Real Valladolid 2-0 CD Móstoles

Victoria y liderato para el Pucela

Dos goles en la primera mitad sirven al Real Valladolid para doblegar al Móstoles y ganar su tercer partido en casa

Cargando...

Los mostoleños pudieron maquillar el resultado al final, aunque los blanquivioletas tuvieron opciones para golear

xxxxxxxxxx

Poco a poco el Real Valladolid va posicionándose en las posiciones que pretende ocupar en la primera fase de la División de Honor. Su tercera victoria en casa, sobre el CD Móstoles, ayudada del resto de resultados de la jornada, le permite alcanzar el liderato, aunque compartido con la Cultural Leonesa. Las sensaciones del cuadro de Baptista, a falta de que sume el primer triunfo a domicilio, son muy buenas a nivel de fútbol, y de nuevo lo fueron este domingo, cuando pudo golear. En los últimos minutos, no obstante, los mostoleños pudieron maquillar el resultado.

Canito tuvo la primera oportunidad de adelantar a los locales a los dos minutos, cosa que haría siete más tarde. En la primera intentona, le llegó el balón de Castri, que jugó de nueve sin serlo, descolgándose desde el centro del campo. En la segunda, el esférico fue de lado a lado, rápido en corto y encontrando el tercer hombre en largo, generando la ventaja que permitió que Iker diera la primera de las dos asistencias de gol que sirvió durante el encuentro.

El conjunto blanquivioleta manejó el balón prácticamente a su antojo, con una única pérdida comprometida, de Iker González, y una sola acción en la que Alberto intentó amenazar la portería de Aceves. No es que los mostoleños estuvieran mal, es que los vallisoletanos, cuando esconden y tocan el balón, lo hacen a un nivel incluso superior que los tres equipos que los preceden, que ya es decir. Además, no solo son trileros; también percuten, y así lo hicieron, sobre todo, Popi por banda izquierda, que generó varias ocasiones para sus compañeros, Canito llegando desde atrás y Castrillejo con su hiperactividad.

Sería precisamente Castri quien marcaría el dos a cero, gracias a otra jugada meritoria que terminó en un centro desde la banda derecha, que vino precedido de una jugada prodigiosa de Iker, de potencia primero, al llegar al último tercio del campo, y de técnica, puesto que regateó a dos defensores que cayeron al suelo, desdibujados en la acción defensiva por el lateral. Ante tal regalo, el '9' solamente tuvo que poner la bota para empujar la pelotita a la jaula en boca de gol.

El caso es que el Pucela se siente cómodo sin balón también. Sabe cómo y cuándo encimar, y por eso a veces no rehúsa a ceder la posesión. Por eso dejó que la tuviera el Móstoles, aunque de mentira, ya que los visitantes la tocaban atrás sin encontrar huecos. En este contexto, creció Maroto, que ejerció como ladrón y lanzador ante el centro del campo rival. Beto y Alberto buscaron los espacios antes de ser cambiados, sin éxito, y sin ellos otra vez fue a más el Pucela, más vertical, aunque alternara con alguna que otra posesión larga.

Canito e Isailovic pudieron marcar el tercero, como más tarde Chuky o Popi, sin éxito y sin suerte para el delantero hispano-serbio, que después de veinte minutos sobre el tapiz, tuvo que dejarlo lesionado en una rodilla. Entretanto, Borrasca en una falta directa buscó acortar distancias y Rayan despejó en el área un remate manso que, sin embargo, superó a Aceves. Pese a esas dos intentonas, el Móstoles no se pudo rehacer; vio cómo le superaba un Real Valladolid al que el dos a cero seguramente se le quedó un tanto corto, lo cual no le fue óbice para vencer y ser líder.

* Foto: Real Valladolid

Ficha técnica