Raúl Tavares es mediocentro en el Getafe CF de División de Honor

Cuando sueñas con jugar en Europa

Cargando...

En mi afán por presentaros a los chicos del Getafe CF de División de Honor, hoy le toca el turno a Raúl Tavares. Mediocentro del equipo azulón y con el número 6 a la espalda cada fin de semana, lo más importante que caracteriza a este jugador procedente del Real Madrid es su madurez y las ganas por aprender y trabajar en equipo. No dejéis de leer y descubrir a una gran promesa del fútbol.

xxxxxxxxxx

Creció con un balón de fútbol debajo del brazo y sueña con dedicarse algún día al fútbol de manera profesional, pudiendo llegar a jugar en algún equipo grande de Europa. Hablar de Tavares es hablar de trabajo, ambición y de pensar en el equipo y en el resto de compañeros antes que en uno mismo. 

Lo de las ganas y el amor por el fútbol le viene desde niño, desde bien pequeño, cuando en cada Navidad o cumpleaños recibía como regalo un balón de fútbol. Un esférico o cualquier cosa relacionada con el deporte rey era un acierto seguro para él.

Al igual que su compañero Iván Amaya, con el que inicié esta ronda de presentaciones, Tavares tiene una de las cualidades más importantes y necesarias a la hora de dedicarse al fútbol, y es que tiene los pies en el suelo. Es consciente de que hay que luchar y trabajar a diario por lo que uno quiere. En definitiva, hay que estar muy sereno en esta profesión, en la que un día puedes estar en lo más alto pero que al día siguiente nadie se acuerde de ti.

Orgulloso como nadie de pertenecer al Getafe, y consciente de la importancia que tiene estar en un club cuyo primer equipo está en Primera División, Tavares espera poder seguir defendiendo la camiseta azulona durante muchos años más. 

Forma parte de un vestuario donde el ambiente es inmejorable entre compañeros y cuerpo técnico, y eso se ve reflejado tanto dentro del campo como fuera de él. Buena culpa de esto la tiene Iván Ruiz, el entrenador, que transmite un buen rollo inigualable en el vestuario y, a pesar de ser un míster muy exigente, tiene una idea y una manera de ver el fútbol muy clara. Y así lo transmite a cada uno de sus jugadores. 

La alegría, el sentido del humor y el no callarse ni debajo del agua son cualidades que caracterizan a la perfección a un jugador como Tavares, que tiene una personalidad arrolladora y siempre salta al campo el tercero con la pierna derecha, por detrás del capitán y el portero, y después de santiguarse. Sueña con poder dedicarse de manera profesional al fútbol pero, de no poder ser así, seguramente su alternativa sería ser policía. 

Aunque los resultados no acompañen en algunas jornadas, sobre todo al nivel de juego como ocurrió en la última frente al Leganés, los jugadores están muy cómodos con la idea de juego el míster y saben que hay que hacer el mejor año posible para, la temporada próxima, poder tener la mejor salida posible o, incluso, ascender al filial, equipo en el que nuestro protagonista de hoy se siente muy cómodo cada vez que tiene que subir con ellos, por el nivel de compañerismo y la buena sintonía a la hora de jugar. 

Cuando una lleva cuatro meses yendo cada fin de semana a la Ciudad Deportiva de Getafe a ver los partidos de estas jóvenes promesas, una de las primeras cosas que aprende hablando con amigos, vecinos y padres es el orgullo que sienten por sus familias, quienes han logrado con su apoyo que hayan llegado hasta una categoría tan cercana al fútbol profesional. Es el caso de Tavares, por supuesto, que no es muy de dedicar goles pero, de tener que hacerlo, a buen seguro iría para sus padres, gracias a los que ha llegado hasta donde está hoy en día. 

En un deporte tan reconocido como es el fútbol lo más importante es tener los pies en el suelo, trabajar y centrarse en uno mismo. Nuestro mediocentro azulón encaja perfectamente en esta descripción, siendo consciente de la vital importancia que tiene el trabajo en equipo y apoyarse entre compañeros.

Siempre he escuchado que soñar es gratis y no cuesta nada. Y a veces hasta es bueno y puede venir bien. El 6 del Getafe tiene como referentes futbolísticos a Xavi Hernández y al mítico Pirlo, por su elegancia a la hora de jugar y su manera de tomar decisiones. Puestos a imaginar, sueña con poder trabajar algún día a las órdenes de Pep Guardiola y jugar en un futuro en algún equipo grande de Europa.