Goyo Benito, el “Hacha Brava”

Cargando...

El mítico central del Real Madrid es recordado por el mundo del fútbol como un defensa tan temido como respetado dentro del rectángulo de juego, como un señor fuera del mismo.

xxxxxxxxxx
clorin 1200 200

Gregorio “Goyo” Benito Rubio nacido en el pueblo Toledano de “El Puente del Arzobispo”. El que sería central madridista durante más de una década se marchaba a estudiar de su pueblo de Toledo a un colegio de los Salesianos de Atocha de Zuazo de Cuartango en Álava. Y posteriormente, se marchaba de la provincia alavesa a Madrid, lugar del que jamás se marcharía.

El joven ‘Goyo’ no solo practicaba fútbol, sino otros deportes como el atletismo, jabalina, peso y altura. De hecho, en jabalina fue campeón de España con 15 años con un lanzamiento de nada más y nada menos que 62 metros. Ya mostraba fuerza el muchacho.

El hacer salto de altura le sirvió, como él mismo reconoció a la hora de disputar balones, aunque muchos creían que se apoyaba en el contrario. Algo que rechazó el propio el propio José Eulogio Gárate, jugador por aquel entonces del Atlético de Madrid, diciendo que siempre le ganaba la partida “correctamente”. Es cierto que como él mismo reconoció, a veces realizaba entradas con cierta dureza para que le respetasen un poco; pero la antideportividad no estaba entre las características del legendario central blanco.

Mientras realizaba estudios de Maestría Industrial en los Salesianos de Atocha, su equipo llamado el Sabio se enfrentó al Real Madrid. Fue tan bueno su partido que “Malbo”, por entonces jefe de cantera, pidió su fichaje. A partir de ese momento, ingresando en el Juvenil A, comenzó su historia con el equipo de Chamartín.

Durante su carrera como jugador del equipo blanco, su firmeza y contundencia como zaguero fue utilizado por lo que por aquel entonces era considerada “La Furia española”. Un apelativo que no merece acompañar a un futbolista de la talla y señorío de nuestro protagonista. 

Dejó oficialía e hizo ficha con el Madrid el 4 de agosto de 1969. Pero anteriormente había tenido la “alternativa” futbolista como franjirrojo: dos años en Segunda con el Rayo Vallecano que le sirvieron para ir haciendo callo y teniendo experiencia en el futbol español.

También sería de franjirrojo donde recibiría su primera cartulina roja, en una acción que como rezan las crónicas no había intervenido.  Cosas del fútbol. Tuvo lugar en la temporada 67-68, la segunda y última campaña como jugador de la entidad vallecana, en el empate a dos ante el Valladolid...

En ese equipo de Vallecas fue compañero del guardameta Samper, el malogrado Máximo Hernández, José Antonio Grande, Felines, Andrés Mendieta (padre del que fue jugador del Valencia, Barcelona, entre otros), Bordons, Potele, Aráez. Una de las alineaciones más habituales del equipo franjirrojo fue: Mendieta, Flores, Benito, Chufi, José Luis (Pepe Goles), Herrero, Moya, Echezarra, Aparicio, Iriarte y Felines.

Desde el principio su rapidez en el cruce ante los delanteros rivales le permitió hacerse con un lugar en el once del Real Madrid. Su debut en Liga con el club tuvo lugar en el antiguo Atocha de San Sebastián. Lugar de mil historias futbolísticas y que forma parte de los estadios ilustres (ya desaparecidos) del fútbol español.

Fue el 26 de octubre de 1969. Su entrenador otro ilustre como Miguel Muñoz. El once blanco fue Junquera, Zoco, Benito, De Felipe (lesionándose en el 60 y saliendo un Babiloni casi inédito en sus dos campañas de madridista), Espíldora, Velázquez, Pirri, Gento, Ramón Grosso, Amancio y Fleitas. Debutaba también Espildora.

El equipo madridista empató a uno en el histórico campo donostiarra. Pero ya había tenido su debut como madridista en la Copa de Europa ante el Olympiakos de Nicosia en la Primera Ronda. El 30 de septiembre del 69. Junquera, Zunzunegui, José Luis, Benito, Babiloni, Espíldora, Planelles, Grande, Bueno, De Diego y Fleitas. Planelles, Espildora y Benito hacían su debut al disputar su primer partido como jugadores madridistas de forma oficial.

