CUERPO TÉCNICO DEL UNIÓN ADARVE

Los hombres de Bardera

Cargando...

Álvaro Mulas, Jorge Sierra, Salvador Jiménez y Jonás Gómez componen el CT de este Unión Adarve de DH5. Siempre detrás de Borja Bardera, esta vez se merecen ser los protagonistas

xxxxxxxxxx

La Luna - Restaurante de Guarde

Esta vez, en lugar de entrevistar a lobeznos, he preferido dar a conocer a esos miembros que no son tan conocidos pero cuyas funciones son esenciales para un equipo de División de Honor. Cierto es que me faltaría asegurarlo al 100%, pero pondría la mano en el fuego a que es el cuerpo técnico con la media de edad más baja de la DH5. Es algo que no me sorprende, la verdad, teniendo como líder al entrenador más joven de la categoría. Lo que tienen en común es que de una forma u otra, han tenido al líder de la manada ya sea de compañero de equipo o de entrenador.

Además, en esta ocasión me limitaré a presentarles brevemente y que sean ellos los que se hagan preguntas, una para cada uno. No me enrollo más. Con todos ustedes, los componentes del cuerpo técnico del Unión Adarve:

El primer presentado es Álvaro Mulas. Es la persona que se encarga de la readaptación de los lesionados, además de complementar la preparación física. Mulas es la cabeza pensante en lo que a materia defensiva se refiere. Y es de los miembros del CT que más contacto tiene con los lobeznos. Quizá el entender la metodología del míster y llevarse tan poco tiempo con los chicos sean factores que así lo confirmen.

Al igual que los chicos que forman hoy en día este juvenil, Mulas pasó por las manos de Bardera, siendo su entrenador en el juvenil A del Rayo Ciudad Alcobendas en Autonómica. Muy ligado al deporte, también estudia CAFYD. Además, estuvo viviendo en Tenerife dos años, desde donde realizaba las funciones de scouting con el juvenil A de la U.D. San Sebastián de los Reyes, por supuesto con Bardera. Y éste le ofreció ser también parte de este Adarve: “Fue una ilusión enorme y desde ese momento hasta ahora no hemos dejado de trabajar día a día, codo con codo, para sacarle el máximo rendimiento a la temporada”, afirma Mulas.

- ¿Qué pasa por tu cabeza cuando entras en trance y te empanas cuando te hablamos de hacer cosas pre-entreno o pre-partido? 

(Risas) Hay que concentrarse en lo que toque, hago muchas cosas durante el día y simplemente me voy mentalizando de lo que hay que hacer para estar lo más metido posible y todo vaya bien.

- ¿Cómo se lleva ser el miembro del CT con más éxito entre las mujeres?

Con humildad y tranquilidad (risas). Es broma, la prioridad es la pelota y lo que pasa en el verde. 

- En la última cena de equipo, Sierra te acogió en su casa para dormir. ¿Puedes contar algo de lo que sucedió aquella noche?

La verdad que desde el inicio de la noche en la cena con todo el equipo lo pasamos genial. Hemos creado una gran familia y nos vienen muy bien esos ratos de desconexión juntos.
Lo que pasó después de la cena, en primer lugar agradecer a Sierra su hospitalidad (risas). Y segundo que yo me dormí y no quise saber nada (risas).

Mulas con el equipo en el Cerro del Espino / Luis Rodríguez (Unión Adarve)

Otro de los miembros es Jorge Sierra. Toca tantos palos que no se le puede cercar en uno en concreto. Quizá su puesto podría englobarse en un auxiliar tanto de apoyo técnico como de cohesión del grupo de chavales. O como él dice: “siempre estoy al pie del cañón”. El año pasado llegó a compartir los últimos partidos del Adarve B en Nacional para ir cogiendo contacto con lo que se podía venir la temporada actual. 

Como jugador, Sierra se pateó varios equipos de Alcobendas y llegó al UD Tres Cantos en su último año de juvenil. Al igual que Álvaro, pasó por la fábrica made in Bardera pero hace ya 10 años, cuando jugaba en el infantil G del Alcobendas Levitt. Actualmente, trabaja en la empresa familiar. Pero es otro loco por el balón: tiene el nivel I de entrenador y tiene la intención de sacarse, como mínimo, hasta el III. Saca provecho de esta titulación con sus niños del alevín B del Rayo Ciudad Alcobendas en Preferente. “El fútbol es matarse: matarse por tu compañero, por tu afición y por tu entrenador” dice. ¿La intensidad? Su fiel aliada.

