El minero del gol en Polonia

Cargando...

Después de recorrerse buena parte del fútbol madrileño más modesto y de saborear las mieles del éxito en la colindante Castilla-La Mancha, Jesús Jiménez se marchó a Polonia a demostrar que podía vivir de esto. Acaba de comenzar su cuarta temporada en el Górnik Zabrze, uno de los equipos con más solera en Polonia y del que ya se ha convertido en todo un ídolo para los aficionados.

xxxxxxxxxx

Viajar es marcharse de casa,
es dejar los amigos,
es intentar volar.
Volar conociendo otras ramas
recorriendo caminos
es intentar cambiar.

Viajar es volverse mundano,
es conocer otra gente,
es volver a empezar.
Empezar extendiendo la mano,
aprendiendo del fuerte,
es sentir soledad.

Viajar es marcharse de casa,
es vestirse de loco
diciendo todo y nada con una postal,
Es dormir en otra cama,
sentir que el tiempo es corto,
viajar es regresar.

Gabriel Gamar, escritor y poeta mexicano, expone en estas líneas el sentimiento que invade a todo aquel que deja su casa para marcharse a otra tierra, normalmente muy lejos del hogar. La valentía es una característica fundamental para dar el paso necesario para irse a vivir a otro lugar. Dejar nuestra casa, nuestro hogar, nuestras costumbres para intentar adaptarnos en nuestro nuevo destino.

Nunca ha de ser fácil cambiar de aires y mucho menos si tu destino es un país un tanto alejado de tu tierra natal. No obstante, muchos futbolistas deciden dar el salto a otras ligas fuera de España para intentar hacerse un nombre en este deporte. Para ello, primero se recorrió buena parte del fútbol madrileño, ya que nació en Leganés y comenzó su andadura en el fútbol base del conjunto pepinero.

Jesús Jiménez, el protagonista de esta historia, ya suma tres temporadas en Polonia y está a punto de comenzar la cuarta; todas ellas con el Górnik Zabrze, uno de los equipos con más solera de la historia del fútbol polaco. Comenzó su andadura en el equipo minero de manera un tanto dubitativa, pero ya se ha convertido en un auténtico ídolo para la afición que volverá a abarrotar las gradas del Ernest Pohl en esta temporada 2021-22.

Los comienzos siempre son complicados

Tras dejar el club blanquiazul, recaló en históricos equipos de la Comunidad de Madrid como el Unión Adarve, el Alcorcón “B” o el Atlético de Pinto. Ya en 2015 se marcha al CD Illescas, en el que tan solo está una temporada antes de fichar por el CF Talavera, con el que consigue un ascenso a la ya extinta Segunda “B”. Tras dos buenas temporadas en el conjunto talaverano, a Jesús Jiménez le llega una oferta del Górnik Zabrze, en el que por aquel entonces militaban dos españoles: Dani Suárez e Igor Angulo.

El fuenlabreño no lo duda ni un momento y decide sumarse al proyecto de los górnicy. Tras cuatro temporadas y a punto de comenzar la quinta de forma oficial, el delantero ya está más que hecho a Polonia, pero al principio le costó: “Me tuve que adaptar al clima y a las horas de sol, ya que en invierno hay días en que la luz solar se va a las cuatro de la tarde”. Además, el año pasado, como ocurrió en todo el mundo, tuvo que estar confinado debido al coronavirus, lo que le hizo pasar aún más tiempo en casa.

Jesús Jiménez pugna por la pelota en un partido | Imagen: Górnik Zabrze

Sus inicios no fueron fáciles, pero la presencia en el equipo tanto de Dani Suárez como de Igor Angulo le ayudó muchísimo porque ambos, junto con el capitán Szymon Matuszek -que había estado dos años y medio en España jugando para el UD Horadada y el Real Madrid “C”-, eran los únicos que hablaban en español. “Al principio me ayudaron mucho porque me traducían lo que no entendía; no es lo mismo entenderlo a través de que terceras personas te traduzcan que entenderlo tú directamente”, comenta. Aun así, admite que no tardó más de seis o siete meses en entender lo que le decían el entrenador y sus otros compañeros.

De hecho, en los últimos años Polonia está siendo uno de los destinos preferidos para los futbolistas españoles. Además de las diferencias climáticas y culturales entre ambos países, el fútbol que se practica también es diferente. Como se podía intuir, Jesús Jiménez dice que en Polonia prima mucho más el físico que en España. Sin embargo, el canterano del Leganés opina que “los futbolistas españoles están por encima técnicamente, ya que están mucho más trabajados desde la base y tienen muchos más conocimientos”.

Cómo jugar en un club histórico en horas bajas

Quizá el Górnik Zabrze sea algo desconocido para los más jóvenes, pero el cuadro del sur de Polonia es uno de los mejores clubes de la historia del fútbol polaco. Aunque su mejor época queda lejos, hasta la temporada pasada compartía el récord de mayor número de ligas (14) con el Ruch Chorzów y el Legia Varsovia. No obstante, en la 2020-21 los wojskowi obtuvieron su decimoquinto campeonato y adelantaron a los niebiescy y a los górnicy.

Así pues, la presión que existe en el Górnik Zabrze es altísima, pese a que su último título data del año 1988. Los aficionados aún recuerdan con nostalgia el pasado que les hizo estar durante muchas temporadas entre los mejores clubes del continente. Sin embargo, la situación del club ha cambiado mucho desde entonces. “Realmente sí que hay mucha presión por parte de la hinchada para que el Górnik Zabrze vuelva a ser lo que fue”, confirma Jesús Jiménez.

