Jª 15. ATLÉTICO DE MADRID 3-1 REAL MADRID

Un Atleti bendecido por la fortuna se lleva el derbi

Joao sentenció cuando peor estaba el Atleti

Cargando...

El Atlético de Madrid logró la victoria por tres goles a uno frente al Real Madrid en el derbi. El Madrid fue muy superior a los colchoneros en cuanto al juego, pero la fortuna estuvo del lado de los locales. Joao fue el héroe inesperado del partido al salir por David, lesionado, y marcar el definitivo tres a uno. Con esta victoria, el Atleti consigue recortar distancia por la liga, donde el Madrid sigue siendo líder con cuatro puntos de diferencia. 

xxxxxxxxxx

Llegaba el Atlético de Madrid al Cerro del Espino con la intención de revertir su situación ante un invicto Real Madrid, acumulando pleno de victorias esta temporada. Los rojiblancos buscaban la revancha tras la derrota en la primera vuelta por dos a uno. El partido empezó con una lucha de tú a tú por los dos aspirantes al título. El Madrid comenzaba a tener la posesión mientras que los locales resistían el ritmo que les marcaban los visitantes. El Atleti no tardó en ponerse por delante, a la contra, como llega siendo habitual. Alberto Romera consiguió batir a Lucas Cañizares cuando mejor se encontraban los suyos. Sexta diana del siete rojiblanco en lo que va de temporada. 

El Real Madrid tras verse superado en el marcador, empezó a retomar la iniciativa. Los rojiblancos denotaron una gran mentalidad con la presión, haciendo dubitar de su juego al Madrid que no llegaba con claridad pese a los embaques. Los visitantes intentaba que las transiciones no llegaran a nada, sin embargo, poco a poco empezaron a crear espacios a la espalda de la zaga. El Madrid dominaba, conectaba los pases y las transiciones le salían fluidas. El Atleti, por el contrario, esperaba paciente a un error de los visitantes para armar contras que, pese a darse con normalidad, no se finalizaban. 

Las malas noticias llegaron al Atleti, pero desde el campo. David se tuvo que retirar del terreno de juego tras chocar con David Cuenca tras una disputa aérea. El lateral decidió quedarse, pero poco duraría ya que a los tres minutos pidió el cambio. Le sustituyó Joao. El Madrid buscó y rebuscó el empate. En menos de diez minutos, los de Valdebebas estrellaron un tiro al travesaño y otro salió por escasos centímetros por la línea de cal. Sin embargo, tanto esfuerzo no obtuvo ninguna recompensa y el Madrid se fue al descanso con un sabor agridulce por haber jugado tan bien, pero no haber podido concluir con eficacia. 

La reanudación del partido no cambió el eje del juego. El Madrid dominaba y el Atleti aguantaba las embestidas con presiones constantes, esperando su ansiada oportunidad para armar la contra y quedarse con el derbi. Poco tardaría en llegar esa oportunidad ya que en el 60’ consiguió montar la contra que casi les mete dos por delante. Sin embargo, Rafa sacó el potencial gol bajo palos. El Atleti no estaba incómodo jugando a la defensiva ya que las pocas veces que conseguía armar la contra llegaban con peligro, pero fallaban las finalizaciones. Pese al buen aguante, poco tardó el Atleti en desinflarse. 

Tras el susto, el Madrid tomó cartas en el asunto con un gatillazo ajustado de Bruno que poco pudo hacer Iturbe. En apenas tres toques el Madrid se asomó al área rojiblanca y Bruno encontró el ángulo casi inexistente para los suyos. El Madrid dominaba, pero no conseguía finalizar. Tras el gol del empate, al Atleti le entró el miedo. Miedo a seguir con su juego defensivo, miedo a perder el derbi, pero lo más imponte, miedo a descolgarse de la liga. Los colchoneros tenían que rehacerse del varapalo, tirando de coraje y corazón. Pero, aun así, otro nuevo susto tuvo que sufrir en una triple ocasión a balón parado que Iturbe primero y Joao después sacaron el balón in extremis de la línea de gol.  

Sin embargo, la suerte les sonreiría a los locales cuando Joao puso el segundo en el marcador cuando mejor estaba el Madrid. La fortuna de un pase demasiado fuerte del Héctor que rebota contra Joao y Lucas Cañizares poco puede hacer ante un pase que a priori no tenía peligro alguno. La felicidad de los colchoneros fue unánime, celebrando entre todos los jugadores del campo la suerte de Joao. 

Joao se convertiría en el héroe del partido con un doblete. A la contra tras un saque de esquina, el rojiblanco cabalgó desde su casa hasta la portería de Lucas Cañizares, sobrepasándole en un uno contra uno con una espectacular vaselina que se fue al fondo de la red. Si el segundo fue aplaudido, el tercero ya fue el alivio de los jugadores. El Madrid no desistiría y en los minutos finales intentaría sobreponerse a su situación, primero con un tiro que Iturbe despejaría y que el palo haría el resto, y el segundo que Javi Gómez despejó bajo palos. El Madrid moriría, pero lo haría de pie. Pese a los intentos, el Madrid perdería el derbi, dejando la puerta abierta a la liga. 

Ficha técnica