La Copa como medicina

Cargando...
xxxxxxxxxx

Colas en las taquillas, se vaticina lleno, color amarillo y olor alfarero...gran ambiente el que se respira en los alrededores de Santo Domingo para presenciar el miércoles a partir de las 19:15 horas un partido HISTÓRICO. La Agrupación Deportiva Alcorcón tiro abajo la puerta de los octavos de final y se ha plantado por primera vez en su historia en unos cuartos de la Copa del Rey. Acompañada de siete equipos más de Primera División y sin complejos, el Alcorcón es el único sobreviviente de Segunda División y Segunda División B que queda en el torneo. Una ciudad del sur de Madrid espera en vilo a que eche a rodar el balón sobre el verde del municipal, a que empiecen a correr los minutos para disfrutar de un partido que nunca se ha vivido en unos cuartos de final. La tremenda ola de frío que quiere instalarse sobre Alcorcón no va a frenar a una afición que se impacienta por ver sus colores en una noche que se augura trascendental y gélida.

Julio Velázquez ha dicho en rueda de prensa que la afición del Alcorcón es "muy inteligente y sabe lo que somos, un equipo humilde, de Segunda División y centrado en obtener la permanencia en la categoría". El entrenador también ha elogiado al rival de mañana, el Alavés; "tiene una plantilla muy interesante, compensada,  con numerosas variantes. Sin duda va a ser un encuentro complicado".

Velázquez respecto a la mala racha de resultados fuera de casa en Liga también ha dicho que les "ha faltado un poquito de suerte, pero vamos por el camino correcto para conseguir nuestro objetivo, sabiendo que vamos a sufrir muchísimo hasta el final, pero con la convicción total de que lo conseguiremos".

Mañana volverán a encenderse los focos de Santo Domingo. Niños, niñas, padres, madres, abuelos y abuelas volverán a sacar sus bufandas para animar al equipo madrileño y buscar las semifinales. La Agrupación Deportiva Alcorcón peleará, luchará y de nuevo se dejará el alma tanto en el césped como en la grada por un mismo sueño, llevar a lo más alto y a la vez  lo más lejos los colores alfareros.