Ha vuelto a jugar tras superar un cáncer

Carlos Portero, jugador del Sanse: “Parece mentira que de una cosa tan mala se puedan sacar cosas tan positivas”

Cargando...

Juega en segunda B y nuestro protagonista de hoy acaba de ganar el partido más importante de su vida. Después de meses de mucho miedo e incertidumbre, Carlos Portero, “Carlitos”, jugador de la UD San Sebastián de los Reyes, anunciaba recientemente en su cuenta de twitter que ha superado un cáncer y que tiene el alta médica para volver a hacer vida normal. El pasado miércoles 1 de noviembre ante el Cerceda volvió a  hacer lo que más le gusta y disfrutó jugando los últimos minutos

xxxxxxxxxx

SALESLAND 1200 200

Para el que no te conozca, ¿Quién es Carlitos y cuál es tu trayectoria en el fútbol modesto?

Pues mira empecé en las categorías inferiores del Getafe, en los juveniles. Luego me fui al Esquivias, que era un equipo del estilo del Cobeña, hecho por constructores, y que terminó quebrando. Ese año estuve divagando por equipos cerca de casa a la vez que trabajaba porque me había fichado el Toledo y, al haber jugado ya 5 partidos, no podía jugar en la misma categoría. El año siguiente jugué en el Toledo en Segunda B como sub 23, donde estuve dos años y medio y me fui al Atlético de Madrid B una temporada. Luego al Alcalá, donde a mitad de año me fichó el Tenerife, y logramos ascender a segunda. Y de ahí un año en el Fuenlabrada, luego me fui al Marbella, dos años en la Aradina y ahora en el Sanse.

Lo primero enhorabuena porque se puede decir que has ganado el partido más importante de tu vida…¿Qué sentiste el día que te dan el alta médica y te confirman que te has curado?

Desde que me dieron la que ha sido la peor noticia de mi vida, todo lo demás ha sido más o menos bueno. Me dijeron que era un tipo de tumor malo, pero de lo malo era el mejor. Luego me di unas sesiones de quimio por prevención porque era un poco más grande de lo normal y tenía miedo de que se pudiera reproducir. Había menos opciones si me la daba. Y nada, el día que me dieron el alta, que me puse muy pesado con la doctora que no me la quería dar porque aún era algo pronto, pues imagínate… Fue la segunda mejor noticia de mi vida porque la primera es que voy a ser padre dentro de un mes.

Eres joven, deportista, te cuidas, ¿Cómo se gestiona una noticia de estas características? ¿Cómo reaccionas cuando te dicen que tienes cáncer?

Para una persona como yo que no ha tenido nada malo en su vida, ni incluso en el fútbol con el tema de las lesiones, pues ese día cuando la doctora, después de hacerme una revisión, me dice que tengo algo malo ahí, pues, imagínate…

Lo primero que hice fue llamar a mi novia y no me salían ni las palabras. Es de las peores que te pueden decir. Pero cambié muy rápido el chip e intenté ser muy positivo no sólo por mí, sino, sobre todo, por la gente que tenía a mí alrededor. No quedaba otra que animarlos porque para ellos también era un palo muy duro.

No quiero volver mucho hacia atrás pero, ¿Qué has sacado de positivo, si se pude sacar algo de vivir esta situación?

Parece mentira que de una cosa tan mala se puedan sacar cosas tan positivas. Es un tópico, pero he aprendido, de verdad, a vivir cada día y cada momento. Me está haciendo vivir la vida de otra manera. Dentro de lo malo me quedo con que lo he superado y estoy seguro que con el paso de los años esto se va a quedar en una anécdota que la recordaré de una forma especial porque he recibido mucho cariño de la gente. Y esto te hace ver que tienes un montón de gente que merece la pena al lado.

¿A qué te agarraste en esos momentos? ¿El volver a jugar al fútbol era motivación presente para seguir con moral y optimismo?

Mira yo no hablé con el Sanse mucho de este tema porque no quería que se hiciera muy público. Gracias a Dios tengo muchos amigos en el fútbol y no quería preocupar a la gente. Hablé con muchos amigos y ex compañeros a los que engañaba y no les decía la verdad y desde aquí les quiero pedir perdón.  Pero es que no quería que ellos lo pasaran mal. Quería refugiarme en mi familia y amigos más cercanos y que nadie lo supiera y que cuando saliera bien contárselo. Pero los compañeros de equipo claro que estaban al tanto y los 25 de la plantilla, más el cuerpo técnico, más la directiva día a día me escribían y me han  ayudado un montón. Es una suerte que te pase esto estando en un equipo porque en otros trabajos seguro que estás rodeado de menos personas y mis compañeros me han ayudado un montón y estoy muy agradecido. 

