Dulce merengue fuenlabreño

El Fuenla se las verá con el Real Madrid en dieciseisavos de final de Copa del Rey

Cargando...

Pobla FM vivió en directo junto al conjunto azulón su celebración tras saber que se enfrentarán al Real Madrid en la Copa del Rey. 25 de octubre la ida en el Fernando Torres, la vuelta el 29 de noviembre en el Santiago Bernabéu.

Jueves, 28 de septiembre de 2017. Hoy no era un día cualquiera en la historia del CF Fuenlabrada. Sólo había que ver lo copada que estaba la sala de prensa por compañeros nunca vistos hasta la fecha. Una cosa nada que ver con lo vivido habitualmente en cada partido de liga, que hacía entrever que se avecinaba algo tan histórico como jugar con un equipo grande de nuestro fútbol los dieciseisavos de final de la Copa del Rey.

Allí estábamos todos, compañeros habituales y otros no tanto, esperando a los protagonistas de este sorteo que finalizasen su entrenamiento. Un poco antes de la una del mediodía, el equipo ya se incorporaba a la sala de prensa para ver, junto a los medios de comunicación, si les sonreiría la suerte en forma de Real Madrid, FC Barcelona, o Atlético de Madrid.

Empieza el sorteo y la primera ovación de los presentes le caía al presidente Jonathan Praena, que fue la mano inocente que deparó que el FC Cartagena se enfrentase al Sevilla FC. Los nervios iban en aumento entre los jugadores azulones cuando veían que el “tercer premio” del Atlético se iba para Elche. Y más todavía cuando el Murcia se llevaba la bola del FC Barcelona.

Sólo quedaba por aparecer el Real Madrid. O tocaba el primer premio, o ya había que conformarse con una “pedrea” de tierras euskaldunas, o de color amarilla. Pero el presidente del Lleida Esportiu, Alberto Esteve, tuvo el gran tino de acertar con la bola del CF Fuenlabrada que lo emparejaba con el Real Madrid. En ese instante estallaba la euforia y la alegría en la sala de prensa del Fernando Torres. Por unos instantes dicha ilusión, y el Moët Chandon que corría por el vestuario azulón, nos teletransportaba 84 días hacia el futuro, porque esa efusiva celebración en el fuenlabreño Camino del Molino era digna del 22 de diciembre tras caer el gordo de Navidad.

Una alegría más que justificada. Jugar contra el conjunto blanco supone ver en el banquillo visitante a un viejo conocido de su etapa en el filial como Zinedine Zidane. Tener protagonismo en los mass media cual Cenicienta en el baile, aunque los dieciseisavos supongan, salvo gran sorpresa, ser ese reloj que marque las doce de la noche. Por no hablar de que hoy el Fuenlabrada está un poco más cerca de subir… según esa ley no escrita que indica que el equipo de 2ªB que juega contra el Real Madrid, acaba logrando el ascenso. Quizá muchos no la den importancia, pero Alicante, Real Unión, Alcorcón, Real Murcia, Ponferradina, Cádiz, o el pasado año la Cultural Leonesa pueden dar fe de ella.  

Desde hoy el 25 de octubre ya está marcado en rojo para que en el Fernando Torres hagan su particular homenaje a Berlanga con su particular "Bienvenido Mr Marshall", día de la llegada del conjunto blanco. Y 3 días después de recibir al Castilla en liga (29 noviembre), llegará la esperada visita al Santiago Bernabéu, donde a buen seguro la afición del Fuenla se hará oír desde la zona visitante.

Tras la euforia llegaba la calma, antes de degustar una gran barbacoa como celebración. Y los veteranos Codina y Rubén Sanz fueron los encargados de atender a los medios tras la resaca del sorteo. El portero contento por jugar con el que fue su equipo, pero tampoco le hubiese importado haberlo hecho ante el Atleti de su buen amigo Moyá. Por su parte, a Rubén Sanz no cesaban de preguntarle por el histórico alcorconazo que vivió, el hoy capitán azul, sobre el césped de Santo Domingo.

Una alegría más para la colección de este inolvidable 2017 en el CF Fuenlabrada, que se añade a la final de la Copa RFEF, y al partido en Sestao que supuso clasificarse por primera vez a un play-off de ascenso a segunda división. Y es que ya se dijo en su día desde el club que este iba a ser un año completamente azul, porque para eso estamos en el año chino del gallo (Kiriko)