MI XI DE LA TEMPORADA

El XI de Jesús Domínguez

La orfandad del parón obligado por la crisis sanitaria que asola al mundo no resta un ápice de lustre al buen hacer de los siguientes protagonistas

Cargando...

A falta de cinco jornadas para la conclusión del campeonato liguero en el Grupo V de la División de Honor, son unos cuantos los futbolistas destacados que apuran su última participación en una categoría en la que brillan las estrellas del mañana.

xxxxxxxxxx

A la hora de conformar un once ideal de las 25 jornadas transcurridas muchos son los factores a valorar; filias (más que fobias), ideas y números se agolpan frente a uno. Y si hay una cifra que asombra e invita a destacar a un protagonista por encima de otros es la de goles encajados por el Atlético de Madrid, apenas nueve, escasísimos y que convierten a Saldaña, de pleno derecho, en una opción destacada por encima del resto.

En una línea de cuatro, el lateral derecho sería para Iker. Juvenil de segundo año, autor de cuatro goles en lo que va de temporada, es el dueño del carril diestro del Real Valladolid, donde incide en lo ofensivo por intuición, técnica y velocidad. Adaptado a esta posición hace dos temporadas, ha contado ya con minutos en Segunda B con el filial blanquivioleta y es uno de los canteranos a los que más atención se presta en Los Anexos.

En en centro de la zaga, otro del 2002: Chinchu, defensor del Unión Adarve. Los lobeznos están en disposición de salvar la categoría y es en parte a que encajan menos que todos sus rivales de la zona baja, a excepción del Badajoz. Y si esto es así es en parte debido al rendimiento de Chinchu, un central de la vieja escuela, recio y contundente, un portento físico que tiene otro año por delante para mostrar una evolución con balón en la categoría.

Su compañero de fatigas bien podría ser Cerrato, zaguero del Getafe, otro de los equipos que mejor defienden de la DH5. Al aval de los buenos números del conjunto azulón (24 goles recibidos, el tercero que menos ha encajado) se le suma el liderazgo del propio Cerrato, uno de los protagonistas de la bonita pugna por la cuarta plaza que mantiene el 'Geta' con el Rayo Vallecano y que, en Los Anexos, pese a la derrota, dejó una buena actuación.

El lateral izquierdo es territorio reservado para Miguel Gutiérrez, uno de los jugadores más prometedores de la cantera del Real Madrid, que debutó el pasado verano con el primer equipo de la mano de Zinedine Zidane. Posiblemente la suya sea una de las mejores zurdas de la categoría, a lo que suma una importante proyección ofensiva, que le permite nivelar el campo hacia su lado y desequilibrar las zagas rivales. Además, es un defensor distinguido.

Siguiendo con la formación 'árbol de Navidad' que popularizó Carlo Ancelotti, por delante de la línea defensiva se situaría Maroto, una de las revelaciones del año en el joven Real Valladolid. Irrumpió con tan solo 15 años en la categoría (cumplió los 16 en noviembre; es de primer año) y se ha hecho pieza indispensable en los planes de Ricardo López. Inteligente en el plano táctico, es el equilibrio personificado, con una madurez impropia de su estreno en División de Honor.

Nacho Quintana y Mario Soriano, del Atlético de Madrid, serían sus acompañantes, aquellos de los que ejercería de escudero. Y es que si la franja ancha del conjunto colchonero carbura al altísimo nivel al que lo hace es gracias a sus características diversos. Los diez goles marcados por Quintana avalan su condición de volante llegador, hábil y con un físico diferencial. Mientras tanto, Soriano es uno de de los principales talentos puros de la categoría, un '10' destacado a pesar de ser de 2002 y que pronto dará un salto, gracias a su habilidad y a su forma de ver el fútbol, a través de la fantasía no exenta de brega e inteligencia.

Si alguien puede discutir al colchonero la vitola de mejor futbolista de la DH5, sin duda es Arribas. El fútbol, igual que el toreo, es mejor si es de izquierdas, y el jugador del Real Madrid es una buena muestra. Lleva 16 goles en lo que va de curso sin actuar como delantero. No le hace falta serlo para brillar; su creatividad en los últimos metros le basta para erigirse como uno de los jugadores más decisivos. Su visión de juego y su definición, excelsas, le harán no desentonar en su paso a sénior.

Junto a él, por detrás del delantero, se situaría Del Val, uno de los nombes propios de otra temporada meritoria del Rayo Majadahonda. Se trata de otro futbolista con un golpeo magnífico, cuya incidencia en las acciones a balón parado de su equipo es enorme, y que es importante juegue por donde juegue, puesto que está capacitado para hacerlo en cualquiera de los frentes ofensivos. Además, añade voluntad y jerarquía a sus acciones, siendo líder por derecho propio de su equipo.

El estilete y principal encargado del gol no podía ser otro que Slavy, pichichi del grupo y máximo exponente del fútbol ofensivo del Real Valladolid. Su irrupción tiene difícil parangón en su primera aparición en la categoría, después de llegar el pasado verano procedente del Valencia. Su físico portentoso le convierte ser un delantero presionante, pero también, y sobre todo, alguien dificilísimo de batir en las disputas aéreas. Toca, baja y se guarda cualquier balón llovido y no duda en soltar un zurdazo cuando tiene la más mínima ocasión. Y como se le caen los goles de los bolsillos, ha conseguido ya ser internacional por España en categoría sub 19.

El tándem del banquillo está destinado a dos técnicos que se encuentran cumpliendo objetivos a falta de cinco jornadas para el final de la temporada. Por un lado, Alberto Álvarez, entrenador del Rayo Majadahonda, un año más, el mejor equipo del grupo al margen de las canteras profesionales, además, con una apuesta atractiva por el fútbol de ataque. A su lado, Borja Bardera, cuya capacidad de adaptación y conocimiento se vieron en Los Anexos, donde (no sin una pizca de fortuna, cierto es) venció después de desactivar a uno de los mejores ataques de los 16 equipos participantes.