Será la sexta final de copa consecutiva para los blancos

Pedro Ruiz apagó un incendio que devoraba al Real Madrid

Cargando...
xxxxxxxxxx

la casa del tío sabino 1200 200

Después del seis uno en la ida hasta los locutores salimos relajados al Pedro Berruezo de Málaga. No dábamos ninguna opción al conjunto de Álex Acejo de poder pelearle al Real Madrid una eliminatoria que en la Ciudad Deportiva había dejado imposible. Bendito deporte el fútbol, capaz de taparte la boca en 20 minutos, capaz de bajar a la tierra de los mortales a cualquiera de los que vamos de analistas y quitarte el carnet virtual de entendido en este deporte. Los jugadores del San Félix sí creyeron que era posible, su entrenador preparó la emboscada y antes de  terminar la primera parte el marcador de 4-0 hacia presagiar el naufragio madridista.

El Real Madrid no pudo tener el balón, realmente ningún equipo lo tuvo, los jugadores del San Félix ejecutaban la táctica de su míster a la perfección, provocar faltas y saques de esquina para sacarle rédito al balón parado en un campo pequeño del que conocen todos sus rincones. Batalla cuerpo a cuerpo que en los primeros cuarenta y cinco minutos ganaron claramente los andaluces, especialmente el delantero Mike, no exento de calidad pero con un físico que hizo temblar a Dela y Víctor Chust en todos los choques y no escribo en modo metafórico sino físico. Tanto el jugador ecuatoriano como Vicario consiguieron dominar el juego de espaldas, provocar las ocasiones de peligro que nunca llegaron a través de combinación y siempre en saque de faltas y de esquina. Una detrás de otra y uno detrás de otro, Ismael, lateral derecho, hacía el primero y cerraba la cuenta del 4-0 que campeó en el marcador al final de la primera parte; Vicario remataba el enésimo rechace no despejado para el dos a cero y César otro defensa hacía el 3-0. En 20 minutos los jugadores del San Félix se habían colocado a un solo gol de superar el set de la ida. Los jugadores del Real Madrid caminaban hacia el vestuario en estado de conmoción futbolística. En los años que sigo al equipo ningún conjunto ha sido capaz de endosarle una goleada de tal calibre, ningún equipo ha conseguido desactivar su juego de ataque hasta tal punto de contabilizar dos disparos a puerta en cuarenta y cinco minutos, Martín Calderón en los primeros minutos del encuentro y More en los finales. Y, lo más preocupante, ninguna llegada por banda con peligro.

"Gutina" e inclusión de jugadores con la misión de tener más el balón, Moha y César. En los 10 primeros minutos de la segunda parte el Real Madrid había combinado más que en toda la primera parte, la espada de Damocles seguía pendiendo sobre ellos pero empezaban a manejar la cuerda y eso nos hacía pensar que obligatoriamente el Juvenil A no se iría de Málaga sin marcar. Todo se ponía de cara en la segunda parte con la justa expulsión de Vicario por una agresión a Dela, el peligro del San Félix se diluía en la tensión e intensidad con la que los filiales se mostraban sobre el campo. Mediada la segunda parte Pedro Ruíz anotaría el gol más importante de la presente temporada, que más los dos conseguidos en Valdebebas le convertían en el jugador de la eliminatoria. Por fin llego un centro peligroso, Denis cometía su único fallo en el partido y prácticamente el único en defensa de su equipo,  error en el despeje que permitía a Pedro empalmar un lanzamiento que picaba el césped y que batía a Gonzalo, el guardameta del equipo revelación de esta competición. La salida del campo de Martín Calderón, muy tocado muscularmente en este final de temporada, hizo que César Gelabert se convirtiera en referente en el centro del campo del Real Madrid, algo que permitió dominar el balón para llegar al final de los 90 minutos con la final de Copa asegurada y prácticamente sin  peligro en su portería.  También tuvo la oportunidad de jugar algunos minutos Miguel Gutiérrez.

El gol del sevillano Pedro Ruíz que celebró con toda su familia presente en primera línea del campo malacitano apartó al San Félix de la hazaña de jugar la final de la copa, algo que no ha conseguido ningún club amater, pero no del sueño de ganar al Real Madrid. No solo ganar, también golear y con muchos minutos por delante estar a tan solo un gol de consumar la venganza de la Ciudad Deportiva. 

El fútbol que vimos en el Pedro Berruezo nos demostró que el equipo entrenado por Álex Acejo no había llegado a estas alturas de competición de casualidad  y que los entrenadores del Real Madrid sabían que la eliminatoria la debían ganar en su estadio. Un resultado más corto en Valdebebas podría haber dinamitado una nueva finalísima madrileña. Los mismos protagonistas de la temporada pasada estarán presentes en el Campo Municipal de la Fuensanta de Cuenca el próximo fin de semana. Preparados para un nuevo derbi At. De Madrid –Real Madrid.

Ficha del partido

San Félix: Gonzalo; Ismael, César (Alvaro) Denis, Urbina, Marcus (Torres), Castillo (Ordóñez), Ramón, Mike, Vicario, Cristo (Álamo)

Real Madrid: Altube, Sergio López, Dela, Chust, Zabarte, Antonio (Moha), More, Martín Calderón (Miguel Gutiérrez), Alberto (César G), Baeza y Pedro (Diego)

Árbitro: Abraham Domínguez, expulso a Vicario por agresión.

Goles:
1-0 (min. 26): Ismael
2-0 (min. 30): Vicario
3-0 (min. 33): César
4-0 (min. 40): Ismael.
4-1 (min. 74): Pedro


 Foto: Real Madrid TV