Mi XI de la temporada

El XI de Pedro García

Cargando...

Son muchos los grandes jugadores que reúne esta DH5 y hacer únicamente una selección de once parece una quimera. Con un toque de originalidad y de ayuda de jugadores que se han enfrentado a ellos, he logrado conseguir un XI de muchas garantías. 

xxxxxxxxxx
Antes de comenzar,me gustaría comentar que al tener la posibilidad directa de contactar con el grupo de jugadores del Burgos, este XI DH5 ha sido elaborado por ellos en función de las sensaciones que sintieron al enfrentarse tanto en Pallafria como en las visitas al feudo rival. Preguntas como qué centrales hicieron que los 90 minutos fueran una pesadilla para los delanteros o cuáles fueron los atacantes más inquietos de la liga, fueron contestadas para tener en cuenta la aparición de diferentes nombres a la hora de realizar el once. De esta manera comienzo a detallar el motivo de la elección personificada en los partidos del Burgos. 
 
Comenzando por el arco, Saldaña merecía este lugar respaldado por unos impresionantes números y por la exhibición de juego de pies dada en el Luis Pérez Arribas. Actuando como un líbero ayudaba a solventar la presión blanquinegra sin apenas ponerse nervioso incrustado en los centrales. A esto se une los desplazamientos en largo, pases precisos y con mucha potencia que creaban peligro sobre todo por banda derecha. 
 
Para el lateral derecho debo decir que fue elección propia del redactor, ya que la intensidad en el juego de Gato y el saber hacer en cada momento ayudo a llevarse los 6 puntos contra los burgaleses. No fue superado en ningún momento por los atacantes burgaleses, y eso que seguramente sea la mejor arma de este equipo recién ascendido. En el centro de la zaga dos elecciones interesantes. Tahif demostró tener la contundencia necesaria para actuar eficientemente tanto en defensa como en ataque, logrando un gol en Leganés y haciendo el día muy incómodo para los delanteros. Algo parecido ocurre con Chinchu, dando una exhibición de juego directo en Ganapanes en la ida y siendo buscado en cualquier acción en ambos partidos. Se le pudo ver en cualquier zona de juego siendo el protagonista en cada salto, desde ser el foco de atención en los balones parados hasta realizar un saque de puerta en Burgos. Completa la zaga Barbu, la auténtica motoGP de la liga, unido a una gran planta que le permite ser férreo en defensa e incorporarse con peligro al ataque del equipo alfarero.
 
En el medio campo, dos de los tres jugadores elegidos únicamente han necesitado un partido para hacer mella en los burgaleses. En el centro el omnipresente Dani de Aravaca, jugador fundamental para el Antonio Sanfiz, es capaz de rematar hasta una lavadora si se la centras. Un baluarte para Oscar Martos, sin lugar a dudas. El otro jugador es Del Val, cada vez que la coge va a pasar algo positivo para su equipo. Apunta el equipo blanquinegro que es el jugador que mejor demostró su juego en el temido campo de Pallafría. Se adaptó rápidamente al campo y se limitó a llevar a su equipo a la victoria, que a punto estuvo de conseguir pero su lanzamiento de penalti se fue fuera. Pocos más fallara en su carrera. Por último y completando la medular tenemos a Álvaro Gil, simplemente por su alto grado protagonista en ambos choques. En el San Casto demostró ser uno de los mejores jugadores del equipo charro y en la vuelta solo pudo ser parado por su coterráneo salmantino Pipo. 
 
Llegando a la dinamita de este XI, encontramos a Castri, que en el peor estado del campo burgalés logró sentirse como pez en el agua (nunca mejor dicho). Su pelea y coraje en los peores momentos de su equipo fue la llave para comenzar la remontada en Burgos con una asistencia a su compañero Slavy. En la otra banda encontramos a Dani Moreno, el cual los jugadores del Burgos tienen reciente sus internadas con gran velocidad por la ciudad deportiva vallecana, donde aún no han conseguido quitarle el balón. Para acabar, una apuesta del equipo, Amaya, por hacer incómodo el partido para los burgaleses y sacar siempre algo positivo para el cuadro extremeño. De espaldas a ver quién se atreve a quitarle un balón sin hacerle. Gran delantero que cualquier equipo querría tener. 
 
En el banquillo de este XI dos entrenadores elegidos por la efectiva manera de llevar trabajado el duelo ante los burgaleses. Por un lado Alberto Álvarez, ya que el Rayo Majadahonda fue el único equipo que seco por completo en el Luís Pérez Arribas, y es que se mostró al equipo blanquinegro totalmente bloqueado sin poder meter mano ni generar ocasiones ante el planteamiento majariego. Además todo esto suma mucho más valor cuando en el minuto 31, tuvieron que afrontar el partido con un jugador menos. Comparte asiento con Toni Paredes, por su saber estar y aún mejor saber hacer en el juego de los amarillos. Los burgaleses se encontraron una muy trabajada salida de balón en el Santo Domingo y estuvieron durante los primeros minutos aturdidos por la imposibilidad de parar su juego, hasta que Pechu pudo dar con la tecla, ordenar a sus jugadores e ir en busca de la victoria.
 
Para acabar es ineludible mencionar a los grandes jugadores que tiene esta DH5 y que tanto por unos increíbles números y mejores actuaciones merecen quedar por escrito en cualquier XI. Mario Soriano, Arribas, Slavy o Lama son jugadores que en cualquier equipo de todas las divisiones de honor juvenil serían titulares indiscutibles. Además, algunos nombres que también quedaron en la retina de los burgaleses son Miguel, del Santa Marta, Rubio y Poveda del Alcorcón o Mario del Badajoz.
 
Un día más y aún en mayor medida durante estos extraños días, disfrutemos del fútbol juvenil que hemos vivido que nunca sabemos cuándo volverá.