#EsteVirusLoParamosUnidos

#VivaLaGente 39 - Y mañana serán 40

Quédate en Casa

Cargando...

Mañana será el día 40 de esta cuarentena, y creo que ha llegado el momento de despedir este Viva La Gente. 

xxxxxxxxxx

Siento que debo terminar con este diario. Lo siento así, porque creo que ya no tiene mucho sentido. Me fijo en los informativos y,  pese a que el número de fallecidos sigue siendo enorme, las ganas de "normalidad" se hacen patentes. Aparecen imagenes de gente que recibe el alta, planos de felicidad por hospitales de emergencia que se cierran (Aunque nos advierten del por si acaso. Es decir, si hiciera falta volver a abrirlos, se haría más rápido). Escucho en la radio el Diario de la Pandemia, y creo que al propio Alsina, en Onda Cero, ya se le hace bola cada vez que suena la trompeta de la sintonía inicial. Es lo que tiene este tipo de diarios, muy útiles al principio, pero luego tienen un punto "esclavo".

Al principio de una situación tan distinta y sobrecogedora como la que estamos viviendo, hace falta un espíritu. O, por lo menos, yo lo creo así. Me daba dolor ver las páginas virtuales de PoblaFM casi vacias de contenido porque no había competición que las llenara. Sentía que los jóvenes valores que escriben en este medio estaban algo aturdidos por la rutina perdida. Me aproveché de haber vivido una situación algo parecida para hacer lo que sabía que era útil: crear una nueva rutina. Yo ya había perdido antes mi rutina de golpe y sabía que aferrarse a una nueva (aunque fuera provisional) era importante. Y este diario ha sido mi nueva rutina durante la pandemia. En cierto modo, y entiéndeme bien, me aproveché de este diario para sanar yo. 

Si para alguno de vosotros este #VivaLaGente fue un lugar dónde encontrar amparo o entrenimiento, me doy por satisfecha. Para mí, egoístamente hablando, ha sido gratificante tener todos los días un lugar para aliviar mis propios temores. Pero, no nos podemos quedar absortos mirando la pantalla. Toca adaptarse a lo que llaman la nueva normalidad. Término ese, el de nueva normalidad, que me resulta incongruente. Toca adaptarse, una vez más, a la vida. Toca vivir esa realidad de ahora. 

Si estoy pesimista digo que ahora todo el mundo volverá a mirar por lo suyo, y ya se acabó ese sentimiento colectivo. Volvemos al "¿y de lo mío qué?". Si estoy optimista, digo que es momento de trabajar en la reconstrucción, cada uno con lo que pueda o sepa hacer (mi parte negativa diría con lo que le dejen).  Sí, ya sé que quedan días de confinamiento pero, afortunadamente, se empieza a notar que ese "mundo distinto" está más cerca. 

¿Por qué ahora?

En cierto modo, porque soy optimista y porque debo ver la luz al final del túnel. Siendo sincera, diré que porque lo siento así. Siento que no debo forzar la máquina del diario. Creo que ya carece de sentido. Afortunadamente, empieza a haber otras muchas cosas que contar, y PoblaFM se llenará, así lo espero, de noticias de cómo se resuelven las competiciones, por ejemplo. Contaremos cómo los deportistas vuelven a entrenar en esa realidad distinta. Y, de corazón, espero que todos los patrocinadores puedan construir una nueva realidad con sus negocios funcionando. 

Nos toca asumir esa realidad en la que algunas personas ya no estarán. Toca acostumbrarse a las ausencias

Nunca pensé que escribiría un diario que se llenaría de mascarillas y batas de médicos. Ni pensé que las canciones se convirtieran en himnos de resistencia. Bueno, eso sí, la música siempre sana y une. Pero, echo la vista atrás y me sorprendo con las imágenes de los ¡Viva la gente! que hemos publicado en estos casi 40 días. 

Yo, seguiré escribiendo pero, no a diario y no, salvo que sea necesario, bajo el título viva la gente. Yo también tengo que acostumbrarme a unas rutinas distintas, construirlas, asumirlas, vivirlas. 

Agradezco la lectura a todos los que han llegado hasta aquí, y al equipo de PoblaFM le doy las gracias por brindarme siempre un hueco para expresarme. 

Cierro como debe ser, gritando bien fuerte: G R A C I A S   y 

¡ ¡ ¡ V I V A   L A   G E N T E ! ! !