Jª 16.- Real Valladolid 2-2 Trival Valderas

El Trival Valderas araña a 'La Bestia'

Los alcorconeros consiguieron neutralizar los dos goles marcados por el Real Valladolid en los primeros veinte minutos

Cargando...

Los blanquivioletas suman su tercer empate consecutivo después de perder en la segunda parte el dominio y la dirección

xxxxxxxxxx

El Real Valladolid sumó su tercera semana consecutiva sin ganar después de dejarse empatar por el Trival Valderas, que, combativo, remontó dos goles en contra para arañar un punto en Los Anexos a 'La Bestia'. Aunque los blanquivioletas tuvieron ocasiones para ampliar esa renta en la primera mitad, un gol de Néstor dio vida a los madrileños, que fueron creciendo con el correr de los minutos hasta conseguir la igualada, justa por la fe mostrada por los de Rubén Pérez y por la pérdida de la manija de los de Baptista. 

El conjunto blanquivioleta se adelantó bien pronto por mediación de Arroyo, que marcó su primer gol en División de Honor al rematar de espuela y en el aire un centro desde la banda izquierda. Apenas había transcurrido un minuto y medio y el fútbol amenazaba con arreciar como lo hacía la lluvia. Un pase filtrado a la espalda de la zaga le sirvió al propio Arroyo para plantarse delante de Alejo, pero a la hora de la verdad, intentó picar el balón en lugar de pasar a la izquierda, por donde aparecían compañeros buscando el segundo.

El Real Valladolid buscaba a menudo insistir por ese lado izquierdo en el que Abel Calleja era puro nervio. Tal era así que en ocasiones se precipitaba a la hora de decidir. En una, no fue capaz de atinar con la portería tras un servicio de Diego Moreno, al que tampoco llegó el propio Arroyo en el segundo palo. No obstante, el dominio era claro y el segundo gol empezaba a ser, incluso, merecido. Llegó en un córner que sacó Maroto y en el que Torres se anticipó a todo el mundo para rematar y marcar su cuarto tanto del curso.

El Trival Valderas, sin complejos, cuanto tenía el balón intentaba mimarlo, como si no le importara la desventaja o que Fresneda e Iker comenzasen a aparecer en escena. En estas, el balón le llegó a Néstor, en una posición un tanto escorada y bastante alejada. Sin marca encima, no dudó ni un segundo: soltó una 'folha seca' que voló alto y cayó rápido cuando se acercaba a la portería de Aceves, a quien sorprendió, golpeó en el larguero y se alojó en las mallas. Cerca del descanso, el guardameta Sala disparó una falta que se envenenó y Aceves despejó de puños.

Para entonces, los blanquivioletas habían perdido claridad en el último tercio, aunque la renta parecía escasa para lo que habían ofrecido, sobre todo, hasta el tanto alcorconero. Aunque Toper y con ello los locales pudieron haber ganado en dominio del esférico, nada más lejos; el Trival Valderas se lo fue creyendo y poco a poco fue creciendo. A fuerza de tener más posesión, fue dando pasos hacia adelante, aunque Torres y Gómez rechazaban sus envíos. Mientras, la presión, la lluvia y las imprecisiones perdían al Real Valladolid.

Con la lesión de Toper, que tuvo que abandonar Los Anexos en ambulancia después de darse un golpetazo contra la valla, Baptista apostó por dar entrada a Rayan, defensa central, como lateral derecho y por mantener definitivamente a Fresneda como extremo, después de que empezase como lateral e intercambiase su posición por Iker. Minutos después, dobló también el otro lateral, colocando al debutante Ekow por delante de Diego Moreno. Con ello, lejos de recobrar el dominio, el Pucela fue todavía más impreciso, hecho que aprovechó el Trival.

Después de pisar mucho terreno de juego rival en toda la segunda mitad, aunque sin llegar a llevar peligro hasta la puerta de Aceves, el conjunto madrileño, definitivamente envalentonado y más ruidoso en el banquillo, logró disponer de un saque de esquina que, aunque pasado, remató Pablo a gol, haciendo seguramente justicia a lo bien que había competido su equipo durante todo ese segundo periodo. Con ocho minutos por delante, arañazo mediante, 'La Bestia' llamó a Slavy, que entró apenas casi sin calentar y reapareció después de ocho meses.

En lo que llegó a la zona de sustituciones y entró, no tuvo demasiado tiempo, ni tampoco llegó a disponer de ninguna clara ocasión, aunque por entre él e Isailovic intimidasen, al más puro estilo 'pivots NBA', ya que al carecer de la profundidad exterior y sobrarle las prisas, el Pucela fue incapaz de hacer daño a un Trival Valderas expeditivo y solvente, que a pesar de aquel dos a cero inicial acabó ganándose el meritorio punto sumado.

 

* Foto: Real Valladolid

Ficha técnica