¿Qué se le pasa a uno por la cabeza cuando vuelves a un entrenamiento y a compartir un vestuario con tus compañeros?

Cuando tienes un problema así lo ves todo tan lejano que cuando llega el día casi ni te lo crees…No ha sido mucho tiempo porque he estado fuera mes y medio, pero ha sido muy intenso y parece que han pasado años… He hablado con los compañeros todos los días y el día que volví estaban ellos casi más contentos que yo.

 

¿Y cuando Alfredo te dice que vuelves a jugar un partido de fútbol oficial?

Me emocioné cuando salté a calentar y cuando estaba en el campo me sentía como si fuera a jugar la final de la Champion. Con Alfredo había hablado la opción de que a lo mejor no jugaba, pero para mí, el viajar y compartir ese momento ya había sido un sueño y un triunfo. Pero cuando veía que pasaban los minutos y no jugaba con un 0-3 en el marcador sólo pensaba que me saque, por favor, que me saque... Y tengo que agradecerle al míster de que tuviera el detalle conmigo porque es cierto que no estaba al cien por cien. No tengo palabras. A pesar de estar esos días fuera de casa, sin estar con mi novia, que le queda un mes para ser madre, fue un momento inolvidable.

¿Con que frase, imagen, comentario te quedas de estas últimas semanas?

Hay muchísimas. Lo que más me sorprende es cuando cuelgo el mensaje en mis redes sociales, aparte de mis amigos, me sorprendió el cariño que me demostró las aficiones de los equipos en los que he estado. Gente que te recuerda y te manda ese cariño y se alegra de la recuperación.

¿Cuál es el plan para poner en plena forma?

Cada día me siento mejor. Llevo unas semanas haciendo un trabajo parte un poco más intenso y cada vez me siento mejor. Llevo unas semanas entrenando con los compañeros y cada día estoy más cerca de estar al cien por cien. Lo que me falta para estar a tope lo contrarresto con ilusión. Lo afronto sin prisa, pero sin pausa.

Ahora es cuando uno se da cuenta de lo que es la vida normal… ¡Bendita monotonía de entrenamientos con frío, con lluvia!!!...

Es cierto que hacemos lo que nos gusta, cobramos por ello, nos dedicamos a ello, pero hay veces que parece que cuesta ir a entrenar y a veces no tienes esa ilusión o ganas. Pero eso, obviamente, me ha cambiado. Ahora ir a entrenar es lo más grande que me pasa en el día.

¿De quién te acuerdas?, ¿A quién quieres agradecer especialmente lo que han hecho por ti estos últimos meses?

Es muy difícil porque no tengo palabras para describir y agradecer todo lo que han hecho por mí. Mi familia, mi suegra, mi novia, mis amigos, mis compañeros… todos me han ayudado mucho. Pero quiero hacer una mención especial a mi novia Alexandra. Tendría que haber sido yo el que la cuidara porque está embarazada de 7 meses, pero fue ella la que día y noche estuvo a mi lado. Entre la operación y la quimio, que te deja roto y no te permite levantarte de la cama, ha estado ella cuidándome cada instante.

¿Qué es para ti el fútbol modesto y que te ha aportado en tu vida?

Me ha dado todo. No es que sea un fanático del fútbol, sino que, además, he tenido la suerte de poder dedicarme a ello. El fútbol me ha dado valores y me ha formado como persona. Mucha gente se fija solo en las estrellas pero hay mucha gente que estamos por debajo que vivimos el día a día, que somos personas normales que tenemos que ganarnos el pan. El fútbol me ha enseñado a tener compañerismo, sufrir con la derrota, celebrar la victoria, a saber luchar, a superarse…

¿Qué mensaje mandarías a aquellos deportistas, jugadores o personas que puedan estar viviendo una situación como la que has vivido tú?

Que sean positivos, que no dejen de luchar nunca, que piensen en lo que van a hacer mañana y en todos sus sueños. Porque al final, si luchas, si crees y se trabaja, se puede salir adelante. Hoy en día hay muchos avances y si se refugian con su gente y se dejan querer seguro que van a salir de esa situación.