Jª 24. ARAVACA C.F. 1-2 RAYO VALLECANO

Los goles acabaron llegando

Cargando...

El Rayo Vallecano compensó en la segunda mitad las oportunidades marradas durante la primera. Los goles de Migallón y Javi Rubio, en apenas dos minutos, decantaron la balanza a su favor tras el tempranero gol del local Barroso.

 

xxxxxxxxxx

El Rayo Vallecano se levantó en el Antonio Sanfiz del tropiezo de la jornada pasada en Leganés a costa del Aravaca. El equipo arlequinado mostró una imagen muy buena ante uno de los candidatos al título liguero, pero no consiguió rascar ningún punto. 

El fútbol es caprichoso, y en esta ocasión quiso que el equipo que tuvo más ocasiones en cada parte, se quedase sin obtener ninguna recompensa. 

En la primera mitad, el Rayo Vallecano pudo irse al descanso con cinco goles a su favor. Tres balones a la madera y dos sacados bajo palos constituyen el balance de los franjirrojos en los primeros 45 minutos. El primer tiro al palo salió de las botas de Sergio Moreno, al cual le llegó el esférico tras un pase de la muerte desde la banda izquierda. 

La primera ocasión del Aravaca fue más que suficiente para abrir el marcador. Fer se sacó de la manga un fantástico pase al hueco desde el centro del campo en dirección a Barroso. Dos toques le bastaron al medio derecho aravaqueño para superar por potencia y velocidad a su marcador y batir con un disparo raso al guardameta visitante. 

Los vallecanos apretaron en busca del empate, que tardaría en llegar porque los postes lo impidieron. Migallón hasta en dos ocasiones se encontró con el larguero, una de ellas tras un extraordinario remate en plancha. También al ‘11’ visitante le sacaron un balón que era gol seguro de debajo de los palos, con la consecuente desesperación de su afición. 

Se llegó al descanso con un 1-0 que ponía en peligro las aspiraciones del Rayo por la Liga. 

Al inicio de la segunda mitad, hubo una jugada que supuso un punto de inflexión en el desarrollo del encuentro. Corría el minuto 49 y Javi, después de una buena jugada combinativa, dejó el balón a Marc, que estaba en la frontal del área y chutó sin pensárselo dos veces. La potencia y dirección del golpeo hicieron creer a todos que el gol estaba hecho, tanto fue así que Dani Merino ni siquiera intentó estirarse para evitar el tanto. Sin embargo, el larguero quiso ser protagonista de nuevo. Allí rebotó el balón, que de haber entrado hubiera supuesto el 2-0, pero no fue así y el Rayo Vallecano espabiló. 

Los franjirrojos dieron la vuelta al electrónico en cuatro minutos. Primero, con un gol obra de Migallón que remató a placer un balón bombeado; después, con un tanto de Javi Rubio gracias a una muy buena jugada individual de Sergio Moreno. 

El golpe a la moral del Aravaca fue duro, pero los chicos de Óscar Martos no se rindieron. Insistieron durante todo lo que quedaba de partido y fueron en busca de un empate que estuvo cerca de llegar. Con la expulsión a Sergio Moreno por agresión, el Aravaca se vio confiado en remontar mediante la superioridad numérica. Esa superioridad duró, exactamente, 60 segundos. Al minuto de mandar a la calle al ‘9’ vallecano, el árbitro mostró la segunda amarilla al mediocentro arlequinado David. 

En este diez contra diez, el centro del campo desapareció y todo el juego pasó a ser directo. Un contexto así resulta muy favorecedor para el poderío aéreo del Aravaca, que empujó al equipo para intentar la remontada. Mientras tanto, Ángel Dongil se dejó la voz para que sus pupilos saliesen de su área y, de paso, intentasen marcar a la contra el 1-3. 

Bello y Marc tuvieron en sus botas un par de balones para empatar el partido, pero sus remates se marcharon por encima del travesaño y los tres puntos viajaron a Vallecas. 

El Aravaca visitará Alcobendas en la jornada 25, en un partido que será una verdadera final por la deseada salvación. El Rayo Vallecano sigue inmerso en su pelea por la Liga gracias a esta victoria. En sus próximos partidos tendrá que viajar a León para jugar contra Fútbol Peña y recibir en su feudo al Colegios Diocesanos de Ávila. 

Ficha del partido