- Me flipó lo de que hayas metido seis goles en un partido de fútbol 11 federado. ¿De pequeño no tenías los pies del revés?

(Risas) Nunca he sido un jugador muy técnico, la verdad. Pero siempre estaba donde caía el balón dentro del área. Jugaba de punta, tenía buen golpeo y era inteligente en ese sentido. Sin ser el más rápido, ni el que mejor regate tenía, ni el más fuerte, me las apañaba para cazar alguna en cada partido. De hecho, en ese partido (11-1 en dehesa vieja vs Juventud Sanse en 2010), tres de los seis goles fueron de rechace, pero... Dicen que todos valen

- Cuenta la leyenda que el cuerpo técnico es invencible en el doble área. Cuéntanos algo sobre esto y uno de tus famosos goles.

El cuerpo técnico, en general, está muy ligado al fútbol, incluso hay miembros en activo ya sea federados o en ligas locales y otros que hace poquito lo hemos dejado. Entonces siempre nos pica el gusanillo del balón en los entrenos. Algunos lunes post victoria, aprovechamos para meternos con los chicos al doble área y darles un poquito de cera.

No por calidad, ni por velocidad por supuesto, pero siete tíos dando patadas, gritando, corriendo como locos a cada balón, saltando a todas... Son difíciles de ganar. Mientras nos dura el fuelle, claro. Recuerdo un día que ganamos los primeros cinco partidos y perdimos los cinco siguientes, ya no estamos para estos trotes (risas), pero lo pasamos de miedo.

Y supongo que el gol al que se refieren es uno de escorpión que aún no se ni como hice, y más con un animal como Chinchu a la marca, pero ahí quedó y ahí se la dejo.

- ¿A qué se debe ese nerviosismo y esos aspavientos durante los partidos?

Es mi manera de vivir y entender el fútbol. Soy hiper competitivo en todo lo que hago en mi vida y en el fútbol más aún. No me gusta perder ni en el sorteo y eso se refleja en mi comportamiento en el banquillo. Soy consciente de que debo relajarme un poco, tanto por imagen en algunas ocasiones como también por mi salud, que un día me va a dar algo. Pero creo que también es bueno que los que están sobre el césped sientan esa intensidad y esa garra que intento imprimir siempre desde fuera. Como te dije, para mí, en el fútbol, primero la intensidad y luego todo lo demás. El fútbol tiene un factor emocional brutal, y siempre intento tener a los chicos enchufados y metidos en el partido, y creo que la mejor forma es con esos gritos de ánimo y confianza en ellos hasta el final.

Sierra celebrando un gol junto al equipo en Pinto / Luis Rodríguez (Unión Adarve)

Pasamos de los exjugadores de Barde a, directamente, antiguos compañeros suyos de equipo. Salvador Jiménez… Salva para todos. Es uno de los responsables del soporte a los porteros. Pero no solo eso. Salva se ocupa de una función que es verdaderamente importante para que todos los engranajes funcionen, como es trabajar la mente. Es el psicólogo del equipo. Con sus dinámicas no intenta otra cosa que un grupo de jugadores hagan piña, algo que requiere mucho más aparte de jugar juntos en un campo de fútbol. También ejerce de delegado en los partidos.

Psicólogo e informático, trabaja en una empresa de consultoría. Coincidió en los terrenos de juego con Bardera pero en el Rayo Ciudad Alcobendas. Salva era portero, por lo que quién mejor que él para guiarles en esa posición determinada. También su amistad viene de largo, y ambos han compartido banquillos en el juvenil A de la U.D. San Sebastián de los Reyes, donde tenía el mismo rol. “En una vida anterior también fui árbitro en la FFM”, por eso es el más indicado para ser el contacto entre el equipo y los colegiados en los partidos.

