Carlos es portero en el juvenil A del Getafe CF

Máxima felicidad bajo palos

Cargando...

Del Atlético de Madrid al Getafe CF, con el único objetivo de llegar a la élite del fútbol. En medio de esta obligada cuarentena os presento a Carlos, portero del juvenil A del Getafe CF. 

xxxxxxxxxx

Empezó en el mundo del fútbol  parando balones en el Cerro del Espino con el Atlético de Madrid. Estuvo en el club rojiblanco hasta el primer año de alevín, cuando puso rumbo al Getafe CF, donde lleva desde entonces. Hoy, en Pobla FM, os presento a otro de los porteros del juvenil A azulón en DH5, Carlos Moral

Supo que lo suyo era estar bajo palos en este deporte desde que, de pequeño, empezó a jugar al fútbol. Aunque, como todo en esta vida, siempre hay que tener un plan B por si algo falla. Y Carlos no iba a ser menos. En el hipotético caso de que no llegase a ser futbolista profesional, que es su principal objetivo, emplearía su tiempo en dedicarse a algo relacionado con el deporte o la moda, otra de sus grandes pasiones.

Carlos es uno de esos porteros con mucha garra y un tremendo carácter. No deja de dar indicaciones a sus compañeros e intenta sacar lo mejor en cada momento o situación del partido. En cambio, fuera del campo, es muy distinto. Es un chico extrovertido, alegre y muy amigo de sus amigos. 

Entrenamientos largos y estrictos cada mañana de lunes a viernes. La cabeza puesta en el partido de cada domingo. Poco tiempo libre deja el mundo del fútbol. Pero Carlos sabe aprovechar cada minuto. Cuando sale de la Ciudad Deportiva de Getafe va al gimnasio y, por las tardes, estudia un Grado en Administración y Dirección de Empresas. Los fines de semana, si le queda algo de tiempo libre, aprovecha para descansar y salir con sus amigos. 

Admirador de Ter Stegen, con el que le gustaría compartir vestuario; sueña con formar parte de las filas del Manchester United y trabajar a las órdenes de Sir Alex Ferguson. Pero si hay algo que está en su cabeza y que, seguramente, sea uno de sus mejores recuerdos en este deporte, es la victoria de la temporada pasada frente al Real Madrid de Raúl González. El por aquel entonces juvenil B del Getafe CF logró la salvación en LN12 en Valdebebas, después de una temporada atípica y muy difíci para todo el vestuario. 

Cada gol lleva una dedicatoria especial. Pero también esas paradas en momentos decisivos. Iker Casillas seguró que se acordó de alguien muy especial para él cuando detuvo aquel balón a Robben en la final del Mundial de Sudáfrica de 2010. Al igual que él, Carlos dedica cada parada a sus padres, por todo el esfuerzo que han hecho por él desde que quiso empezar a jugar al fútbol. 

Tantos años dando su vida por este deporte le han hecho darse cuenta de que ganar no lo es todo. Cada partido perdido también sirve, y mucho, para aprender a trabajar en equipo y, sobre todo, a respetar a los demás. Como todo buen futbolista, hay que ser siempre competitivo y también muy generoso.

Cuando una persona lleva ocho años formando parte de un club, como es el caso de Carlos en el Getafe CF, no resulta extraño el saber que está feliz y contento de formar parte de la que considera su segunda casa. Carlos ha podido aprender durante este tiempo multitud de cosas y experiencias de un buen número de entrenadores y compañeros.

Forma parte de un vestuario donde el ambiente no puede ser mejor. Son una piña y eso luego se demuestra en el campo con los resultados de cada jornada. Al frente de todos están Gary y su cuerpo técnico. El entrenador azulón tiene muy buena relación con los chicos y sabe cómo hacer que den el 100% de sí mismos. Se entrefa al máximo con sus jugadores, al igual que ellos con él. 

A tan sólo unos meses de dar el salto al fútbol profesional, Carlos aprovecha cada oportunidad que tiene sobre el terreno de juego. No es un jugador de grandes manías o rituales antes del comienzo de un partido; lo único que no permite, y que lleva a rajatabla, es que alguien toque sus guantes antes del pitido inicial.

El objetivo para estas cinco jornadas que han quedado pendientes para después del obligado parón por el coronavirus es intentar ganar todos los partidos y conseguir los 15 puntos que aún están en juego para quedar lo más arriba posible en la clasificación.

Cuando de el salto al fútbol profesional, a Carlos le gustaría llegar a ser futbolista de élite. Está en el mejor camino para lograrlo. Aunque, si no pudiese conseguirlo, es un chico con las ideas tan claras que no se vendría abajo, ser feliz es su principal objetivo.