Emi Hernández es jugador del juvenil A del Getafe CF

Futuro empresario, futbolista polivalente y, además, quiere llegar a la Premier

Cargando...

Del Rayo Majadahonda al Getafe CF, pasando, entre otros, por el Real Madrid. Hoy os presento a Emi Hernández, jugador del juvenil A del Getafe en #DH5. 

xxxxxxxxxx

Antes de llegar al Getafe CF, Emi Hernández pasó por el Rayo Majadahonda, Pozuelo, Las Rozas e incluso estuvo una temporada en el Real Madrid, la correspondiente al curso 2010/2011. Dedicarse al fútbol ha sido su sueño de toda la vida, pero no fue hasta que llegó a la cantera del equipo azulón cuando se lo empezó a plantear seriamente como una posibilidad.

El lateral azulón vive por y para el fútbol, sueña con llegar a dedicarse a ello de manera profesional. Pero, si no fuese futbolista, seguro que dedicaría su vida a algo relacionado con el mundo de las acciones y la bolsa. De hecho, cuando no está entrenando invierte la mayor parte de su tiempo en estudiar un grado en Administración de Empresas, además de realizar ejercicios de entrenamiento para mejorar como futbolista. 

Aprovecha su tiempo libre para pasar tiempo con sus amigos y hacer ejercicio físico que le permita estar al 100% en este deporte. Dentro del terreno de juego podemos ver un jugador muy trabajador y polivalente, que no da un balón por perdido. Y si te cruzas con Emi fuera del campo descubres a una persona tremendamente sociable y muy divertida. 

No tiene ningún referente futbolísitico en el que fijarse. El haber jugado en varias posiciones le sirve para fijarse en muchos jugadores y aprender de todos y cada uno de ellos, en lugar de fijarse en uno solo.

El sueño de este jugador, que nació en Argentina pero llegó a España bien pequeño, es llegar a jugar en la Premier League, ya que es una experiencia muy bonita que podría enriquecer mucho su carrera. Con respecto a su entrenador predilecto, no tiene ningún favorito, Emi es una persona que no tiene problema en adaptarse a cualquier situación que se le ponga por delante. 

Su mejor recuerdo en el mundo del fútbol es cuando, estando en el Real Madrid, ganaron un torneo al Barcelona en la tanda de penaltis. Sin fufa, una experiencia que jamás ovidará. Pero si hay algo que difícilmente se iría de la memoria de Emi sería el poder dedicarle un gol a su abuelo, una persona que le ayuda en todos los partidos, y que acude a todos ellos sin importar el lugar donde se disputen. 

Del deporte rey ha aprendido que es una forma de vida, podría pasarse todo el día jugando si alguien se lo pidiese. Es un mundo en el que hay que tener los pies en el suelo en todo momento, puedes pasar de 100 a 0 en cualquier momento. Un jugador de fútbol aprende a lidiar con este tipo de situaciones, pero lo más importante es la cantidad de relaciones que se crean con los compañeros gracias al fútbol.

Emi Hernández es de esas personas que piensa que si un futbolista no tiene una buena actitud no vale para este deporte. Por más habilidoso que seas, si no terminas los partidos cansado por haber corrido todo lo que podías y haber dado todo de ti mismo, es que no vales para esto. Lo principal en un futbolista es correr y las ganas que le pongas a lo que haces. Después siempre se puede mejorar, pero las ganas por correr y llegar a cada balón las tiene que tener todo el mundo. Y eso el jugador azulón lo tiene muy claro. 

Formar parte de la cantera del Getafe es muy importante para Emi. Está muy contento de formar parte de este club y de que hayan confiado en él una temporada más. Siente que está en muy buen lugar en este momento de su vida futbolística, a un paso de dar el salto al fútbol profesional, y quiere que siga así.

No es de esos futbolistas que siguen un ritual antes de saltar al campo cada fin de semana. Emi habla consigo mismo para concentrarse y cuando está en el terreno de juego sabe que tiene que correr y dar lo mejor de si mismo para que el equipo pueda conseguir buenos resultados. 

Forma parte de una plantilla que ha logrado una magnífica conexión, tanto dentro como fuera del campo. Y eso se nota. Les ayuda a entenderse muy bien entre todos. Se siente muy cómodo con sus compañeros, que son ya sus amigos. Forman una pequeña gran familia. 

En la primera vuelta de DH5 han vivido las peores situaciones, cambio de entrenador incluido. Es por ello que saben lo que ocurre cuando no dan lo mejor de si mismos. Pero todos están seguros de que la segunda vuelta del campeonato va a ser mucho mejor. Están convencidos de ello. Momo, el míster, les exige mucho en el campo, tanto en los entrenamientos como en los partidos. Emi está seguro de que es lo que les hacía falta y que les va a ir muy bien. Esa intensidad que les aplica Momo es lo que necesitan como mínimo en cada partido para ganar. 

El sueño de Emi Hernández es llegar a ser futbolista profesional. Lo demás son objetivos a corto plazo, pero su sueño es poder vivir de esto. Y está en el mejor sitio para conseguirlo.