No me despierten

Cargando...
La selección española de Baloncesto, ha vuelto a hacer historia clasificandose para las semifinales de unos Juegos Olímpicos por tercera vez consecutiva.
xxxxxxxxxx

La semana pasada dejábamos a nuestra selección moralmente hundida y obligada a ofrecer su mejor cara para conseguir una obligatoria clasificación para los cuartos de final del torneo olímpico. Los resultados y las sensaciones provocadas por los mismos, no invitaban a tener buenas vibraciones en la afición española. Pero como ya hablábamos en Pobla FM, esta generación de jugadores han vuelto a resurgir y han demostrado que tienen unas dosis de calidad y compromiso sencillamente gigantes.

Con la necesidad imperiosa de la victoria, los de Sergio Scariolo jugaron su primera final contra Lituania, los subcampeones de Europa, que venían en un gran momento de forma habiendo conseguido las 3 victorias anteriores al partido. Los españoles mejoraron en todas sus facetas, sobre todo en defensa provocando 8 pérdidas de balón en los lituanos en el primer cuarto y un parcial esclarecedor de 26-11 para los nuestros. Un extraterrestre Pau Gasol conseguiría 14 puntos 5 rebotes y 5 asistencias al descanso, pero quien realmente cambió el estilo del equipo fue nuestro base Ricky Rubio. Su determinación y su dirección de juego dirigieron a las mil maravillas a España para llevarse la victoria final por un escandaloso 109-59. El ánimo de los jugadores españoles mejoró para su confianza en sí mismos para el partido contra Argentina. Los otros resultados del grupo provocaron que el partido contra los sudamericanos se otorgase como una autentica final.

Si España quería seguir en el torneo, debía vencer a los actuales subcampeones de América que únicamente habían hincado la rodilla ante el rodillo lituano. En un partido jugado sin red, los de Scariolo ganaron el primer cuarto 25-15 con un espectacular Rudy Fernández que conseguiría19 puntos 7 rebotes y 2 asistencias en los 27 minutos que disputó. Poco pudieron hacer los jugadores argentinos ante semejante defensa zonal presionante planteada por el seleccionador español. Nueva victoria española por 92-73 con el paso a los cuartos de final bajo el bolsillo.

Argentina-Espana_7537019

En los cuartos de final esperaba la siempre peligrosa selección francesa que estuvo a punto de arrebatarle la victoria a los Estados Unidos en un partido donde ambas selecciones no se jugaban nada. Nuevamente, como ya había ocurrido en los dos partidos anteriores, España volvió a meter la directa con un parcial de 15-8 en apenas 6 minutos anotando cuatro triples consecutivos. El final del primer cuarto, 19-16, provocaba que el equipo español mantuviera la máxima concentración. No obstante, era el único cuarto de los 16 últimos jugados que los españoles no sumaban más de 20 puntos. Todas las posibles dudas que pudiéramos tener desaparecieron de un plumazo con un parcial de 8-2 en dos minutos de la mano de un recuperado Ricky Rubio y un sensacional Juan Carlos Navarro que volvió a recordarnos a aquel que nos hizo disfrutar antaño con la selección y el FC Barcelona. Esta vez fue Nikola Mirotic quien se echó el equipo a la espalda con 16 puntos 4/8 en triples, 3 rebotes y 3 asistencias al descanso. Con un parcial de 43-30 al descanso, todos pensábamos que el objetivo de los nuestros seria mantener la distancia en el marcador, pero los 49 puntos anotados por España en la segunda parte, denotaron una necesidad imperiosa de los nuestros de mantener el estilo de juego. España conseguiría la victoria por 92-69 y disputará su tercera semifinal olímpica consecutiva. Un hito, ya que es un torneo que se disputa cada cuatro años.

Afronta estas semifinales en su mejor momento, anotando 98 puntos y recibiendo solo 67 en los tres últimos partidos jugados contra rivales de la talla de Lituania, Argentina y Francia. España ha mejorado ante todo su aspecto anímico, consiguiendo una buena concentración en su juego y no teniendo precipitación en los lanzamientos. Nuestro próximo reto será disputar y competir el partido contra Estados Unidos. Habrá pocas opciones, no os aconsejaría apostaros dinero en una victoria, pero sí os diría que disfrutaseis del partido que promete ser épico. Un partido más de una selección que sigue haciendo historia, con una generación de jugadores que me está haciendo disfrutar en los últimos 16 años. Esta semana le pido a los jugadores y cuerpo técnico, que no me despierten del maravilloso sueño que significa disfrutar del juego y los resultados de España en la última década. Porque los malos vientos volverán, pero yo quiero seguir soñando despierto con mi selección. Porque yo confío.