Quédate en casa

El ¡¡¡ V i v a l a g e n t e 12!!! del miércoles 25-3-2020

#EsteVirusLoParamosUnidos

Cargando...

Llegan los días de bajón pero te invito a superarlos buscando razones para creer en las personas y decir: ¡¡¡Viva La Gente!!!

xxxxxxxxxx

He estado un buen rato buscando la foto que ilustra el #VivaLaGente de hoy. No sé por qué, pero en mi cabeza estaba esa, y tenía que ser esa. Me gusta esa unión del adoquín, la naturaleza, la mano de mi hija, la mía. La foto, no está ni bien enfocada, y no es de las mejores que he hecho, pero me gusta. Y, en mi cabeza, hoy tenía claro que la foto tenía que ser esa. Y, como tenía todo el tiempo del mundo para buscarla, pues he me puesto a ello. Echo mucho de menos salir a hacer fotos.

Llevo varios días pensando más allá de esta crisis, más lejos de esta emergencia sanitaria y no me gusta lo que veo. Me dice el instinto que volveremos a nuestro egoísmo. Que dejaremos, de nuevo, atrás a los que ya se quedaron descolgados en la crisis del 2008 (y años siguientes). No me gusta lo que veo, no me gusta. Pero, aunque no lo parezca, evito pensar en negativo. Y por eso, intento empaparme del aroma de la buena gente. Pese al distanciamiento, se nota que hay gente que vale mucho la pena. Gente que se desvive por la gente, gente maravillosa que cada día entra por la puerta grande de este #VivaLaGente.

Como Juanjo, médico del Hospital La Paz, que nos ayuda a ver algo positivo en los números.

Señoras mayores, que hacen listas de la compra adorables, para que vecinos solidarios salgan por ellas.

Profesionales de la salud que se unen para atender otras consultas.

Gente como Laura y "su equipo de costura".

Ingeniosos que crean soluciones para la emergencia con lo que hay.

Las fuerzas de seguridad del estado, que nos cuidan.

Gente que graban vídeos con las mejores noticias.

Aficionados al futbol, como los de las peñas del Alcorcón, que nos recuerdan lo importante.

Enfermeras que se ofrecen para llevar mensajes a familiares.

Estaciones de servicio cerradas que se acuerdan de los camioneros.

Y un montón de razones más que me hacen seguir creyendo en la humanidad. Porque, pese a los cafres, aprovechados y malnacidos que tienen la poca vergüenza de sacar partido en una situación así, están las buenas personas que se desviven por ayudar, yo me quedo con esos.

¡ ¡ ¡ V I V A   L A   G E N T E ! ! !