El primero, además lo hacía marcando un tanto. El resto de los seis que marcaría el ‘Madrid’ en casa sería De Diego con doblete, Fleitas y Grande. Un gol en propia del defensa Argyrou ponía el sextete en el marcador ante un gol de honra obtenido por Kettenis. 

Decir que fue fundamental es quedarse, tal vez corto. De hecho, para ver una temporada en la que contara con menos de 20 participaciones en Liga hay que irse a las dos últimas campañas del futbolista. Entre los entrenadores que tuvo se encontraban Miguel Muñoz (con quien consiguió su primera Liga), Molowny, Miljanic (obtuvo el primer doblete) y Boskov (obtuvo el otro doblete de los dos que consiguió en su carrera). En sus trece campañas que disputó conseguiría seis Ligas y cinco Copas (tres del Generalísimo y dos del Rey).

Como compañeros en esa trayectoria tan extendida siendo fundamental en el Bernabéu tendría entre otros a Ignacio Zoco, De Felipe, Velázquez, Pirri, Amancio, Grosso, Paco Gento, los guardametas Betancourt, Miguel Ángel, y García Remón, Sanchís, de nuevo a Grande, Santillana, Verdugo, Fermín, Stielike, Juanito, Netzer, Breitner, Vicente Del Bosque, Camacho, San José, etc

Tendría que esperar mucho tiempo el Real Madrid para tener un defensa con las características de Goyo Benito. El propio jugador además sería parte de equipo que quedaría apeado en la final de Copa de Europa ante el Liverpool en la temporada 1980-81. No pudo participar en el mismo encuentro a consecuencia de una lesión de rodilla.

Asimismo, jugaría una final que no ha vuelto a repetirse. El Real Madrid el 4 de junio de 1980 se enfrentaba a su filial que tenía entre otros jugadores a Agustín Rodríguez, Juanito Felipe, Ricardo Gallego, etc. Seis a uno vencería el A, a su filial. El histórico central se retiraría dos temporadas después de esta histórica final, exactamente en junio de 1982.

El partido homenaje tuvo lugar el 12 septiembre de 1984 ante el Tottenham Hottspurs obteniendo la victoria por un tanto a cero, obra de Bonet. El equipo inglés, entonces, era el reciente campeón de la Copa de la UEFA (hoy Europa League). El futbolista toledano jugó 20 minutos del encuentro y fue despedido a hombros en el centro del campo, todo el madridismo recuerda sus lágrimas de emoción...

Posteriormente volvió a tener contacto con el Rayo Vallecano al ser director técnico del equipo de la franja cuando José Antonio Camacho era entrenador. Dos años en el equipo de Vallecas, y posteriormente, como hiciera de jugador entraría en la entidad Blanca representando al club, acompañando al Presidente Florentino Pérez en la visita a diferentes peñas.

13 temporadas, más de 400 partidos oficiales como jugador del Real Madrid. Junto a Pirri, es el único integrante de la historia del club blanco que ha recibido hasta el momento la mayor distinción de la entidad madridista: La Laureada. Y según hemos podido saber en la Asamblea de compromisarios, uno de los puntos que se quiere tratar es el hecho de poner el nombre de Goyo Benito en la puerta número 5 por los valores transmitidos.

Si existe otro premio especial para Goyo Benito fue el otorgado por la Diputación provincial de Toledo como el primer olímpico de la provincia, galardonado unos días antes de su fallecimiento y que lo recogió su hermano Pedro Benito, en su nombre. Había jugado en las olimpiadas de 1968.

Perfil Personal:

En este apartado, hemos dejado un espacio muy especial para que su hermano Pedro Benito pudiera dedicar unas palabras al mítico central blanco:

Eres y siempre serás mi crack, hermano. No sabes lo que te echo de menos, es que es una situación que me sobrepasa. Pero en mi corazón siempre estarás en el sitio más privilegiado y no sabes lo que cada día te lloro, porque no puedo acabar de entender esta situación por la que estamos pasando. Te quiero campeón, eres un orgullo muy grande para nuestra familia y para tu pueblo, al que tu querías regresar cuando te jubilaras, pero no ha podido ser. Ahora descansa en el cielo con todos los nuestros, que por desgracia van siendo muchos familiares los que nos estáis dejando. Un besazo de tu hermano y admirador número 1. Te quiero Gorinin”.