COPA DEL ATLÁNTICO 2020

Hay en Pucela un eslavo...

Slavy, delantero del Real Valladolid, se estrena en una convocatoria internacional en la Copa del Atlántico

Cargando...

El máximo goleador del Grupo V de División de Honor ha sido citado por Pablo Amo, nuevo seleccionador español en categoría sub-18, para el prestigioso torneo canario

xxxxxxxxxx

Las comparaciones, dicen, son odiosas; exageradas cuando se incluyen a alguien como Ronaldo. Y sin embargo, ver galopar a Slavy tiene algo de ver a su presidente: conduce el esférico con la misma determinación que una manada de elefantes, como si al final del camino no estuviera el gol, sino la vida misma o la eternidad. A Nazário esta ya no la espera, la tiene. A Borislav Ivaylov le queda un mundo siquiera para soñar con la mitad de lo conseguido. Y sin embargo sí, verlo correr al espacio es como ver a aquel, decidido como el depredador que galopa tras una manada de ñus.

Uno que es añejo recuerda como si fuera ayer aquella carrera indómita de Ronaldo en Compostela, donde gritó al mundo por primera vez que iba a ser el mejor delantero de la historia (quién sabe si el mejor jugador de no ser por sus articulaciones). Lo hizo pelado, como era él, con alguna que otra excepción más honrosa que aquello que alguien pergeñó en su cabeza en el Mundial 2002, unos meses después de que uno de sus prospectos más prometedores naciera (el cinco de mayo). Eso sí, Slavy es más clásico. Su pelo revoltoso bien podría compararse con el de algún jugador de los ochenta o noventa. Su arquetipo, también.

Lo de clásico puede adecuarse también a su tipo de juego, aunque con matices, puesto que también tiene rasgos de punta moderno, completo. No vive en el área; la pisa, la frecuenta y se maneja en ella con una naturalidad impropia de un menor de edad. Es fuerte, corpulento, pero también rápido y técnico. Y si por arriba toca para embolsarse o prolongar cualquier envío, prueba en cada partido también habilidades con balón, bien para asociarse o para acomodárselo siempre con el objetivo del gol. Para sorpresa de todos, por juventud y procedencia (llegó el pasado verano de Valencia), acumula 16 goles en 15 partidos jugados.

Los aullidos que gritan "goooool" son promesa de un futuro mejor. Uno que en el corto plazo vestirá de rojo, puesto que la próxima semana participará con la selección española en la Copa del Atlántico, en la que se enfrentará a Eslovaquia, Japón y México, países que pronto conocerán al eslavo favorito del Real Valladolid (es de origen búlgaro) y cada vez de más gentes. En Gran Canaria estará acompañado, entre otros, de dos futbolistas del Real Madrid: Rafa Marín y Álvaro Carrillo. Y tratará de triunfar, como Miguel de la Fuente, delantero con el que compartió ataque en su debut en Segunda B con el Promesas, en Estella. Y si la fortuna le acompaña en las islas afortunadas, no es descabellado pensar que a la vuelta repita experiencias. Mientras crece, mientras marca. Mientras sigue corriendo con la determinación de la manada de elefantes.