MI XI DE LA TEMPORADA

El XI de Raúl Ramírez

Cargando...

Esta pausa forzada de la DH5 nos ha permitido hacer el que sería el XI ideal de cada uno de los redactores. Aquí van los míos y con spoiler incluido: más del 2002 de los que creía en un principio

 

xxxxxxxxxx

Me ha costado mucho elegir a once jugadores de esta DH5. Muchísimo. Soy de los últimos redactores que lo publican porque hacía uno y me decía a mí mismo que cómo no iba a estar un jugador. Me parecía que ya estaba perfecto y recordaba a otro chico que me alucinó en su momento, por lo que vuelta a cambiar el XI. Por no hablar de las formaciones para encajar a todos… Ahí sí que he probado muchas de las habidas y por haber. Perdonadme aquellos quienes creían que pudieran estar en mi equipo ideal. Es muy probable que sea injusto. Lo sé, pero he intentado no serlo. En fin, aquí va mi XI.

Mi portero sería Jacobo, del Aravaca. Tuve la oportunidad de verle en el primer partido de liga, un Móstoles - Aravaca y desde ese momento supe que sería uno de los guardametas a seguir durante la DH5. Una lástima la lesión que le obligó a dejar la portería del Sanfiz, aunque siendo del 2002, sería ilógico que no pudiera disfrutar de la categoría el año que viene.

Cuatro defensores serían los encargados de que no lleguen balones al área. Los centrales, curiosamente, son de dos de los equipos que están luchando por no descender. El primero es Felipe, del Atlético de Pinto. Y el segundo es Chinchu, del Unión Adarve, al que tengo la suerte de seguir por tercer año consecutivo. Gran juego aéreo de ambos y contundencia. Sobre todo contundencia. Y son ambos del 2002, es decir, que el año que viene siguen siendo juveniles. A las bandas están Miguel Gutiérrez, del Real Madrid, y Pérez, del Burgos. En cuanto al primero poco puedo decir que no se haya dicho ya. Los entendidos dicen que es uno de los mejores jugadores de la categoría, así que tenía que estar sí o sí. Sobre el del norte de Castilla decir que siempre me gustaría tener un capitán así en mi equipo: luchador, que mira por el grupo antes que por él, y que quizá no llegue a tener la calidad que otros que forman este XI pero sí la inteligencia y la garra para tener un hueco en este equipo. Me iría con estos cuatro a la guerra sin dudarlo.

El centro del campo está ocupado por un veterano y un novel en la categoría. El veterano es Del Val, del Rayo Majadahonda. Si ya los que llevamos tiempo en esta categoría pudimos disfrutarle los dos años anteriores, este no iba a ser menos. El capitán del Rayo Majadahonda tiene un guante en su pierna el cual saca a pasear en todos los partidos. El majariego pone la clase. Y junto a él se necesita un pulmón. Mi pulmón tiene nombre: Elyph. El arlequinado me ha parecido de los mejores recuperadores de la categoría, y en mi equipo siempre tiene que haber un mediocampista defensivo que robe los balones, que presione hasta asfixiar al rival, y Elyph es el elegido.

En la mediapunta, otro de los mejores en la Liga según dicen (yo me incluyo). Mario Soriano, del Atlético de Madrid, tiene que estar en mi XI. Si el Atleti es uno de los equipos puntales de esta competición y, por ende, de España, gran parte de culpa la tiene este mago con los pies. Es el desatascador del conjunto, el que más calidad tiene, el que ve los pases donde nadie más los ve. En definitiva, un jugón y del 2002. Aunque conociendo la filosofía rojiblanca, es más que probable que el año que viene esté en Segunda B.

Acompañando al colchonero, por las bandas tendría a dos puñales. Por la izquierda estaría José Luis, del Leganés. La pieza clave, a mi parecer, del conjunto pepinero es un comodín. Sirve tanto de banda como de delantero. Incisivo como el que más, es el único jugador que ha metido al conjunto del barrio del Pilar esta temporada. Quizá sea este uno de los motivos por el que le meto, quizá porque me quedé “loco” viéndole allá por la jornada 4 de liga cuando se enfrentaron, o quizá porque este chaval es muy bueno. Así, sin más. En la otra banda tendría a otro crack que me fascinó en aquel primer partido que vi, ya mencionado anteriormente. Líder de un Móstoles que luchará hasta el último momento por celebrar la permanencia y que ya lo fue para ascender al club la temporada pasada desde Nacional. Una lástima que la maldita rodilla nos haya hecho perdernos a este jugadorazo por mucho tiempo. Aunque, quien sabe, si se reanuda la DH5, podremos verle en los partidos más importantes. Por si no sabíais aun a quién me refiero, lo aclaro, es Mario Rojo.

Y arriba hay pocas dudas. Mi delantero es Borislav Ivaylov Stankov. Todos aquellos que tenemos este hobby llamado División de Honor Juvenil grupo 5 sabemos quién es aun no llamándose así deportivamente. Pero si digo Slavy, ya se vienen a la cabeza los 18 goles que lleva en la liga (pichichi) con el Real Valladolid. Es el único jugador de mi XI al que no he podido ver con mis propios ojos in situ, pero no me hace falta para saber que estamos ante uno de los mejores delanteros que ha pisado los Anexos del José Zorrilla en mucho tiempo. Es una de las joyas de los vallisoletanos que, si Ronaldo logra mantener, no me extrañaría verle pronto metiendo goles con el Primera División. Y sí, también del 2002.

A los mandos, los dos entrenadores más jóvenes que han pasado esta temporada por las zonas técnicas. Dos obsesos del futbol (en el buen sentido de la palabra) y que, a pesar de su juventud, ya llevan a las espaldas mucho trabajado. Hablo de Borja Bardera, quien sigue siendo el lobo líder de la manada de Ganapanes (o del Urbis de Moratalaz ahora), y de Mario Otero, quien por injusticias resultadistas dejó de ser el entrenador del Pinto y ya se encuentra preparando su próximo objetivo. Entrenadores top y personas top con las que se puede hablar, que no ponen impedimentos a nada y es de agradecer.

Así pues, este sería mi XI ideal de la DH5 hasta la fecha. Esperemos que, después de este parón obligado, podamos disfrutar de las últimas y las más emocionantes jornadas.