Jª 19 – ATLÉTICO CASARRUBUELOS - AD UNIÓN ADARVE, DOMINGO 14, 12:15, MUNICIPAL DE CASARRUBUELOS

Una lucha vital

Cargando...

Duelo entre dos de los conjuntos que ocupan plazas de descenso. Atlético Casarrubuelos y Unión Adarve se verán las caras en el pueblo del sur de Madrid para soñar con el milagro los primeros, y para seguir en la lucha por no descender los segundos. A las 12:15 del domingo en el Municipal de Casarrubuelos.

xxxxxxxxxx

A punto de llegar al segundo tercio de la temporada, el calendario ha deparado un partido más que interesante e importante en el devenir de lo que queda de ella. Será el encuentro entre el Atlético Casarrubuelos y el Unión Adarve el que cierre esta jornada 19. El partido de ida significó la primera victoria del conjunto del barrio madrileño del Pilar en esta temporada, por lo que las ganas de revancha en los rojiblancos estarán presentes.

El conjunto local ha cosechado en los últimos cinco partidos tres derrotas y dos victorias frente al Alcobendas y al Aravaca, resultados que le han servido para ver que hay luz al final del túnel. Pero también cabe destacar que los últimos dos encuentros se han saldado con derrota, frente al Colegios Diocesanos de Ávila y el Real Valladolid. Ahora mismo, el equipo es decimoquinto con 9 puntos en su casillero. Tienen la salvación a otros 9 puntos, y saben que una derrota o incluso un empate este domingo les dejaría muy tocados para mantener la categoría, pues el Adarve sumaría puntos y el Diocesanos tiene un partido menos, además de estar en una racha ascendente. Así pues, jugadores y cuerpo técnico son plenamente conocedores de lo vital que será el partido de la matinal del domingo.

Por otro lado, el Unión Adarve querrá mejorar sus datos en cuanto a partidos fuera de casa se refiere. Únicamente han conseguido una victoria en los 9 partidos disputados lejos del Vereda de Ganapanes. Llega tras dos empates con semejante resultado y jugando como local; frente al Real Valladolid antes de cerrar el 2017 y ante el Almendralejo la semana pasada. Un equipo que lleva en la zona peligrosa de la tabla desde la jornada 14, pero que el dato más preocupante es su ausencia de victorias desde la jornada 11 cuando lo hiciera frente al Diocesano. Desde aquella tarde del sábado 4 de noviembre que terminó con los únicos puntos conseguidos fuera de casa, los partidos se cuentan como empates o derrotas, tres y cuatro respectivamente. Y, al igual que sus rivales, saben que una victoria supondría dejar prácticamente atrás las dos últimas posiciones que provocan el descenso de categoría, quedando así solo dos plazas para una variedad de equipos.