José Manuel Solano Rosado, jugador del RCD Carabanchel

Solano, el niño que soñaba ser futbolista

Solano, el futbolista que sigue creciendo

Cargando...

Solano lleva persiguiendo toda la vida un sueño, y de momento se está cumpliendo. Desde que era pequeño descubrió su amor por el fútbol en su Ubrique del alma. A sus 19 años sabe que el camino es el correcto, y donde ya ha pisado grandes canteras como la del Cádiz o Rayo Vallecano. Solano, el futbolista que no para, sigue viviendo su sueño, esta vez en el RCD Carabanchel. 

xxxxxxxxxx

clorin 1200 200

Solano es aquel futbolista que lleva por bandera su Ubrique (Cádiz) natal, donde jugó además su primer partido oficial, en el equipo de su pueblo, y como no podía ser de otra manera lo hizo con victoria frente al Alcalá, 2-1. En su corta trayectoria como futbolista ya ha pisado canteras importantes como la del Cádiz, o la del mismo Rayo Vallecano, donde ha pasado las últimas dos temporadas, siendo integrante de una plantilla histórica bajo las órdenes del comandante Ángel Dongil. Tampoco nos podemos olvidar de su paso por el Arcos de la Frontera, ni como a los cinco años ya estaba dándole patadas a su sueño, el balón de fútbol. 

Solano es el emblema de la felicidad, de la máxima exigencia, del optimismo. Sus ganas por seguir creciendo como futbolista no tienen límites. Nunca se centra en lo negativo, siempre se centra en sus cosas, en salir al campo y dar lo mejor de sí. Solano nunca olvida sus raíces, el punto de partida de su particular partido. Antes de saltar a la hierba, solo aquellos que le conocen bien saben que piensa en su familia que está lejos, que reza y que se santigua hasta cinco veces. Sabemos además que entre sus amores está la play, el número 21 y su querido Ramón de Carranza del alma.

Solano es el niño que se hace mayor, aquel que abandonó la disciplina del Rayo Vallecano para seguir metiendo ilusión, pero sobre todo muchas ganas en su particular mochila. De la División de Honor ha dado el salto a la Tercera División, para jugar en el "abuelo" de Madrid, en un club con más de 100 años de historia...el Carabanchel. Sin cansarse de aprender sigue creciendo y disfrutando rodeado de jugadores veteranos, pero aunque no tenga un físico muy grande, siempre intenta sacar provecho del equipo jugando en la media punta, siendo el más listo de la clase para pillar la zona, bajar la pelota, jugar con el equipo...pero sobre todo, escuchar al entrenador y luchar hasta el final. 

Solano sabe que la Tercera División es una categoría muy dura, donde la parte física juega un factor fundamental aunque no decisiva, pero él sabe hacer mucho fútbol con elegancia, con velocidad, con clase, entrelíneas...y seguir siempre hacia delante. Solano es ese jugador que nunca se rinde, que pelea hasta el final, que no olvida el inicio del camino, y que seguro que dará mucha guerra en el mundo del fútbol. Solano sabe que cuanto más difícil es la victoria, mayor es la felicidad.