Aun así, aunque la presión de los aficionados sea muy grande, el delantero tiene claro que la realidad futbolística del equipo es otra muy diferente hoy en día: “Esa exigencia no es acorde al nivel que tiene el club actualmente, que pelea año a año por hacerlo un poco mejor. El Górnik Zabrze no puede competir ahora mismo con los mejores equipos de Polonia, como el Legia de Varsovia”. Quizá esa mirada cortoplacista sea uno de los principales problemas del conjunto polaco. “El club no tiene un proyecto a largo plazo, van año a año intentando mejorar la clasificación de la temporada anterior”, declara el ex del CF Talavera.

Dicen que el tren solo pasa una vez

El oriundo de Fuenlabrada pasó de jugar en Tercera División y Segunda B a disputar la fase previa de la Europa League con los polacos. Además de poder jugar la segunda competición europea más importante, la oferta que le hicieron desde el Górnik Zabrze fue muy buena para rechazarla y Jesús Jiménez lo tuvo claro desde el principio: “Era una oportunidad muy buena y no podía dejarla escapar”.

Jiménez controla la pelota | Imagen: Górnik Zabrze

Su participación en la Europa League la recuerda perfectamente, aunque tampoco le marcó demasiado. “Realmente no fue un partido más porque me hizo mucha ilusión debutar en la Europa League, pero tampoco noté una diferencia muy grande en cuanto a otros partidos”. En cambio, admite que para los aficionados sí le dieron una gran importancia solo por el hecho de tratarse de una competición europea. Como anécdota, cuenta que en Moldavia, cuando se enfrentaron al FC Zaria Bălți, cortaron la calle y su autobús tuvo que circular por dirección prohibida para acceder al estadio.

A pesar de toda la historia que albergan, los górnicy descendieron en la temporada 2015-16, aunque tan solo estuvieron una campaña en segunda división. Después de lograr el ascenso, el club va a cumplir su quinto año consecutivo en la máxima categoría del fútbol polaco. Aun así, la hinchada no se olvida de los años dorados de su equipo y es muy exigente con los jugadores. “La afición exige mucho por los títulos que ha ganado el Górnik Zabrze y porque es el equipo polaco que más lejos ha llegado en una competición europea”, afirma Jesús Jiménez. Sin embargo, el atacante es realista y admite que su equipo “aún no está para ese nivel porque viene de ascender de Segunda División hace relativamente poco”.

Siempre se puede dar un poco más

La pasada temporada los polacos acabaron décimos en la tabla, un resultado un tanto mediocre para ellos. Sobre todo porque después de ascender el club consiguió clasificarse para las primera ronda de clasificación de la Europa League. Jesús Jiménez reconoce que podían haber realizado una mejor campaña, pero finalmente no se dio: “Conseguimos la mayoría de los puntos en las primeras jornadas y luego nos dejamos llevar porque tuvimos muchos altibajos”.

En el plano personal, el 9 no puede negar que la 2020-21 fue una de sus mejores temporadas, sobre todo en cuanto a las cifras goleadoras. Aun así, es autocrítico y exigente consigo mismo y cree que podía haber sido mejor: “Estoy seguro de que podía haber dado más; a nivel individual no ha sido una mala temporada, pero podía haber sido mejor”.

En esta nueva campaña que acaba de comenzar, Jesús Jiménez contará con un nuevo entrenador, Jan Urban. El exdelantero de equipos como Osasuna, el Valladolid o el CD Toledo es una auténtica leyenda del Górnik Zabrze y sustituye a Marcin Brosz, que ha ocupado el banquillo del cuadro polaco durante las últimas cinco temporadas. El delantero español está muy contento con la llegada de Urban al Ernest Pohl y cree que ya era necesario un cambio de aires. “Después de estas cinco temporadas había que motivar ya de otra manera y el proyecto de Marcin Brosz ya había llegado a su fin”, declara.

Adonde el destino le lleve

Para la campaña 2021-22 los aficionados del Górnik Zabrze quizá han recuperado algo la esperanza en su equipo gracias al fichaje de Lukas Podolski. El campeón del mundo con Alemania en 2014 ha llegado este mismo verano al conjunto minero procedente del Antalyaspor turco. Así pues, Jesús Jiménez compartirá delantera con uno de los mejores delanteros de la historia de Alemania.

Jesús Jiménez celebrando un gol | Imagen: Górnik Zabrze

El madrileño tiene contrato hasta junio de 2022 con los górnicy, pero no sabe qué va a hacer cuando se le acabe: “Estoy abierto a vivir todo tipo de experiencias y no me cierro las puertas para nada. Tengo contrato hasta el año que viene, pero no sé qué va a pasar”.

Nadie sabe qué le deparará el destino a Jesús Jiménez. Llegó con 25 años al Górnik Zabrze y tres años después ya se ha convertido en todo un ídolo para los aficionados del club de Alta Silesia. Fuenlabreño de nacimiento y atlético de corazón, el niño que soñaba con ser algún día como Fernando Torres está grabando su nombre a fuego en la historia del fútbol polaco gracias a sus goles. Pese a que disfrutaba muchísimo en el CF Talavera, Jiménez decidió arriesgar y probar suerte en Polonia. Y el tiempo, por ahora, le está dando la razón. Atreverse es lograrlo. To dare is to do.