CDA Navalcarnero 3-1 SD Eibar

El sueño sigue navegando

Cargando...

El Navalcarnero alcanza los octavos de final de la Copa del Rey tras eliminar al Eibar, equipo de Primera División, tras ganarle por 3-1

xxxxxxxxxx

ZABALA

Hay sueños de los que no se quiere despertar nunca y el Navalcarnero está inmerso en uno de ellos. Los rojiblancos recibían al Eibar en una eliminatoria histórica de dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Los de Luis Ayllón ya dieron la campanada eliminando a Las Palmas en la ronda anterior y ahora querían repetir la gesta ante un equipo de Primera División. Jugadores de la talla de Pedro León, Inui o Recio pisaban el césped del Mariano González sin ser conscientes de la aciaga tarde que les esperaba.

En los primeros minutos los aficionados que ocupaban las gradas estuvieron cerca de cantar un gol con una doble ocasión que acabó sacando Kevin Rodrigues en la línea y, posteriormente, Yoel.  Los que no iban a fallar en su primera oportunidad fueron los eibarreses, Muto ganaba la espalda a la zaga local y definía con un tiro cruzado para superar a Néstor. Los rojiblancos parecían despertar su sueño y estuvieron cerca de hacerlo abruptamente ya que los de Mendilibar estuvieron cerca de hacer el segundo gol con un chut de Inui. El Navalcarnero se sacudió la presión de encima con un tiro de Fran Pérez que paró Yoel. El verdadero paso adelante del Naval llegó a la media hora de partido en un saque de esquina. Manu Jaimez disputaba el remate con Cubero y el balón impactaba en el brazo del defensor del Eibar provocando un penalti. El capitán sería el encargado de lanzar la pena máxima y no falló para poner de nuevo el empate en el marcador. El barquito estaba lanzado y casi logran anotar el 2-1 con un centro de Del Moral que tocó sutilmente Esnáider para intentar sorprender a la defensa rival. El Eibar replicó con un tiro de Muto que, esta vez, sí llegó a parar Néstor. El partido llegó al descanso con un tiro de Inui que no alcanzó portería.

El Naval no tenía malas sensaciones tras la primera parte y quería poner en apuros al cuadro de Mendilibar. En el minuto cinco del segundo acto fue Álex Alonso el que probó fortuna con un lanzamiento, ese tiro sería el aperitivo de lo que vendría después. Se superaba la hora de partido cuando Mario lanzó un centro desde la derecha que acabaría mandando Esnáider hasta el fondo de las redes, la remontada se consumaba y ahora tocaba aguantar. Pese a verse por debajo en el marcador, el Eibar no fue capaz de dar un paso adelante y lo que acabó encontrando fue el 3-1. Álex Alonso ponía un centro a Esnáider que volvía a mandarla a la jaula firmando un doblete y dejando casi sentenciado el partido. Faltaban diez minutos para el final y el Navalcarnero rozaba el pase a los octavos de final. Los eibarreses pudieron recortar distancias con alguna oportunidad generada por Kike y Muto pero todas las ocasiones acabaron encontrándose con la muralla defensiva del Navalcarnero y con la seguridad de Néstor bajo los palos. El Mariano González era una fiesta y se podían oir los “olés” desde la grada como reacción al buen juego de su equipo.

Con el pitido final los jugadores comenzaron a celebrar con entusiasmo que habían vuelto a hacer historia. Toda la plantilla, dirigida por Manu Jaimez, se acercó a la grada para cantar “el barquito chiquitito” con todos sus aficionados. Ahora el Navalcarnero espera a otro rival de Primera División en la siguiente ronda de la Copa del Rey, una Copa en la que el barquito sigue navegando.

Ficha técnica