Kamchatka On Tour: One Day At the Football

Cargando...
xxxxxxxxxx
Caminamos una hora para llegar al campo. Era imposible que viajando con Bruno pudiéramos salir de Londres sin visitar Stamford Bridge. Vive el fútbol con más pasión que yo y con menos vicios. Se sabe toda la plantilla del Chelsea de carrerilla, su jugador preferido es Hazard y le gusta decir que aunque el equipo blue es ahora un equipo campeón también fue modesto y estuvo apunto de desaparecer. Desde ayer Ossie, el Rey de Stamford Bridge, es uno de sus temas preferidos de conversacion. Peter Osgood y su estatua en el frontal de un estadio de barrio en un barrio, le atrapó como lo hizo también conmigo. Y la entrada antigua al campo que se hizo para el Fulham a finales del siglo XIX y en el que los 'cottagers' nunca quisieron jugar.
 
 
Curioso lo del Chelsea, lleva el nombre de un barrio al que no pertenece, ya que está radicado en Hammersmith y Fulham, es decir en el de uno de sus rivales. Club que fue motivo de chirigotas inglesas por todo lo que no ganaba. Un equipo más perdedor que ganador, aunque la realidad diga hoy todo lo contrario. Este deporte en el Reino Unido traspasa corazones y sensibilidades. Para los que no somos de aquí es imposible una fidelidad total hacia uno de ellos. Para mi es imposible amar al Liverpool si tengo que dejar de idolatrar a George Best. 
Lo único que siento es no haber tenido más tiempo para haber respirado el fútbol en Craven Cottage y en otros barrios de Londres. El 14 y yo nos hemos prometido volver para hacerlo.
Señoras y señores, esto es Gales. Una pequeña aldea llamada Llanboidy en el sur. Hasta mañana.