Trofeo de Vallecas

Míchel apaga las alarmas

Cargando...

Míchel se marcha satisfecho con su equipo después de dejar escapar el Trofeo de Vallecas ante el Leganés, 0-2, y asegura que "es el principio de un gran año".

xxxxxxxxxx

Y volvió de nuevo el fútbol a Vallecas. Más de dos meses han tenido que pasar para que el balón corriese otro curso más por el coliseo vallecano. Después de dos temporadas duras, encadenando un descenso y un objetivo frustrado, empieza un nuevo tiempo en Vallecas, con Míchel como especial protagonista.

En una situación normal, las alarmas habrían saltado desde la pretemporada. El Rayo Vallecano ya ha jugado cinco partidos, y cuatro se han contado por derrotas. La última fue ayer, perdiendo tu Trofeo ante un Leganés que no necesitó mucha pólvora para montar en el autobús el premio de campeón. 

Al finalizar el partido Míchel se encargó de cortar los claves a todas las alarmas, de transmitir tranquilidad, de no dar importancia a los resultados. El dueño del banquillo vallecano quiere quedarse con las buenas sensaciones que le transmiten sus pupilos, de los que llevan más tiempo, y de los que acaban de llegar como es el caso de Unai López

El objetivo del Rayo Vallecano una temporada más pasa por estar arriba, pero este año parte con una ventaja. Aún no ha empezado la competición oficial y Míchel ya se ha encargado de volver a ilusionar a una afición que no terminaba de ver la luz más allá de la Avenida de la Albufera. 

Los fichajes para el nuevo desafío están llegando a cuentagotas, pero lo más importante es que concuerdan a la perfección con lo que el entrenador quiere, y para el estilo que quiere imponer para conducir al Rayo de nuevo a la élite.

Los resultados no están llegando esta pretemporada, pero también es cierto que aunque llegasen tampoco servirían para alcanzar el objetivo. Muchos equipos lucharán por la misma meta este año, y el Rayo Vallecano ya ha presentado su candidatura.