J12. Atlético Casarrubuelos - CD Diocesano, sábado 11 de noviembre a las 16:00 horas

Salir de la crisis

Cargando...

Atlético Casarrubuelos y CD Diocesano se ven las caras con el objetivo de hacer germinar su buen juego y acabar con la mala racha que arrastran. Los locales buscan aún sumar tres puntos mientras que los locales llevan dos jornadas sin ver puerta.

xxxxxxxxxx

Fede Bahón y Adolfo Senso tienen a sus equipos en una situación delicada. El Atlético Casarrubuelos está colista sin haber conseguido aun una victoria aunque los dos últimos puntos saben a gloria especialmente el consiguido ante el Atlético de Madrid. La última jornada cosecharon otro empate ante un Fútbol Peña que vio puerta muy pronto y creó una situación incómoda y dificil de remontar lejos de su casa.

Ahora vuelven al Municipal Casarrubuelos en clara mejoría y vienen con las pilas cargadas para conocer de una vez por todas la victoria. Franja sigue siendo baja, y algunos jugadores como Sergio y Winter tuvieron algunos problemas por la exigencia física del choque en tierras leonesas, pero estarán listos junto a sus compañeros para el choque contra el Diocesano.

Un Diocesano bien situado en la mitad de la tabla pero cuyos resultados no han sido los que cabría esperar. Tanto en la visita a Valladolid y el último encuentro ante el Adarve el equipo estuvo lejos de su mejor versión. Algo le pasa al equipo cacereño cuando no son capaces de ver puerta ante rivales que estaban por debajo en la clasificación.

Preocupa aún más le hecho de haber perdido en casa y ahora ir de viaje donde solo ganaron en la tercera jornada. Sabiendo, además, que luego toca recibir al Real Madrid, los chicos de Adolfo Senso deben acordarse del principio de temporada. Los rojillos saben lo que es competir en Getafe, vencer al Fútbol Peña holgadamente, ganar un derbi duro como el enfrentamiento contra Almendralejo. Sabiendo que calidad les sobra para plantar cara a sus rivales, deben acordarse de lo bueno y empezar a olvidar lo malo para salir de esta crisis de dos semanas sin marcar.

 

Foto: Luis Sanguino