realizado durante toda la temporada.

En este contexto, y a pesar de todo, los de Javier Baraja no deben confiarse, tampoco pensando en aquel envite de la primera vuelta. A buen seguro no lo harán, porque están focalizados en el sueño de al menos ser terceros, aunque por delante no tendrán una empresa sencilla. A expensas de las necesidades que pueda tener el filial, que se enfrenta al Unión Adarve este domingo y en las últimas semanas ha tirado de gente como David, Baba o Víctor, los blanquivioletas han demostrado contar con un gran fondo de armario (al que se sumó recientemente Asamoah, jugador ghanés de la imagen que ilustra estas líneas) y ser competitivos fuera de casa.

Prueba de ello es que solo han perdido contra los tres primeros (de hecho, sus seis únicas derrotas son contra estos) y nadie más que estos tres ha sido capaz de perforar su portería a domicilio. La faceta defensiva ha encontrado su punto álgido justo en este momento final de la temporada, porque los blanquivioletas llevan cuatro jornadas sin encajar gol y en el mismo tiempo han marcado doce, reflejo del buen nivel adquirido y del hambre que se encontrarán enfrente los pepineros este domingo a partir de las 16:30 horas.