El aire de primera que dio pie al espíritu de Anduva

Cargando...
xxxxxxxxxx

El CD Leganés volvió a reencontrarse con ese aire que respirasen en junio.

El Pocho Ínsua volvió a marcar en un lugar ya especial para él y todos los pepineros

Contaban David Aguilera y Daniel Abanda en su fantástico libro "Leganés es de primera", que la mañana antes del famoso partido de Anduva, justo cuando iban a realizar la última sesión de entrenamiento en Vitoria,  Asier Garitano les dijo a sus jugadores para motivarlos que "respiraran muy profundo, porque esto es aire de primera división, y no os viene nada mal". Y muy mal no les vino porque esa tarde lograron hacer historia frente al Mirandés.

Lo que son las cosas el pasado sábado fue la primera vez esta temporada que el CD Leganés pisaba suelo vasco, tras haber recibido en Butarque a Real Sociedad, Eibar y Athletic Club. Y justamente su primera visita sería la ciudad que les despidió siendo todavía equipo de segunda, pero ahora para enfrentarse a su equipo local, el equipo que ascendió 6 días antes que ellos, el que les arrebató el campeonato de Segunda División, y a su vez les certificaba el ascenso con un gol de Manu Barreiro, que no es otro que el Deportivo Alavés.

Para este partido el cuadro pepinero cumplió con la superstición de alojarse en el mismo hotel que estuvieron el pasado junio, y en ese equipaje llevaban la tranquilidad de estar fuera de descenso pasase lo que pasase esta última jornada de la primera vuelta, y jugando en un horario propicio para que su afición les acompañase en Mendizorroza.

El partido empezaba un tanto cuesta arriba cuando tras una ocasión previa de Machís, en el primer acercamiento del Alavés, llegaría el 1-0 después de que Llorente diera un gran pase a Laguardia para batir a Herrerín. Otro partido de nuevo que se empezaba a remolque, pero a diferencia de otros encuentros de primera, el Lega no se iba a diluir; y empezaría a brotar ese aire de primera que tan bien inhalasen unos meses atrás,  para sacar la buena cara de este Leganés, ese equipo aguerrido que en situaciones adversas se crece, cual si fuera ese caballero del zodíaco que hablaba tiempo atrás tras vencer en Riazor.

Gracias a un gol al estilo de la Irlanda de Italia 90, se lograba el empate cuando más daño hace al rival; al borde del descanso. Un gran saque largo de Herrerín le llega a Machís a espaldas de los centrales, para que a su derecha se la deje a Guerrero y batiese a Pacheco. 1-1 y el "9" pepinero que fue a celebrarlo con la expedición de aficionados blanquiazules desplazados hasta Vitoria.

El segundo tiempo a decir verdad, se pareció mucho al primero. Porque el Lega saldría frío del vestuario y otra vez a balón parado, de nuevo de un córner, se veían detrás del marcador. Pero esta vez no se vinieron abajo con la desventaja del 2-1, porque volvieron a dar otra bocanada de ese aire mágico para venirse arriba en busca del empate.

Garitano sabía que este partido no era uno cualquiera, y por ello se la jugó quitando a Machís y dando entrada a Szymanowski; y al poco tiempo entraba al verde de Vitoria Luciano en lugar de un mediocentro como Timor, que continua apercibido de sanción. Y poco a poco el equipo fue ganando terreno y adelantando lineas. Aunque un poco más tarde perdieran en el camino a Víctor Díaz por un golpe recibido.

Después de seguir mostrando ese espíritu aguerrido que muestra el Leganés fuera de casa, llegaría el premio en forma de empate. Y si estamos mirando atrás, y teniendo varios flashbacks del pasado junio. Era de esperar que el destino volviera a cruzar en el camino al gran protagonista de Anduva, y anotando de una forma muy similar; un córner cabeceado por Ínsua. Corría el minuto 84 cuando, Unai López sacaba desde la esquina derecha, le llegaba un balón a Bustinza habilitando para que el "Pocho", no sabemos si es que a él le llegó algún aliento distinto desde Miranda, cabeceara con el mismo corazón y espíritu de Anduva para poner el 2-2.

La celebración del tanto no era para menos por la importancia que tenía, porque este punto que se sacó de Mendizorroza ha sido uno de los más trabajados del campeonato. Sirviendo para que al final de la primera vuelta acabar con 18. Lo que se traduce en que, al menos, hay que conseguir 22 viendo como por ahora están los equipos que le preceden en la tabla. Pero ahora que comenzamos la segunda parte de la temporada, hay motivos para seguir creyendo y confiando en este equipo. La llegada de Samu García posiblemente ha sido una de las grandes sorpresas de este mercado invernal. Y unidas a las incorporaciones de Champagne y Siovas más alguna que tiene que llegar, este equipo está capacitado para conseguir el objetivo, y más todavía si logran sacar el espíritu que surgió al respirar ese aire de primera en Vitoria. Ese aire que hizo que naciera el espíritu de Anduva.