Jª 1.- Real Valladolid 1-2 Atlético de Madrid

Fabián aplica la 'ley del ex' en Los Anexos

Una buena acción individual del exblanquivioleta da al Atlético de Madrid su primera victoria del curso

Cargando...

El Real Valladolid, que seguramente mereció más, se adelantó en la primera parte y acabó el partido volcado sobre el área colchonera

xxxxxxxxxx

El Atlético de Madrid estrenó la temporada 2022/23 con triunfo, uno que fue trabajado y para el que necesitó remar, puesto que el Real Valladolid se puso por delante y buscó el empate hasta el final. El conjunto blanquivioleta se adelantó desde el punto de penalti en la primera mitad, en la que sorprendió a los rojiblancos, si bien dos buenas acciones individuales de estos, en el tramo inicial del segundo tiempo, la segunda de Fabián, que aplicó la 'ley del ex' allí donde jugó hace unos años, en Los Anexos, acabaron decidiendo.

El juego empezó desarrollándose en muy pocos metros por el claro interés de los dos equipos de que así sucediera. Mientras el Pucela arriesgaba elevando su línea defensiva hasta el centro del campo, al margen de cómo quisiera jugar su rival, los colchoneros amenazaban con emparejarse con ellos acumulando muchos jugadores en la línea atacante, empujados por la posición de Koke y Fabián, casi dos delanteros más de los dispuestos por Torres.

Aunque el dominio del cuero fue del Atlético de Madrid en los primeros veinte minutos, no rehuía el conjunto de Juan Carlos Pereira tenerlo y progresar con él, juntándose por dentro a partir de la fluidez de Isla, de la valentía de Koke y las caídas de Aday a banda, que se juntaba con ellos en el sector izquierdo, por el que, para más inri, correteaba Hugo San. Una de esas acciones propició una a pelota parada, botada con suavidad al área, donde cayó Dani, fruto de un penalti que Canario convirtió en gol.

El Atleti no se encontraba cómodo, obligado a bailar continuamente en unos para uno en los que la osadía del rival les hacía perder duelos o, en su defecto, verse embotellados por las ayudas defensivas. Esa misma valentía permitió a los locales servir varios centros dirigidos al área, que, no obstante, no encontraron rematador. Entretanto, dos tímidos disparos de Fabián y de Santamaría, el primero a las manos de Fer y el segundo fuera, se convirtieron en un bagaje un tanto escaso para los rojiblancos en el primer tiempo.

Para tratar de dar dos pasos adelante, el cuadro de Torres dio uno atrás, buscando la fluidez con el esférico en zonas en las que no la jugó tanto en los primeros 45 minutos. Le pudo salir bien pronto, ya que primero Niño pudo empatar, pero Arco le dijo que no, y apenas un minuto más tarde acarició la igualada Denia, a quien Fer le achicó los espacios para que solo pudiera disparar a su cuerpo. A la tercera fue la vencida: Niño recepcionó en el área y tiró de recursos técnicos para lanzar un sombrerito y un recorte antes de enviarla a guardar.

Las intenciones de Torres se confirmaron como mejoría cuando Fabián presionó a Iago Parente y provocó la única duda del debutante en todo el choque; no despejó y el '10' le robó la cartera, condujo sobre la cal, cuan funambulista, y disparó fuerte, sin ángulo, para aplicar la 'ley del ex', dado que el segoviano comenzó su formación en Los Anexos. A los blanquivioletas parecía que se les hacía el campo cada vez más extenso, por el dominio rival, aunque no dudaba en tratar de transitar cada vez que tenía oportunidad.

En una de estas, mientras el Atlético de Madrid intentaba dormir el partido, Nico lo agitó, corrió un balón como alma que lleva el diablo y, tras un saque de banda, lo sacó largo, queriendo aplicar la misma norma que Fabián. El leonés se la entregó a Canario, que buscó una conexión con su paisano Joshua, y le salió, y este marcó gol, pero el linier había levantado la bandera y no subió al marcador. Merced a esos tres futbolistas, el Pucela creció y buscó el empate en los minutos finales.

Un servicio de Arco que el aire impulsó cerca de la escuadra se pudo convertir en el empate, que tampoco Dani Sauko pudo concretar en un saque de esquina. El último resuello daba alas a los de Pereira, ambiciosos, y a Torres y a los suyos les sobraban los últimos compases, aun sin acabar de verse embotellados. Igualmente, el partido acabó muriendo en su área, incluso con Fer subiendo a rematar un último saque de esquina que Esquivel descolgó para sellar tres sufridísimos puntos.

 

Real Valladolid: Fer; Arco, Dani Sauko, Iago Parente; Peña, Jesús Martínez (Álex, min. 76), Isla (Víctor, min. 57), Koke (Joshua, min. 76), Hugo San; Aday (Nico, min. 57) y Canario.

Atlético de Madrid: Esquivel; Santamaría (Iván, min. 66), Rony, Dani, Boñar, Julio (Óscar, min. 66); Javichu, Koke (Fran, min. 57), Fabián (Salim, min. 62); Niño y Denia (Abde, min.57). 

Goles: 1-0, min. 25: Canario (p.). 1-1, min. 52: Niño. 1-2, min. 61: Fabián.

Árbitro: Gutiérrez Garrote (colegio vallisoletano). Amonestó a los visitantes Dani y Niño.

Incidencias: 1ª jornada del Grupo V de División de Honor. Partido disputado en Los Anexos ante 500 espectadores.

* Foto: Real Valladolid