Jª 3.- Real Valladolid 1-0 CD Leganés

Maroto lidera al Pucela hacia un nuevo triunfo

El Real Valladolid sumó su segunda victoria del curso al imponerse por la mínima al Leganés en una exhibición de su mediocentro

Cargando...

El cuadro pepinero incordió al final, aunque no llegó a disponer de ocasiones de peligro ante un rival que pareció sentirse a gusto con el marcador corto.

xxxxxxxxxx

Con permiso de sus compañeros, el Real Valladolid baila al son de Maroto. Así lo hizo este domingo en la segunda victoria de la temporada, sobre un CD Leganés correoso, que fue incapaz de detener al mediocentro y a sus escuderos Iker González y Miguel. A partir de la actuación de sus jugadores del centro del campo, los de Baptista se manejaron cómodos con el marcador corto, puesto que el balón fue suyo durante muchísimo tiempo y, cuando no, su buen hacer defensivo impidió que los pepineros cercaran la portería de Aceves, que tuvo que intervenir más -bastante más- con los pies que con las manos.

Por el momento, este Pucela dista bastante de los tres anteriores, amantes del dominio, aunque de un modo distinto al que expusieron sobre el césped de Los Anexos los blanquivioletas en su segundo partido como locales. Tejieron una telaraña indesenredable con balón, con muchísimos pases en zonas traseras, incluso comprometidas, aunque eran tantos los jugadores que se asociaban en esa fase inicial que no se puede decir que la salida estuviera en peligro. Al contrario: era segura. Con los centrales abiertos (más bien) o próximos, con un mediocentro entre ellos o lateralizando, siempre con al menos uno de ellos cerca, con por lo menos un lateral en una salida próxima... No regalaron una posesión. 

La tenencia del cuero fue como el aroma que desprende una planta carnívora para atraer a la presa. Tocando donde tocaban el esférico los de Baptista, era inevitable ir acercándose a ellos. Sucedía que iba tan rápido y/o entre tantos jugadores que robarlo se convertía en una tarea ardua para los pepineros. Y cuando estos habían sido lo suficientemente atraídos, de repente, ¡zas!, los pucelanos encontraban el espacio por el que percutir, a menudo por fuera, principalmente con Popi, aunque también a través de Diego Moreno y de Iker, cuando no con Arroyo, debutante en la delantera. De una acción entre él y Popi pudo llegar el primer gol, aunque Lalo sacó de debajo de los palos el remate de este.

Las llegadas al área del Leganés no fueron muchas, o por lo menos no demasiadas claras. Así, el gol llegó en una ruptura de Miguel, que abandonó su posición de cabecero para aparecer en  las inmediaciones de la portería de Javi Garrido. Con gestos estéticos, como él es, se deshizo de los defensores y desde la línea de fondo puso el pase hacia atrás, hacia el punto de penalti, allí donde se asomó Maroto en segunda oleada para, con un toque certero, elevar el uno al marcador local. Todavía no se había llegado al descanso y los mediocentros blanquivioletas, gracias a su líder, completaban ya una exhibición.

A partir de entonces el Real Valladolid jugó a que lo único que pasara fuera el tiempo. Se sintió cómodo con el marcador corto y con las bajas pulsaciones, mientras el Leganés intentaba ponerle otro punto al partido, sin éxito. Tal fue así que su primer disparo, tímido y mordido, fuera, no llegó hasta superada la hora de juego, en las botas de Rubén Torres. Antes, Javi Garrido evitó el tanto de Arroyo en un mano a mano. Más tarde, los porteros no sufrieron, aunque la entrada de Alvarito activó el ataque visitante, por lo menos durante los minutos que jugó por banda. Una vez se fue hacia adentro, la maraña lo enguyó. 

Así, no llegó a darse la sensación de que los de David Bohega llegaran a empatar, no porque no le pusieran corazón, que lo hicieron, sino porque incluso cuando se adueñaron del balón a los medios locales les seguía quedando resuello para pelearlo y para cerrar los espacios. Por si esto fuera poco, Baptista decidió parapetarse ante la puesta en liza de más centímetros por parte del Lega terminando el partido con tres centrales. Salvo en alguna acción aislada a balón parado, bien resuelta por Aceves, los pepineros no lo amenazaron, al contrario de lo que hiciera dos domingos atrás la Cultural Leonesa, lo que permitió al Real Valladolid sumar su segunda victoria de la campaña en casa, provocando, a su vez, la primera derrota del Leganés.

* Foto: Real Valladolid

Ficha técnica