#EsteVirusLoParamosUnidos

#VivalaGente38 - El amor que cabe en una mascarilla.

Quédate en casa

Cargando...

Otro lunes más, seguimos confinados, parece que se ve el final. Hoy nos fijamos en todo el amor que cabe en una mascarilla.

xxxxxxxxxx

Cuando empezó este túnel no sabíamos lo largo que iba a ser y, yo creo que, no lo imaginábamos tan extenso. Ahora parece haber un final. Y, por experiencia personal en túneles anteriores, sé que lo que parece ser el final no es más que un principio. Bueno, voy a ser sincera, no sé si es así, no sé si lo que parece el final es un principio, o es que yo he aprendido a verlo así. La frase de "cuanto todo esto acabe" siempre parece remitirnos a volver a dónde estabamos antes, y eso, ya no es posible. Cuando todo esto acabe nos lleva a un principio de otra etapa distinta.

Una etapa en la que la mascarilla parece que va a ser habitual en nuesto atuendo después del túnel. Y frente a los especuladores que han intentado hacerse ricos a costa de venderalas a precio de oro en un mercado necesitado de ellas y, sobre todo, necesitado de sentido común, frente a ellos, hoy buscamos todo el amor que puede caber en una mascarilla. No voy a negarlo, algunas me generan dudas sobre su fiabilidad pero, no me centro en eso, me fijo en todo el amor que cabe en ellas.

El amor de una madre que, una a una, las corta, las cose y las remite por correo para su hija.

El cariño de otra madre que las teje y así, de paso, se entretiene.

Si se te ha ocurrido que tú también podrías entretenerte así, ahí van los patrones.

Madres por doquier protegiendo, como pueden, a sus hijos/as.

Mascarillas de diseño o gorros de ingenio para ajustarlas, lo que haga falta para ayudar.

Ideas simples pero, a la vez, geniales.

Mascarillas y protección. Y, para concienciarnos, aquí va un hilo de estatuas con mascarilla.

Nos toca ponernos las mascarillas, aprender a ponérnoslas y aprender a quitárnosla. Lo de tirarlas a la basura, en vez de al suelo, lo doy ya por aprendido.

Foto de portada: @Tatadevigo