El conjunto blanquivioleta es noveno después de doce jornadas

Mejorar fuera, la asignatura pendiente del Real Valladolid

Haber sumado tres puntos de dieciocho ha impedido el despegue de los pupilos de Víctor Fernández

Cargando...

El técnico extremeño desea que el mal fario termine en Leganés, su antigua casa

xxxxxxxxxx

Ganar al Alcobendas Levitt sirvió al Real Valladolid para coger aire de nuevo, aunque no es el rendimiento en Los Anexos lo que preocupa en el seno blanquivioleta, sino las pobres cifras fuera de casa. En sus seis desplazamientos ha caído en cinco ocasiones y ha ganado en el restante, lo que hace que sume solo tres puntos de dieciocho, y esto, que los vallisoletanos todavía no hayan despegado en este Grupo V de la División de Honor.

Víctor Fernández, su entrenador, no es ajeno a esta circunstancia, y la cita casi sin que se le pregunte sobre ello. "El equipo en casa suele ser superior; perdiendo fuera de casa, en casa estás obligado a ganar", como sin ir más lejos su equipo hizo el pasado fin de semana con comodidad y a pesar de que volvía a acusar la falta de efectivos debido a la ausencia del lesionado Tena y de Apa, que lleva varias semanas con el filial. "Es un hándicap que hay que cambiar", reconoce el extremeño, aunque añade que no sabe cómo.

"Estamos jugando a un nivel muy alto, haciendo partidos muy buenos contra Getafe o Rayo Vallecano que se fueron por poquitos detalles que esperamos que en algún momento caigan de nuestro lado", expone 'El Chingu', que sigue confiando plenamente en el trabajo de sus jugadores y reconociendo su labor. "El equipo sigue trabajando bien y tiene muy claro lo que quiere. A ver si en Leganés, que es como mi casa, cambia la suerte", pondera, aunque a sabiendas que "la suerte hay que trabajarla".

Volviendo a esas salidas a Vallecas y Getafe, define a los rivales como "muy fuertes". En ambos casos el Real Valladolid perdió por la mínima, igual que contra el Almendralejo, el Fútbol Peña y el Santa Marta. Es más: a mayores solo el Atlético de Madrid fue capaz de doblegar a los blanquivioletas y de hacerlo a la orilla del Pisuerga, por lo que cinco de las seis derrotas llegaron así: por solo un gol y como visitantes, dejando en la práctica totalidad de los casos, si no en todos los encuentros, una mejor imagen de lo que dictó el resultado. Algo que este fin de semana querrán revertir ante los pepineros.