OH CAPITÁN, MI CAPITÁN

Cargando...
xxxxxxxxxx
Le pido perdón públicamente, puse por delante el interés de miles de aficionados del Rayo Vallecano, de los miembros de su Peña y mi egoísmo personal para que su zurda siguiese iluminando el fútbol de mi tierra. Pido perdón públicamente a Francisco Medina Luna, Piti (@10Piti) por no haber pensado en lo mejor para su familia y para él, e incluso haberle presionado con mensajes y con charlas que buscaban seguir viéndole defender ‘la franja’ con el corazón y  la calidad que sólo un jugador como él puede poner sobre el césped.
 
Tuve la suerte de entrevistarle nada más debutar con el Rayo en Segunda B, recuerdo perfectamente cómo empecé la entrevista: - ¿Cómo un tío tan bueno como tú no era la estrella del Hércules? Él respondió con un topicazo futbolístico que no dañó a nadie. No podía ser de otra forma tratándose, algo que he descubierto a lo largo de los años, de un buen tipo. Un tipo que el pasado viernes tuvo los cojones de sentarse delante de su gente, ‘nuestra’ maravillosa Peña Rayista Pitiy narrarles antes que a nadie su carta de despedida  www.prpiti.org  parándose las veces que el corazón no le dejaba hablar, silencios sinceros, de tristeza, de duelo, del sufrimiento que ni los aplausos podían mitigar.
 
 
 
 
No pude dejar de mirar a Anna, la mujer que le ha dado estabilidad a una de las mejores izquierdas que yo veré en mi fútbol, la otra mitad de Piti que no dejó de llorar de pena y de emoción durante las horas que pasamos juntos. No pude dejar de mirar a ‘mi’ Leva, haciendo pucheros mientras Piti leía su carta, más de 100 kilos de tío que se mimetizaban en el niño Adri al que el 10 tuvo que abrazar y consolar varias veces durante la cena.
 
Ya sé que el Rayo ha existido antes y que seguirá existiendo después de Piti, no hace falta que nadie me lo recuerde, en esa frase el Rayo es como prácticamente el 90 por ciento de clubes en España, lo que le diferencia del resto es que tíos como ‘el 10’ rechacen ofertas para jugar en el Valencia o en el Sevilla (jugar en Europa) porque le pagan lo mismo que en el Rayo, o que sea capaz de palmar pasta por continuar en el sitio que es feliz, donde el cariño de la gente y su plenitud futbolística le hacen sentirse ‘especial’, cosa que no consiguen jugadores estando en los mejores clubes del mundo y ganado títulos.
 
También sé que tiene 32 años y que más 5 son 37, aunque soy de letras hasta ahí llego y que cinco años más de contrato para un jugador con esa edad sería una temeridad en el 90 por ciento de los clubes de España, pero no debería serlo para el Rayo Vallecano, las temeridades en el Rayo las llevan haciendo sus dirigentes día a día durante muchos años y ahí están. Renovar a este capitán, uno de los mejores futbolistas de la liga, uno de los máximos goleadores de la Primera División española de por vida sería apostar sobre seguro. Porque además sé que el día en que Piti no pueda defender ‘la franja’ como se merece no causará ningún problema al club. Renovar de por vida al ‘Capitán’ hubiera dignificado a todos los que sienten el Rayo Vallecano como lo siente ‘el 10’.
 
Insisto en hacerlo, Francisco Medina Luna perdón por haber pensando más en mí que en vosotros y gracias por tu fútbol, por tu rayismo y por tu gilipollez hace dos años cuando te pudiste ir a ganar pasta y te quedaste en ‘Tu’ casa. En esta ocasión te lo han puesto imposible. Gracias Anna y Piti por ser míos para siempre.