Jº1. Atlético de Pinto 1-2 Real Valladolid

El Valladolid le amarga el debut al Atlético de Pinto

Cargando...

El conjunto vallisoletano se impuso por la mínima a un combativo Atlético de Pinto que selló su debut en División de Honor

xxxxxxxxxx

Escuela CES

Tarde muy especial en el Amelia del Castillo. El Juvenil A del Atlético de Pinto disputaría el primer partido de su historia en División de Honor. Su rival era un hueso de la categoría, el Real Valladolid. En el cuadro blanquivioleta debutaría un histórico del fútbol español como Ricardo, el madrileño tomó este verano las riendas del Juvenil A del Pucela.

Desde el pitido del árbitro, las intenciones de los pinteños quedaron muy claras: jugar con una defensa muy adelantada y sacar el máximo provecho a las jugadas a balón parado. Y así fue, en los dos primeros minutos, el conjunto de Mario Otero tuvo un par de acercamientos con una falta y un saque de esquina. De las primeras sacudidas locales se pasó al dominio visitante. El Valladolid se hizo dueño del esférico y comenzó a generar sus propias ocasiones. Slavy casi logra abrir la lata cazando un rechace de Dani pero fue el propio arquero el que evitó el tanto. Al poco de superarse la hora de encuentro, el Real Valladolid impondría su ley. Los vallisoletanos realizaron una buena combinación banda derecha que acabó con Iker lanzando el esférico al área donde estaba Alvi para mandarlo al fondo de la portería. El Atlético Pinto no se amedrentó con el tanto y pudo hacer la igualada con un testarazo de Steven que no alcanzó portería. El primer tiempo llegó a su fin con una jugada más de peligro a favor del conjunto local. Maxi provocaba una cesión que el cuadro pinteño no pudo aprovechar para igualar la contienda.

En la segunda mitad, el Valladolid volvió a golpear con fuerza. Slavy recibía un balón filtrado a la espalda de la zaga y definía con fuerza para hacer el 0-2. El partido parecía estar resuelto pero el Atlético de Pinto sacó su garra y demostró que no iba a ser fácil llevarse los tres puntos del Amelia del Castillo. Durante la última media hora de juego, los chicos de Mario Otero fueron cercando poco a poco a sus rivales. La presión alta provocó que el Valladolid sufriese mucho y le costase mantener alejado el balón de su área. Aunque los visitantes pudieron aumentar su ventaja de no ser por una gran intervención de Dani, los locales llegaron vivos al tramo final. En el minuto 88 se iba a poner en pie toda la grada del Amelia del Castillo. En el corazón del área aparecía Felipe y, como si de un delantero se tratase, recortaba distancias con un tremendo disparo. Los seis minutos de alargue se hicieron muy largos para el Real Valladolid pero muy cortos para el Atlético de Pinto.
Finalmente, tras aguantar algunas envestidas finales, los jugadores del Juvenil del Real Valladolid se llevaron los tres puntos demostrando que es un equipo que también sabe sufrir y achicar agua cuando el partido lo requiere. El Atlético de Pinto mostró un coraje excepcional hasta el último minuto y dio una gran carta de presentación para el resto de sus rivales de la División de Honor.

Ficha técnica