Jº 30. Real Madrid "B" 2-2 Alcorcón "A"

Unos la gloria, otros el honor

Cargando...

El Real Madrid conquista su 12º Trofeo de Liga Nacional de manera consecutiva. El Alcorcón hasta dos veces se puso por delante en el marcador tras los tantos de Juancho y Cristian, pero los goles de Carlos Algarra y Casas le dieron un campeonato de lo más disputado al cuadro merengue

xxxxxxxxxx

[anuncio id="21"]

Llegó el día esperado. Llegó la última jornada en Liga Nacional. Llegó ese 6 de mayo marcado en rojo para dos equipos que han cuajado una inmaculada temporada. El Real Madrid llegaba firme en la pole de la clasificación. Al Alcorcón no le estaba temblando el pulso en absoluto. Hace jornadas los chicos de Pablo Nozal celebraron el objetivo encomendado, el ascenso a División de Honor. Una vez conseguido, los alfareros tenían mucha hambre, mucha ilusión…muchas ganas de celebrar también una gesta. El campeonato liguero. Tan solo un punto separaban a ambos conjuntos. La victoria o el empate le bastaba al Real Madrid para conquistar el 12º Trofeo de Liga Nacional de manera consecutiva. Por su parte, el Alcorcón necesitaba ganar sí o sí, si quería alzarse como el campeón de la categoría.

Todo pasaba por el campo número 4 de Valdebebas. La grada rugía. Había mucho en juego. La concentración era máxima. Pablo Nozal miraba su reloj, al igual que Álvaro Benito. El tiempo había echado a andar. El partido había comenzado. La locomotora blanca salió muy enchufada. Jorge Martín iba a ser el primero en adentrarse en el área amarilla, pero un soberbio Juancho se encargó de tapar cualquier hueco que permitiese al Madrid hacer el primero. Los alfareros no se estaban sintiendo nada cómodos sobre el verde, era el Real Madrid el que manejaba el partido, pero se topaba una y otra vez con un buen Alcorcón en la faceta defensiva. 

El sol azotaba con fuerza. El calor apretaba en Valdebebas. Alexandru colgó un balón en el área, pero el cuero se envenenó y Adrián apareció para atajar el peligro blanco. Los alfareros poco a poco iban haciéndose con el partido. César lo intentó, pero Luis López evitó el primero del Alcorcón. Los dos equipos temían dar un paso en falso, lo que estaba en juego era una Liga. Jorge Martín lo volvía a intentar, pero la defensa alcorconera no cometía el más mínimo error en los últimos metros. Los dos equipos se quitaron la careta de un plumazo. Los dos demostraron sus garras para llevarse la victoria. Pablo Rodríguez para los locales, y César para los visitantes demostraron que en cualquier momento podía caer el primero de la tarde e inclinar la balanza hacia cualquier lado. 

A los ocho minutos de la reanudación, Juancho fue el primero en dar el primer azote del partido. Un golazo del central alfarero abrió la lata, y para dar el virtual título de campeones al Alcorcón. El Real Madrid reaccionó, no quería dejar escapar el título y menos en su casa. A los seis minutos, un tremendo cabezazo de Carlos Algarra, devolvía las tablas en el marcador. Si mal empezó a pintar la cosa para el Alcorcón, peor se ponían cuando Juancho –el hombre gol- vio la segunda amarilla. Los alfareros jugarían más de 25 minutos con uno menos. Fue entonces cuando los chicos de Pablo Nozal se pusieron el mono de trabajo, remaron todos en la misma dirección  y apareció Cristian para poner de nuevo al Alcorcón por delante. La grada se volcó. El banquillo amarillo saltó. Los alfareros se volvieron a poner por delante, para poner contra las cuerdas al Real Madrid, que tenía que anotar sí o sí para llevarse el título. Cuando faltaban apenas tres minutos para el final del tiempo reglamentario, una jugada embarullada dentro del área alfarera terminó para que Casas aprovechase un rechace y anotar el tanto del empate.

El Real Madrid creyó hasta el final. A base de trabajo, volvió a conquistar la gloria, la duodécima de manera consecutiva. Los de Álvaro Benito creyeron hasta el final, y acabaron festejando un nuevo campeonato liguero. Por su parte el Alcorcón, fiel a su lema, hasta el último minuto del último partido, peleó por llevarse un trofeo que saboreó, que se quedó a apenas diez minutos de festejarlo. Los chicos de Pablo Nozal defendieron los colores del club, se dejaron el alma para hacer historia y hasta el último suspiro lo tuvieron en su mano. El Real Madrid se hace con la gloria, frente a un Alcorcón que se hace con el honor en una temporada inmaculada de dos equipos que nunca perdieron la fe.

Ficha del partido (FFM)