Alcorcón 0 - Alavés 0

Eliminados por la puerta grande

Cargando...
xxxxxxxxxx

Hay muchas formas de decir adiós. Las despedidas siempre suelen tener un carácter amargo para el género humano. Un adiós provoca una sensación de vacío. Es desagradable marcharse de un sitio cuando lo has dado todo. Hay muchas formas de caer derrotados, de tirar abajo un pase que tanto ha costado por el mero hecho de entrar en unos cuartos de final por primera vez. El sueño del Alcorcón para pasar a semifinales estaba tocado, pero no roto. El 0-2 de Santo Domingo fue un mazazo muy duro para un equipo que siempre dio la cara por la camiseta, la competición y por la historia de la Agrupación. Lejos de dejar pasar los noventa minutos en Mendizorroza, de dejar desvanecer la preciosidad de llegar tan lejos en una competición que por formato siempre favorece a los más grandes, el equipo alfarero dio la cara.

Lo vivido en Mendizorroza no fue un partido de trámite. No fue un encuentro de una muerte anunciada. El Alcorcón arrastraba sobre sus espaldas un mal resultado del encuentro de ida, pero hasta el final los hombres de Julio Velázquez no bajaron los brazos. El desenlace era el esperado, pero no fue creíble hasta que el colegiado pitó el final y otorgó el pase del Alavés. Digo que no fue creíble porque si salió un equipo con ganas de querer llevarse la eliminatoria fue el Alcorcón. Si salió un equipo que acorraló a un Primera División fue el Alcorcón. Si salió un equipo con ilusión fue el Alcorcón. Los alfareros salieron a por todas, no se arrugaron, no se fijaron en el marcador de ida, había que salir a ganar. Desde el comienzo la iniciativa y el protagonismo lo estaba teniendo el cuadro amarillo. Intensidad, presión, posesión del esférico y un Alavés metido en su propio área fue la tónica del partido. El run run sonaba en la grada, los nervios iban subiendo...que bien estaban jugando los Ivi, los Elgezabal, los Óscar Plano...Que maravilla.

El encuentro terminó sin goles. Los dos tantos de Ibai Gómez en el partido de ida fueron suficientes para tender la alfombra al Glorioso hacia las semifinales. Malditos últimos cinco minutos en Santo Domingo con aquellos dos tantos que nunca supo levantar el Alcorcón. La despedida es dura y más cuando lo has dado todo. Cuando todos te lo daban por imposible y tú lo seguías intentando porque crees en ti, en tu equipo, en tu cuerpo técnico y sobre todo en tu afición. La Agrupación Deportiva Alcorcón no bajó los brazos, solo los levantó una vez y fue para despedirse de la Copa del Rey por la puerta grande y con una gesta más en las páginas de la historia alfarera.

Texto Miguel Sánchez Lorenzo

Fotografía Bea Cobos