Cambio en el banquillo

Lolo Escobar, nuevo entrenador de Las Rozas

Cargando...

Las Rozas CF está inmerso en un proyecto de renovación, la entidad roceña está apostando fuerta para recuperar sus valores. Por volver a ser una de las grandes canteras de Madrid. Tras cerrar un ventajoso acuerdo para la cantera, es ahora el turno del primer equipo, con el regreso de Lolo Escobar a la que fue su casa. Hombre del Club, formado como jugador en las categorías interiores, también dio sus primeros pasos como entrenador en la Dehesa de Navalcarbón.

xxxxxxxxxx

Entrenador joven, con gran carisma, que sabe muy bien lo que es el club madrileño, y el desafío que supone entrenarlo, tal y como él mismo ha definido: "Soy una persona de retos, como lo fue coger el F.C Villanueva del Pardillo, décimo en segunda Regional, y ascenderlo a primera Regional y, posteriormente a Preferente, por primera vez en su historia. El siguiente reto fue coger al Unión Adarve, ascenderlo a tercera División y conseguir el primer playoff de su historia y un segundo consecutivo."

Entre sus virtudes como entrenador, cabe destacar la gestión de sus plantillas, pues siempre ha contado con la cantera para sus proyectos. Contando siempre en sus filas con varios de los juveniles del club, haciendo debutar a un gran número de ellos en Tercera División. Un objetivo ambicioso, a largo plazo, junto a la reesctruturación del club, con el primer equipo como baluarte, Lolo Escobar está deseando empezar, un proyecto cargado de ilusión " mi último reto, el mas importante, colocar a Las Rozas, a mi equipo en donde yo creo que es su sitio y que por supuesto no es Preferente".

Sin duda, esta nueva etapa del CF Las Rozas llega cargada de duro trabajo, con muchas ganas y un objetivo común. Un grupo de personas que quieren recuperar el espíritu de lucha y de sacrificio que se vivía en los campos de tierra de Navalcarbón y en el antiguo Abajón. Renovadas las fuerzas y las ideas, será un proyecto a largo plazo, donde Lolo aportará su experiencia como jugador y entrenador, compartiendo los valores con los que se formó. Para infundarlos, como siempre ha hecho, dejando su impronta en un vestuario que siempre fue su casa, tal y como él mismo define de ese momento en el que vuelva a entrar por primera vez "será un momento increíble, el día que no me siente en el vestuario del primer equipo a escuchar la charla de ningún entrenador, sino que seré yo el que la dé. Sentimientos y sensaciones que por supuesto estoy deseando sentir [...] Proyecto muy ilusionante, ambicioso y de esos que se hacen latido a latido, por lo que significa este club para mi, y las personas que lo forman."