- ¿Dónde has aprendido a pintar paredes? Cuéntanos tu pasado graffitero…

(Risas) Pues la verdad es que no tengo mucho pasado graffitero. Algo hubo pero muy breve. Pero lo cierto es que me están quedando bien últimamente los diseños de los vestuarios tipo Adarve… Muy top.

- ¿Qué tal fue la noche en Burgos con Bardera en la habitación? ¿Dormisteis mucho?

Pues la verdad es que muy, muy poco (risas), pero por enfermedad en este caso. Nos tocó trasnochar hasta las 3 o 4 de la madrugada hasta que vinieron a recoger a Ayuso sus padres para llevarle al hospital. Una faena pero aun así aprovechamos para comentar cosillas del partido.

- Como árbitro que eres, ¿te gustaría arbitrar en esta categoría?

Por supuesto. Yo, al final, paré de arbitrar en primera regional, pero hubiese sido bonito llegar a División de Honor, claro. Sobre todo por la calidad de los chavales y la competitividad de los partidos. Eso sí, seguro que sacaría más tarjetas de las que se sacan. Son muy conservadores con eso en la categoría.

Salva en el túnel de vestuario / Luis Rodríguez (Unión Adarve)

Y el último presentado pero no por ello menos importante es Jonás Gómez. Es el encargado de la preparación física y de parte de la táctica del equipo. También son los ojos de Bardera desde la grada, estando en constante comunicación desde otro punto del campo. Sin embargo, otra de sus funciones quizá sea la de hacer de poli malo con los chicos. ¿Por qué? Porque es el que les marca la alimentación a los chicos. Que no se les ocurra echar más tomate de la cuenta en los espaguetis… ¿verdad, Jonás?

Graduado en CAFYD especializado en entrenamiento deportivo, tiene el máster que le permite ser profesor de Educación Física de ESO y Bachillerato. Vamos, que el deporte gira en torno a él. “A Bardera le conozco de toda la vida como quien dice” menciona. También Jonás coincidió en juveniles con Borja en el Juventud Sanse logrando un ascenso. Sin embargo, este es el primer año que trabajan juntos. Además de disfrutar del fútbol en el barrio del Pilar, es el entrenador del alevín A del Juventud Sanse que juega en Autonómica. Como dato curioso, llegó a enfrentarse a Neymar y a Coutinho en un torneo cuando era cadete, algo que no todo el mundo puede decir.

-¿Cuál es el momento más top que recuerdas haber vivido junto al míster como jugador?

Sin duda, el ascenso en el Juventud Sanse en juveniles. Fue un gran año. Éramos una piña más que un equipo talentoso, y sacábamos los partidos por empuje contra equipos mejores que nosotros. Barde debió meter treinta y pico goles ese año, y la mitad fueron empujando un rechace (risas).

- ¿Cómo es la comunicación con el míster por los cascos durante el partido? ¿En qué sueles fijarte más para comentarle?

Es evidente que desde la grada se ven cosas que desde el banquillo no, e intento aportarle a Borja otra visión de lo que ocurre, sobre todo a nivel táctico. Normalmente hay más compañeros del cuerpo técnico conmigo y cada uno nos fijamos en algo distinto, pero básicamente el objetivo es darle la mayor información posible para ayudarle a tomar cualquier decisión en el partido. 

- ¿Por qué te consideran los jugadores el más duro del CT?

La verdad que no tengo ni idea (risas). Supongo que siempre les exijo un poco más de lo que están dando, y cuando las cosas no se hacen bien, no lo dejo pasar, pero habría que preguntarle a ellos...

Jonás junto a Bardera / Luis Rodríguez (Unión Adarve)

El CT también lo completan tres miembros más: Rober, Javi y Alexandra. Pero son estos los más fieles escuderos de Borja Bardera y que no desean otra cosa que se reanude la competición para lograr la permanencia del Unión Adarve un año más.

Mulas junto a Bardera ante el Atlético de MAdrid en Ganapanes / Luis Rodríguez (Unión Adarve)Sierra en el Urbis de Moratalaz / Luis Rodríguez (Unión Adarve)Salva cuando jugaba de portero / Salvador JiménezJonás y Bardera celebrando su ascenso en el Juventud Sanse / Jonás Gómez

Fotos de la galería: Luis Rodríguez (Unión Adarve), Salva y Jonás